ciencia

Los virus que aún son un desafío para la ciencia

Más allá del Sars-Cov 2 existen otros virus que son igual de mortales e incluso más letales. Desde hace años, la ciencia viene experimentando con ellos para encontrar posibles vacunas o tratamientos.

Más allá del Sars-Cov 2, existen otros virus que son igual de mortales e incluso más letales. Aquí una lista de algunos, basada en la probabilidad de que una persona muera si está infectada, la cantidad de personas que han matado y si representan una amenaza creciente.

VIH / SIDA

Desde que se descubrió por primera vez, más de 32 millones de personas en todo el mundo han muerto por el virus. Aunque erradicarlo sigue siendo un desafío pendiente, la infección se ha convertido en una enfermedad crónica manejable gracias a las terapias antirretrovirales. El problema es que existen muchas personas que no saben que tienen la infección y lo siguen propagando. En 2019, el caso del científico He Jiankui, que alteró el ADN de dos gemelas para hacerlas inmunes a la enfermedad generó controversia.

Hepatitis 

Esta enfermedad causó 1,34 millones de muertes en todo el mundo en 2015. Si bien las muertes de otras enfermedades infecciosas han disminuido, las de hepatitis viral han aumentado en un 22 por ciento, desde el año 2000, según la OMS. Existe una vacuna para la hepatitis B y antivirales eficaces para la hepatitis C, pero pocas personas reciben un diagnóstico debido al acceso limitado a prueba.

Ébola

Este año, la República Democrática del Congo enfrentó una de las epidemias de ébola más grandes registradas en el mundo. De acuerdo a la OMS, se han contabilizado 3470 casos, 2287 defunciones y 1171 supervivientes. El ébola tiene una tasa de mortalidad de alrededor del 50 por ciento (aunque ha oscilado entre el 25% y el 90% en brotes anteriores).  Ningún tratamiento ha podido detener el virus, pero se están desarrollando varias terapias sanguíneas, inmunológicas y farmacológicas. 

Marburgo

Se identificó por vez primera en 1967 tras brotes simultáneos en Alemania y Serbia. De acuerdo a la OMS su tasa de letalidad promedio es del 50 por ciento, pero en los últimos brotes ha oscilado entre el 24 al 88 por ciento, dependiendo de la cepa del virus y del tratamiento de los casos. En 2004, estalló en Angola una nueva epidemia de esta fiebre hemorrágica, con 374 casos, de los cuales murieron 329. Se considera que los huéspedes naturales del virus son los murciélagos y tras infectarse las personas desarrollan fiebre alta y sangrado en el cuerpo que puede provocar shock, falla orgánica y muerte.

Rabia

Aunque la introducción de la vacuna en 1920 ha contribuido a que la enfermedad sea sumamente rara en el mundo desarrollado, la afección sigue siendo un problema en más de 100 países. A nivel mundial 60.000 personas mueren a causa de la enfermedad cada año, principalmente en Asia y África. Tiene una de las tasas más altas de letalidad de las enfermedades infecciosas pues es mortal una vez se presentan los síntomas. Los principales afectados son niños y en el 99% de los casos se transmite por mordeduras de perros. 

MERS

Desde que se identificó en 2012, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (conocido como MERS), encontrado principalmente en Arabia Saudita, ha infectado a más 2.500 personas y causado alrededor de 860 muertes en todo el mundo. Si bien los números no se comparan con los reportados por la covid-19, la diferencia está en la tasa de mortalidad. La del MERS ha llegado hasta el 37.2% por ciento mientras la del covid al 2% o 3%. La infección a menudo proviene de los camellos y actualmente no hay vacuna o tratamiento, pero algunos están en estudio.

Influenza

Si bien la covid-19 ha causado mucho temor y preocupación, existe un virus más extendido y más mortal: la gripe. En todo el mundo, causa entre 3 y 5 millones de casos de enfermedades graves y entre 290.000 y 650.000 muertes al año, según la última estimación.

Gripe Aviar

De acuerdo con la OMS, uno de los virus más mortales y virulentos que acechan a la humanidad es el H5N1, el de gripe aviar. Con una mortalidad  que llega hasta el 70 por ciento, provoca el pánico. Sin embargo, la probabilidad de ser contagiado de este virus es baja, ya que solo se puede conseguir el virus por contacto con aves infectadas, vivas o muertas. En los últimos años han habido debates éticos por experimentos que mezclaron virus de gripe aviar y gripe común.