curiosidad

¿Por qué se celebra el día internacional del gato?

Este 20 de febrero las redes sociales han sido escenario de cientos de fotografías de felinos que han sido publicadas por sus amos. ¿De dónde viene este festejo?


Este miércoles las redes sociales amanecieron colmadas de imágenes de cientos de gatos. Dueños felices han compartido fotografías de sus mascotas felinas con la comunidad cibernética por la celebración del día internacional del gato que tiene lugar cada 20 de febrero.

¿Por qué se festeja el 20 de febrero?

Según diversos portales, la razón por la que este miércoles se dedica a dichos mamíferos es muy sencilla y tiene su origen en Estados Unidos. Durante su administración el presidente Bill Clinton adoptó un gato callejero de colores blanco y negro. El nombre con el que lo llamaron fue Socks.

Foto de flickr.com [President (1993-2001 : Clinton). White House Photograph Office. (01/20/1993 - 01/20/2001)]

Le recomendamos: En California las tiendas solo podrán vender perros y gatos de refugios

Socks se convirtió en una total estrella de la Casa Blanca. Alcanzó su popularidad porque, además de pasearse por los pasillos de su hogar como cualquier miembro de la familia presidencial, hacía apariciones en eventos de toda clase: discursos presidenciales, la celebración de Navidad e incluso en actos de las fuerzas militares.

Socks compartió con la familia Clinton desde el año 1993 hasta que falleció de cáncer el 20 de febrero de 2009, fecha escogida por la comunidad para celebrar a estos cuadrúpedos.

Pero los gatos cuentan con otros dos días en los que se les festeja. Uno de ellos es el 8 de agosto, más popular en Europa. En el 2002, el Fondo Internacional para el Bienestar Animal de la mano de otras organizaciones, implementó este día para ensalzar la existencia de estas mascotas. Además, por ser agosto su mes de fertilidad.

El otro es el 29 de octubre, día nacional del felino en Estados Unidos, que fue impulsado por la animalista Collen Paige hace alrededor de 20 años, con el fin de crear conciencia sobre las condiciones en las que se deben mantener estos animales dada la cantidad de gatos que se encontraban abandonados en refugios.

Puede leer: El fascinante hallazgo de un grupo de gatos momificados en Egipto

Choupette, la gata que es noticia

Choupette es la gata que acompañó al reconocido diseñador Karl Lagerfeld hasta, literalmente, el día de su muerte ocurrida este martes 19 de febrero, un día antes de la celebración del día internacional del gato.

Con 50 mil seguidores en Twitter y 122 mil en Instagram, esta gata birmana es casi tan conocida como su amo fallecido a los 85 años. El animal, protagonista de un libro, de campañas de publicidad e incluso de una colección de accesorios felinos, entró en la vida del creador en 2011.

"Choupette es el centro de mi mundo. Es una especie de Greta Garbo, tiene algo inolvidable, en su manera de moverse. Me inspira por su elegancia y su actitud", decía Lagerfeld.

"Esta gata era de un amigo que pidió a mi sirvienta si podía ocuparse de ella durante dos semanas en que se iba de viaje. A su vuelta no recuperó a Choupette. Tuvo otro gato, que engordó, y Choupette se convirtió en el gato más conocido del mundo, pero también en el más rico", dijo Karl Lagerfeld a Vanity Fair.

En contexto: A los 85 años murió el "Káiser" de la moda, Karl Lagerfeld

En el programa de televisión francés "Le Divan", Lagerfeld reconoció que tenía con ella una relación muy especial. "Me hace reírme de mí mismo pero al final esto no estorba ni molesta a nadie", dijo. "Choupette es una chica rica, tiene su propia fortuna. Si me pasa algo, la persona que se ocupe de ella no estará en la miseria", aseguró.

El modisto explicó varias veces que no se quedó con el dinero que Choupette habría ganado en sus contratos publicitarios, unos tres millones de euros, según varias fuentes.

Lagerfled, convertido en agente artístico de su gata, rechazó sin embargo que apareciera en publicidades de comida. "¡Es demasiado sofisticada para esto! Tiene algo único, es como un ser humano, pero con una cualidad, el silencio", decía. El diseñador atribuyó a Choupette dos damas de compañía y un guardaespaldas. El animal comía en la mesa junto a su amo, en vajilla de plata.

Más que la ópera, a Choupette le gustaba la música sudamericana y odiaba las voces agudas, según el libro "Choupette, la vie enchantée d‘un chat fashion" ("Choupette, la vida encantada de un gato fashion"), publicado en 2014.

En junio de 2015 Brigitte Bardot escribió una carta a la gata para pedirle que "ronroneara en la oreja" de su amo para que "deje de utilizar la piel en sus colecciones".

La exactriz ya había escrito un mensaje a Choupette cuando, al cumplir 80 años, recibió un cheque de Lagerfled para la Fundación Brigitte Bardot, que lucha por la protección de los animales.

*Con información de AFP