Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/7/2003 12:00:00 AM

Se armó la gorda

SEMANA estuvo con los gurúes del tema de la obesidad, quienes se reunieron en un simposio para hablar sobre los últimos avances y definir las mejores estrategias para su tratamiento.

El metabolismo de los seres humanos está diseñado para almacenar provisiones de calorías que le han permitido sobrevivir períodos de hambrunas. Esta característica de la evolución, que en el pasado fue de gran ayuda, hoy funciona en su contra porque los alimentos abundan en lugar de escasear. De hecho, hay más comida rápida, barata, sabrosa pero también de alta densidad calórica, es decir, rica en grasas saturadas (como la mayonesa y la mantequilla) y en carbohidratos simples como el azúcar. El ejemplo que utilizan los endocrinólogos es muy ilustrativo: alguien puede tener un millón de pesos en un billete o en 200.000 billetes de cinco pesos. "Cuando una persona se compra una hamburguesa es como si se comiera el billete de un millón en una sola sentada. Si en lugar de esto comiera alimentos más sanos no sólo se alimentaría mejor y en forma más variada, sino que su hambre quedaría igual de satisfecha y sólo consumiría una fracción del contenido calórico de la comida rápida", dice el médico José Fernando Botero.

Las causas de la epidemia de obesidad en el mundo fueron uno de los temas tratados en el evento Leading the Way, organizado en el principado de Mónaco por Laboratorios Roche. Aunque el asunto es más grave en los países desarrollados en Colombia la epidemia avanza. Peor aún, se ven ambos extremos, tanto malnutrición como un porcentaje alto de personas con sobrepeso y obesidad debido a malas costumbres alimenticias. "Las estadísticas nuestras sobre aumento de peso son similares a las de algunos países desarrollados", dice el endocrinólogo Alvaro Fortich.

De acuerdo con los expertos invitados, al mismo tiempo que hoy se consumen más alimentos con alta densidad calórica, la gente ha adoptado un estilo de vida más sedentario y, por lo tanto, tiene menos oportunidad de gastar esa energía. La consecuencia directa es el aumento de peso. Otro factor que incide en este problema es que la gente pasa hoy más tiempo sentada frente al computador o la pantalla del televisor. Además se come menos en casa, lo cual implica que hay menos control sobre el tipo de comida que se escoge y sobre el tamaño de las raciones. "Las comidas extralargas, las megahamburguesas, los supercombos y bebidas 'king size' han dejado a la gente sin posibilidad de juzgar cuál es la ración de comida que se adapta a sus necesidades", dice la nutricionista Susan Jebb. De ahí que la ecuación entre las calorías que se ingieren y las que se gastan esté tan desequilibrada.

Balancear la ecuación parece una tarea fácil. A simple vista sólo se necesita reducir el número de calorías de la dieta, aumentar la actividad física y mantenerse. Pero en la práctica este ejercicio ha resultado desalentador tanto para los pacientes como para los médicos, quienes han comprobado lo difícil que es modificar hábitos. El 70 por ciento de las personas que comienzan una dieta la abandonan al cabo del tiempo y vuelven a sus viejas andanzas. El problema es que cuando una persona ingresa en el círculo vicioso de la obesidad tiene menos alternativas de salir de allí. "Por eso el mensaje de los médicos ha cambiado y hoy está encaminado no tanto a hablar de dietas sino de cambios terapéuticos en el estilo de vida", dice Botero. También es necesario que los pacientes obesos se manejen con un equipo interdisciplinario, pues esta condición está asociada a otras enfermedades como la diabetes 2, la hipertensión o la dislipidemia (altos niveles de colesterol y triglicéridos) que requieren la intervención de otros expertos.

Pero tal vez lo más importante es fomentar la prevención en la población infantil. "Hay que despertar conciencia en los niños y las familias acerca de involucrar mejores hábitos en la dieta diaria y hacer más actividad física", dijo a SEMANA Luc van Gaal, profesor de medicina de la Universidad de Amberes, Bélgica. Para lograrlo el experto señaló que no son suficientes los esfuerzos individuales sino que es necesario que los gobiernos locales pongan en marcha un plan de prevención temprana de la obesidad, uno de los principales enemigos de la salud que amenaza en forma permanente la vida.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com