vida moderna

Tips de carisma: seis claves para generar un impacto positivo

La forma de comunicar los mensajes es muy importante.


En los diferentes contextos que rodean a las personas, como el estudio, la universidad, los amigos y la familia, existen algunos individuos que son reconocidos por sus habilidades para “caer bien” a la gente. Hay quienes suelen decir que “caen en gracia fácilmente” o que son personas agradables de conocer.

Este tipo de personas tienen carisma. Según la Real Academia Española (RAE), esto es la ”especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar”. Aunque ser una persona carismática puede ser una tarea difícil de cumplir, Habilidad social brinda algunas recomendaciones para lograrlo.

Contestar rápido y con autoridad

Según el portal Habilidad social, algunos estudios han mostrado cómo el carisma tiene una relación con la velocidad en la que las personas respondían algunas preguntas. “En otras palabras: resulta más carismático contestar rápido y con vehemencia que hacerlo con la respuesta correcta”.

Esto se debe a que cuando alguien expone sus pensamientos e ideas con firmeza y seguridad las personas tienen a asumir que sabe de lo que está hablando.

Utilizar las manos

Las personas carismáticas se caracterizan porque apoyan y complementan sus mensajes con los gestos de las manos. Esto ayuda a reforzar las palabras y a que las personas recuerden mejor los discursos. Según explica Habilidad social, lo ideal es utilizar gestos coherentes con lo que se está diciendo y no realizar movimientos sin sentido y al azar. Es importante evitar aquellos que contengan un significado negativo.

“Nuestro interlocutor se involucra hasta un 40% más con nuestro mensaje si al mover la mano mantenemos la palma hacia arriba o hacia él, en comparación con la palma hacia abajo. La palma hacia arriba transmite agrado y complicidad. Hacia abajo, poder y control”, detalla el sitio web especializado.

Utilizar palabras emocionales

Según estudios realizados por Kensinger y Corkin, los hallazgos arrojaron que algunas palabras son más memorables que otras, porque permiten construir mensajes más carismáticos. Estas son las palabras emocionales. Se caracterizan por evocar sentimientos y sensaciones.

Para ser carismático se debe agregar pasión y emoción al mensaje que se transmite. Algunas de las palabras más y menos emocionales son:

Más: rabia, orgasmo, atracción, excitación enfurecido.

Menos: relajado, papel, cansado, vago, dormir.

Por ejemplo, para decir que algo es muy interesante, como una serie de televisión, se puede decir que es “un orgasmo de serie televisiva.”

Interés en los demás

Según un estudio publicado en 1994 los recuerdos que se tienen de un momento en específico afectan el estado emocional de ese momento. Esto quiere decir que las personas se sienten bien no al escuchar los éxitos de otros sino al ser escuchados ellos y dejarse expresar. “Si quieres ser interesante, debes interesarte por los demás, permitiéndoles hablar de aquello que les genera emociones positivas, como sus hobbies, pasiones o éxitos. Este es uno de los principios del carisma”, afirma Habilidad social.

Hacer evidente las cosas en común y las que unen

Uno de los elementos claves para crear vínculos sociales está relacionado con las cosas en común que se tiene con las demás personas. No es sobre lo qué se coincide sino cuánto se coincide. Cuanto mayor sean las similitudes, de cualquier índole, con alguien, mayor será la atracción.

“Cuando las personas carismáticas detectan un posible punto en común con su interlocutor, no lo dejan escapar. No importa que parezca trivial, porque saben que cuanto más semejantes, mejor. Lo ponen en evidencia y dirigen la conversación hacia allí”, menciona Habilidad social.

Repetir los nombres

Según la investigación “Activación cerebral al escuchar nombres propios y ajenos”, publicada en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, se comprobó que al escuchar el nombre propio se activa el área del placer en el cerebro.

Para ser carismático se recomienda pronunciar varias veces el nombre del interlocutor. Cabe resaltar que no debe ser exagerado ni sentirse forzado en la conversación.