El niño británico había cumplido cinco años antes de morir.
Síntomas que pueden ser señal de alerta - Foto: Getty Images / Autor: Christopher Hopefitch

vida moderna

Trastornos de aprendizaje en niños, ¿cuáles son los posibles síntomas?

Es importante que los padres y cuidadores presten atención a las conductas de los niños.

Tener dificultades en el colegio respecto a temas que los profesores enseñen, ocasionalmente, es algo que cualquier persona puede tener. Sin embargo, cuando los niños se esfuerzan demasiado (gran parte del tiempo) con ciertas habilidades puede indicar que tenga un trastorno del aprendizaje.

Los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señalan que los trastornos de aprendizaje más comunes afectan la lectura, la expresión escrita, las habilidades no verbales o las matemáticas.

En palabras de esta entidad, algunos de los síntomas que pueden indicar un trastorno de aprendizaje son los siguientes. Cabe resaltar que solo un doctor es quien puede realizar un diagnóstico profesional. En caso de observar o sospechar de algún síntoma se debe consultar con un médico.

Expresión escrita

  • Escritura lenta y laboriosa
  • Caligrafía que es difícil de leer
  • Dificultad para volcar los pensamientos en papel
  • Texto escrito mal organizado o difícil de entender
  • Problemas con la ortografía, la gramática y la puntuación

Matemáticas

Problemas para:

  • Comprender cómo funcionan los números y cómo se relacionan entre sí
  • Calcular problemas matemáticos
  • Memorizar cálculos básicos
  • Usar símbolos matemáticos
  • Comprender los problemas expresados con palabras
  • Organizar y registrar información mientras se resuelve un problema de matemáticas

Habilidades no verbales

Problemas para:

  • Interpretar expresiones faciales y señales no verbales en las interacciones sociales
  • Usar el lenguaje apropiadamente en situaciones sociales
  • Coordinación física
  • Habilidades de motricidad fina, como escribir
  • Atención, planificación y organización
  • Nivel superior de comprensión lectora o expresión escrita, que suele aparecer en los últimos años de la escuela primaria

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) señalan que los niños que tienen trastornos del aprendizaje requieren de un tratamiento especializado. Esta condición puede causar emociones negativas en los niños y dificultades en la escuela.

“Los niños con trastornos del aprendizaje pueden sentirse frustrados por no poder dominar un tema a pesar de su esfuerzo, y pueden comportarse mal, sentirse desamparados o abstraerse. El trastorno del aprendizaje también puede presentarse con trastornos conductuales o emocionales, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o ansiedad. La combinación de los problemas puede hacer que sea particularmente difícil para un niño tener éxito en la escuela. El diagnóstico adecuado de cada trastorno es crucial para que el niño pueda recibir la ayuda correcta para cada uno”.

Hiperactividad en niños

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) puede afectar a los niños y también a los adultos. Es un trastorno de la conducta de las personas y se debe a que estas personas tienen algunas diferencias en su desarrollo y actividad cerebral, lo que suscita una afectación en la atención, en la capacidad para controlarse y mantenerse en un estado tranquilo o inactivo.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) incluye diferentes factores que afectan en óptimo desarrollo y crecimiento de los niños. Los niños con este trastorno pueden tener una baja autoestima. Asimismo, pueden tener complicaciones al momento de establecer relaciones interpersonales y crear relaciones problemáticas. Este trastorno también afecta el rendimiento académico, por lo que los niños no pueden mantener la atención en las actividades y presentan mayores obstáculos para su aprendizaje.

Los síntomas del TDAH inician antes de los 12 años, explica Mayo Clinic. En algunos niños, este trastorno comienza desde los tres años. Los síntomas se presentan de diferentes intensidades en cada persona, ya que pueden ser mínimos, medianos o graves; incluso, pueden mantenerse hasta una edad muy adulta.

Existen tres subtipos del trastorno por déficit de atención e hiperactividad: falta de atención predominante, conducta hiperactiva/ impulsiva predominante y combinado. El primer subtipo consiste en que la mayoría de los síntomas que presenta el niño se refieren a la falta de atención. El segundo subtipo radica en que casi todos los indicios del trastorno son hiperactividad e impulsividad. Y el subtipo combinado se caracteriza en que los niños tienen comportamientos mezclados de falta de atención y señales de hiperactividad/ impulsividad.