hablan los expertos

“El ataque de pánico es una señal clarísima de que uno debe cambiar su vida”

Patxo Escobar conoce como nadie su enfermedad: la ansiedad. Ahora quiere hacer pública esta condición y dar a conocer sus síntomas y sus causas para que otros como él no pasen por el infierno que él vivió.


Qué es la ansiedad

“Es muy complicado dar una sola definición. La ansiedad para mí es un estado permanente de desasosiego, de poca calma, de inquietud, que en determinados momentos puede ser bella, por ejemplo, en el caso de un cantante antes de su concierto o un escritor antes de entregar su manuscrito. Esos son nervios buenos, pero a veces eso se vuelve un estado permanente de inquietud, cuando todo el tiempo estás pensando en el futuro y qué va a pasar conmigo, qué tal que me coja un carro. Los ansiosos solemos vivir en el futuro. Es agobio permanente pero que no se puede confundir con depresión. Mi ansiedad no es por la depresión”.

Por qué da la ansiedad

“En mi caso experimenté este periodo ansioso porque llevaba una vida muy cargada de trabajo, muy alejada de mi familia, y cuando se desbarata mi gran meta profesional que era dirigir una revista que se llamaba Esquire aquí en Colombia yo pensé que mi vida se acababa y que yo no era nada. Mi vida hizo un stop. Mi cuerpo y mi mente estaban tan cansados que yo no podía conmigo. El cuerpo me pasó factura y ese estado de estrés y cansancio acumulado generó ansiedad. La mía llegó a un pico fuerte que fue el ataque de pánico”.

Sugerimos leer: Por qué el ser humano está programado para la pereza

Qué es un ataque de pánico

“No todas las personas ansiosas terminan teniendo un ataque de pánico ni todos los que tienen ataques de pánicos son ansiosos. El ataque es una señal clarísima de que debemos cambiar la vida. Uno siente que no puede respirar, el corazón palpita a mil por hora, uno cree que le está dando un ataque cardiaco, siente mareo, no puede estar de pie. Son muy variados lo síntomas. Uno no puede estar en control de uno mismo. Uno cree que se murió. Casi siempre uno termina en urgencias con un médico que le dice que no tiene nada físico mal, que de pronto es la mente que envía el mensaje errado. Los médicos deberían decir qué es lo que uno tiene. En mi caso el médico me dijo que había tenido el ataque que le da a las viejas histéricas. Si me hubiera dicho que era ataque de pánico habría consultado. Cuando supe, de hecho, me calmé. Pero yo me demoré mucho en saber lo que me estaba pasando y tuve dos meses que fueron los más duros de mi vida y en los que pensé tomar decisiones aceleradas para no estar aquí. Pero era por el desespero de no saber qué me pasaba. Todo habría sido más fácil si me hubieran explicado.

Cómo fue mi primer ataque de pánico

“Había tenido un periodo de trabajo muy fuerte, pero justo en el día de comienzo de mis vacaciones empiezo a sentir estas molestias. Llegué a la casa y comencé a sentir el corazón a mil, que no podía respirar y me tumbé en la cama. Me di cuenta de que no controlaba mi cuerpo y eso me alteró mucho más. Sentí confusión y náuseas. Yo pensé que me moría. Fuimos a urgencias y en el carro me iba despidiendo de ella (de su esposa).Con el paso del tiempo en urgencias vi que no me moría y pensé que no era tan grave. Obviamente no pasaba nada físico. Era un ataque de pánico”.

Le puede interesar: Evelyn: la bebé que llegó a la familia de Johana Bahamón

Qué hacer cuando me da el ataque

“Ir a urgencias es la primera idea que uno tiene, pero con el paso del tiempo uno va aprendiendo a manejarlos. ¿Qué me dijo ese ataque de pánico a mí? Que era hora de parar e intentar cambiar mi vida y hacer vuelco en rutinas y que mi vida no estaba tanto en el trabajo sino en mi casa y que si yo no me cuidaba nadie lo haría por mí. El primer ataque de pánico es el peor. Otros dicen que no, que es el último. Pero lo cierto es que cuando uno tiene un ataque ya tiene un aprendizaje y ya podemos y sabemos que no nos vamos a morir. Pero la molestia que uno siente es horrible, a veces sentí que era mejor desconectarse y no estar aquí, pero con el paso del tiempo uno empieza a llevarlos”.

Como controlar la ansiedad

“Uno puede vivir con ansiedad, es molesta pero lo bonito es que con la ayuda de la psicoterapia y de la gente que te ama y de un grupo de apoyo uno logra salir. Uno empieza a preguntarse de qué tengo miedo, si todo está bien, el sol brilla, es sábado y no estoy triste. Es solo esa angustia. Uno aprende a no pensar en el futuro y a no amargarse. Empiezas a identificar si estas ansioso, si es un estado permanente, si en una celebración estás inquieto. Uno aprende a controlar esa vocecita interior que te dice cosas que no son tan chéveres o que no son ciertas. Debemos identificarla para pararla. Uno de mis problemas era que me castigaba mucho. Cualquier error y decía qué desastre, pero cuando uno está entrenado no deja que la voz interior domine. Si sufren de ansiedad la mejor herramienta que pueden usar es el agradecimiento diario. Si uno está ansioso o deprimido uno empieza la semana con maldito lunes y el problema no es el día de la semana sino que tiene en su interior la tristeza porque se mete en su discurso. Hay que agradecer todo lo que sucede en la vida y a la gente con la que interactuamos”.

Puede leer también: El mundo sin likes: por qué la tiranía del ‘Me gusta‘ podría tener los los días contados

Cómo controlar un ataque de pánico

“He tenido ataques que me han durado un día o varios, y que se van por cansancio y otros que duran un minuto, que es lo normal. Hay algunos que hemos tenido un estado de ataque permanente pero con el paso del tiempo uno empieza a trabajar en estos episodios. Lo mejor cuando te da un ataque de pánico y, siguiendo las recomendaciones de mi psiquiatra, es no pelear con tu ataque. La primera herramienta que puedes poner en práctica es la respiración. Hay miles de tutoriales en Google para aprender a hacerlo bien. Concéntrate en la respiración, es la más barata y más bonita y la más importante recomendación. Y lo otro es aceptar y decir "ok, viene un momento desagradable pero va a pasar". Otra cosa importante es que quizás estás en un momento complicado y tu cuerpo y tu mente están tan desorganizados que necesitas de medicación. Pero de nada sirve una pildorita si no cambias los hábitos de vida. Yo la necesité a pesar de que no quería pues pensaba que podía salir solo de esto. Hice más ejercicio, conocí la meditación y el yoga y valoré más cada una de las cosas que tenía en la vida. Hay libros preciosos que ayudan: El poder del ahora de Eckhardt Tolle. Él dice que al estar aquí uno no puede tener pánico. Uno no puede negarse el momento presente”.

Por qué hay tanta ansiedad

“Siempre ha habido ansiedad, pero el mundo hoy está lleno de gente ansiosa. Creo que somos 264 millones de personas con trastornos de ansiedad y cada día la cifra crece más. Y ojo: esto ha crecido mucho en generaciones jóvenes. Tenemos muchos niños con trastornos de ansiedad. ¿Qué pasa? Es la vida que estamos llevando y los aparatos tecnológicos como el iPad, el iPhone, que no nos dejan desconectar. Deberíamos poder hacerlo en los fines de semana, en la horas de almuerzo. Noto que en mi oficio, que es el periodismo, estamos haciendo más trabajo que antes porque en las redacciones así lo piden. He hablado con muchos compañeros que cargan gran nivel de estrés. Cómo hacer para llevarlo es cuestión de cómo cada cual lleve su camino. Lo ideal sería no hacer más trabajo del que podemos realizar en el día. En mi caso mi única solución fue salirme de los medios y de ese ritmo loco de trabajar todos los días 14 horas, incluidos los sábados. Me tocó aprenderlo a las malas, pero otros aprenden a manejar sus horarios o a hablar con sus superiores para decirles que no somos vagos sino que no damos más. Es mejor eso a estar mal y con estrés. Es posible respirar en la oficina, estar en el momento presente. Así se puede lograr. “La vida nos vive”, dice mi psiquiatra. Uno quiere controlar todo, que el día salga como lo planeé, pero no es así. Al final la vida no la controlamos porque no funciona con manual. Puedes organizar el tiempo, pero no lo tenemos todo bajo control. Es importante ver las señales que te da la vida. A mí me las daba todo el tiempo: me sentía agotado pero yo seguía ahí”.

Sugerimos también: “Hay que encontrar los traumas del pasado que afectan el presente”

Qué hacer con la ansiedad como problema de salud pública

“Hable de esto, aprenda del tema, no le dé pena decir que ha tenido problemas de ansiedad. No tenga miedo de pedir ayuda e ir al psiquiatra. Hagámosla pública”. Para mas info vea T.A.P: The anxiety project https://youtu.be/_e9G2-yd-wo