vida moderna

¿Por qué las mujeres se deprimen?

Una mujer puede experimentar depresión luego de afrontar una situación difícil.


La depresión es un trastorno que afecta la calidad de vida de una persona, ya sea hombre o mujer; sin embargo, existen aspectos específicos por los que una persona puede experimentar inestabilidad en su ánimo.

De acuerdo con la Clínica Mayo, las mujeres pueden tener depresión a cualquier edad, sufriendo cambios hormonales, afrontando circunstancias difíciles, y como consecuencia de algún factor genético, siendo los anteriores algunas causas de este trastorno.

Por ejemplo, en su pubertad las mujeres tienen cambios hormonales, aumentando la probabilidad de sufrir de depresión. Cabe señalar que, como se encuentran en una etapa de desarrollo y crecimiento, pueden tener conflictos con familiares, entre ellos, sus padres. Así mismo, su identidad y hasta sexualidad se ven afectadas.

Por consiguiente, cuando algunas mujeres tienen el síndrome premenstrual que provoca inflamación en el abdomen, dolor de cabeza, irritabilidad, entre otros, pueden ser más propensas a padecer de este trastorno.

Es importante señalar que la depresión no solo es un cambio de humor, sino que en algunos casos es un trastorno anímico que puede colocar en riesgo la vida de una persona, por esto, si se observan comportamientos anormales es indispensable buscar ayuda.

¿Depresión en el embarazo?

Continuando, la mayoría de mujeres en distintas etapas de la vida han tenido que padecer de depresión, entre ellas, en el embarazo en todas sus fases; algunas personas experimentan cambios no solamente en su cuerpo sino en su estado de ánimo.

Pero, ¿qué puede provocar depresión? La Clínica Mayo, indica que una mujer puede tener depresión, si por ejemplo desea quedar en embarazo y por algún motivo, no lo consigue. Así mismo, detalla que un aborto espontáneo; o la falta de vínculos sociales pueden provocar su aparición. A lo anterior, se suma los conflictos con otras personas, y el nuevo estilo de vida que afronta.

Los embarazos después de los 35 años son considerados de alto riesgo.
Los embarazos después de los 35 años son considerados de alto riesgo. - Foto: Getty Images

La depresión posparto

Tal y como se mencionó anteriormente, la depresión postparto es común en algunas mujeres que después de haber dado a luz sienten tristeza e irritación, conocido como melancolía posparto. Pero, es importante señalar que en algunos casos estos sentimientos desaparecen tras el paso de algunas semanas.

No obstante, se debe observar si una mujer llora de manera recurrente; tiene dificultad para dormir; presenta episodios de ansiedad; tiene pensamientos negativos contra su hijo, o tal vez, suicidas. Por lo tanto, se recomienda una vez más buscar ayuda.

La institución de investigación estadounidense asegura que lo anterior, puede estar relacionado porque: no siente apoyo de su familia y amigos; se ve abrumada por cuidar a su hijo; o tiene problemas a la hora de amamantarlo, entre otros.

Depresión por situaciones sociales

Aunque la mujer ha cerrado brechas para desempeñar diferentes roles en la sociedad, aún en este tiempo, se ven algunas desigualdades. Por ejemplo, y de acuerdo con la Clínica Mayo, una mujer puede experimentar depresión, porque fue abusada sexual y físicamente. Además, las probabilidades de ser empleada, son menores que los hombres, por lo que la “sobrecarga” de tener un trabajo no solo doméstico, sino también maternal, puede afectar sus emociones.

Por consiguiente, una mujer puede estar deprimida al ver desbalance social reflejado en las tasas de empleo o en la escala salarial.

bebé
Foto de referencia de un bebé. - Foto: Getty Images

Es imprescindible señalar que la depresión puede estar acompañada de ansiedad, y a su vez de trastornos alimenticios que afectan la salud de una mujer. Además, el consumo excesivo de drogas y alcohol puede ser una respuesta a su trastorno anímico.

Los principales síntomas que se pueden reconocer de una mujer con depresión son: fatiga, dolores físicos, pensamientos negativos, dificultad para dormir, y pérdida del apetito.