Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2013 1:00:00 AM

¿Viejo yo?

Las canas, las arrugas y los achaques siempre han sido las muestras más dicientes del paso de los años.

¿Viejo yo? ¿Viejo yo?
Las canas, las arrugas y los achaques siempre han sido las muestras más dicientes del paso de los años. La semana pasada un grupo de investigadores británicos hizo un listado de otras señales menos evidentes pero igual de importantes de que ya se camina cuesta abajo. Estas son algunas de ellas:
  • Sentirse tieso.
  • Quejarse al levantarse.
  • Decir: en mi época...
  • No conocer las canciones que suenan en la radio.
  • Olvidar los nombres de la gente.
  • Escoger la ropa por la comodidad y no por la moda.
  • Notar que los demás se ven jóvenes.
  • Necesitar siesta.
  • Tener problemas con la tecnología.
  • Perder el pelo corporal pero ganarlo en las orejas, las cejas, y la nariz.
  • No poder perder peso en dos días.
  • Vestirse según el clima.
  • Ver cómo se agrandan sus orejas.
  • Sentir que se tiene derecho a decirle a la gente lo que se piensa así no sea educado.
  • Volverse adicto a la jardinería y a alimentar pajaritos.
  • Manejar muy lento.
  • Quedarse dormido en frente de la pantalla de televisión.
  • Poner los objetos de uso diario en el lugar equivocado.
  • Evitar alzar objetos pesados por miedo a tener dolor de espalda.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.