vida moderna

Tratamiento para prevenir las arrugas y las ojeras, y para mejorar la circulación de la piel

La maderoterapia facial consiste en una técnica de masaje natural, no invasiva e indolora.


La maderoterapia corporal se ha convertido, en los últimos tiempos, en uno de los tratamientos estéticos más demandados por todas aquellas personas que quieren una mejora en su cuerpo de manera natural.

Este procedimiento facial está llamado a ser el nuevo tratamiento para el rostro por sus grandes resultados y sus innumerables beneficios para la piel, sin necesidad de pasar por quirófano. Descongestión, relajación y un efecto “buena cara” al instante harán de este tratamiento el nuevo aliado de quienes quieren lucir un mejor rostro.

La maderoterapia facial consiste en una técnica de masaje natural, no invasiva e indolora, que se lleva a cabo utilizando instrumentos de madera con el objetivo de tonificar y reafirmar el rostro para conseguir, de manera inmediata, un efecto rejuvenecedor y relajante.

Tal y como explica la experta en belleza Cristina Álvarez, sus beneficios son innumerables, ya que mejora la circulación sanguínea, activa el sistema linfático, elimina el insomnio, revitaliza y reactiva el sistema nervioso, mejora la tonicidad muscular, favorece la producción de elastina, vitamina E, colágeno y, por lo tanto, tonifica y reafirma las capas de la piel de manera inmediata.

A diferencia del tratamiento con maderoterapia corporal, que tiene como objetivo eliminar volumen y celulitis, la función del facial es estimular y recolocar los músculos del rostro, reafirmarlos y con esto prevenir posibles futuras arrugas o líneas de expresión. También remodela el óvalo de la cara produciendo un efecto lifting, estimula el riego sanguíneo y aumenta el aporte de nutrientes y oxígeno con un incremento de los niveles de colágeno y elastina, lo cual permite que la piel se regenere.

Maderoterapia
La maderoterapia se usa de manera usual en el cuerpo, pero también se puede emplear en el rostro. - Foto: Getty Images/iStockphoto

A partir de la fricción de sus instrumentos en la piel, se eliminan las células muertas y se reduce la papada, se elevan los párpados y se drenan las bolsas, dando lugar a una mejora del aspecto general del rostro.

Aunque se observan cambios desde la primera sesión, los especialistas recomiendan hacerse mínimo un total de diez sesiones para que sea totalmente visible y duradero, y “hacer un pequeño recordatorio de vez en cuando para poder mantenerlo en el tiempo”, según explica la experta.

¿Utensilios de madera en el rostro?

Una de las primeras preocupaciones a las que se enfrentan los pacientes que quieren someterse a este tratamiento es la incomodidad y las posibles molestias que puedan sentir mientras se lo realizan; sin embargo, los instrumentos utilizados no son solo más pequeños que los de la maderoterapia facial, sino que producen una sensación de bienestar y relajación a partir de movimientos envolventes y una pequeña sensación de presión.

Estos se diferencian en:

  • Un rodillo doble estriado que se usa para reafirmar, combatir las arrugas más profundas, se activa la remodelación del óvalo y se reduce el doble mentón.
  • Una copa sueca que estimula la compactación dérmica.
  • Una pala moldeadora cuya finalidad es drenar y movilizar las toxinas.
  • Un rodillo con estrías pequeño para activar la microcirculación periférica. Se utiliza para trabajar las arrugas más finas y el contorno de ojos.
  • Un utensilio de bolas, cuyo objetivo es conseguir una relajación muscular y suavizar arrugas.

La maderoterapia facial es un tratamiento apto para todo el mundo, natural y no invasivo, excepto en pieles que pueden sufrir problemas como dermatitis atópicas o alérgica, erupciones cutáneas o herpes.

En el caso de pacientes que se encuentren en un postoperatorio facial, hay que consultar al especialista y en caso de llevar toxina botulínica o ácido hialurónico se aconseja esperar entre 1 y 2 meses desde que se llevó a cabo dicho tratamiento para emplear la maderoterapia facial.

Con información de Europa Press.