Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/2009 12:00:00 AM

Mujer con trasplante de cara muestra su rostro

Mujer con trasplante de cara muestra su rostro Mujer con trasplante de cara muestra su rostro Foto: Foto: AP
Hace cinco años, un balazo le dejó un enorme agujero a la mitad del rostro, y hace cinco meses recibió una nueva cara de una mujer que había muerto.

Connie Culp mostró el martes los resultados su transplante de cara, y su nuevo aspecto está muy lejos del rostro hundido y sin nariz que hacía que los niños huyeran espantados.

Las expresiones de Culp aún son un poco rígidas, pero de nuevo puede hablar, sonreír, oler y saborear sus alimentos. En ocasiones cuesta trabajo entender sus palabras, su rostro está hinchado y con ciertos rasgos cuadrados, y su piel cae en grandes pliegues que los médicos esperan disminuir a medida que mejora su circulación y crecen sus nervios, animando sus nuevos músculos.

Pero Culp sólo tuvo elogios para los que hicieron posible su nuevo rostro.

"Supongo que soy a quien vinieron a ver hoy", dijo la mujer de Ohio de 46 años en una conferencia de prensa en la Clínica Cleveland, donde se efectuó la operación de vanguardia. Pero "creo que es más importante que concentren su atención en la familia que hizo la donación, de forma que yo pudiera tener la cara de esta persona".

Hasta el martes, la identidad de Culp y la razón de que su rostro haya quedado desfigurado eran un secreto.

El esposo de Culp, Thomas, le disparó en el 2004 y luego se disparó él, para posteriormente ser condenado a siete años de prisión. Su esposa quedó gravemente herida debido a que la detonación le destruyó la nariz, las mejillas, la parte superior de la boca y un ojo. Cientos de fragmentos de perdigones de escopeta y astillas de hueso se le incrustaron en la cara, necesitó un tubo en la tráquea para poder respirar y sólo le quedaron los párpados superiores, la frente, el labio inferior y el mentón.

Dos meses después, un cirujano plástico en la Clínica Cleveland, el doctor Risal Djohan, examinó sus lesiones. "Me dijo que no creía poder corregirlas, pero no estaba seguro de ello y lo intentaría", recordó Culp.

Soportó 30 operaciones para intentar repararle el rostro. Los médicos tomaron partes de sus costillas para hacerle pómulos, armaron una mandíbula superior a partir de uno de los huesos de su pierna y recibió incontables trasplantes de piel tomada de sus pantorrillas. Sin embargo, aún no podía comer alimentos sólidos, respirar por sí misma ni oler.

Entonces, el 10 de diciembre, en una operación de 22 horas, la doctora Maria Siemionow encabezó a un equipo de médicos que reemplazaron el 80% de la cara de Culp con huesos, músculos, nervios, piel y vasos sanguíneos de otra mujer que acababa de morir. Fue el cuarto trasplante de rostro en el mundo, aunque los otros no fueron tan amplios.

"Aquí estoy, cinco años después. Hizo lo que dijo... tengo mi nariz", dijo Culp sobre Djohan, riendo.

No se ha dado a conocer información sobre la donadora o la forma en que murió, pero sus familiares se conmovieron cuando vieron las fotografías de Culp con el rostro desfigurado y el que tiene ahora, dijo Siemionow.

Con información de AP

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.