Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/13/1995 12:00:00 AM

VIEJO PERO NO SENIL

Nuevos estudios sugieren que la senilidad podrìa no ser una consecuencia inevitable del envejecimiento.

VIEJO PERO NO SENIL VIEJO PERO NO SENIL
LOS ACHAQUES que llegan con los años pueden no ser un destino inevitable. Según un grupo internacional de investigadores, es posible que la senilidad tenga un origen distinto a la edad avanzada.
En un estudio sobre el proceso del envejecimiento, los doctores Karen Ritchie, del centro Inserm en Montpellier, Francia, y Daniel Kildea, del Instituto de Tecnología de Melbourne, Australia, encontraron que los casos de senilidad comienzan a crecer cuando las personas llegan a las edades comprendidas entre los 80 y los 85 años, pero decaen a cero al arribar a los 95 años. Si la senilidad sólo fuese causada por el envejecimiento, la tasa continuaría creciendo, señalaron los investigadores en un artículo de la revista médica Lancet.
Un 40 por ciento de las personas de 95 años son seniles, señaló la doctora Ritchie, quien analizó los resultados de nueve estudios previos sobre demencia senil y señaló que ninguno incluía suficientes personas como para llegar a una conclusión válida. En los estudios de Ritchie y Kildea no incluyeron pacientes con síndrome de Alzheimer o demencia vascular.
Que una cosa sea la vejez y otra la senilidad es una observación que tiene importantes implicaciones en materia de salud pública. "Indica -escribieron los investigadores- que los cálculos de las necesidades futuras de los servicios de salud para los ancianos dementes estarían sobreestimados".
Pero, ante todo, esta observación podría influir en la actitud hacia la demencia senil a nivel clínico. "Los médicos consideran que la senilidad es una consecuencia inevitable del envejecimiento y por ello simplemente buscan tener a los pacientes lo más cómodos posible. Pero quizás la senilidad pueda ser tratada".
Los investigadores recomiendan en su artículo continuar este tipo de estudios para lograr que el destino de los viejos no sea la senilidad.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.