Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/25/2005 12:00:00 AM

La esperanza renace

Nuevas investigaciones en ratones hacen avances hacia la cura de lesiones de la columna vertebral. Pero aún no se puede cantar victoria.

La esperanza renace, Sección Salud, edición 1221, Sep 25 2005 Científicos de la Universidad de California les produjeron lesiones a varios ratones en la columna vertebral. Luego les inyectaron células madre humanas. Cuatro meses después, los roedores podían parase en sus patas de nuevo.
Durante las últimas semanas, las investigaciones con células madre han mojado de nuevo las primeras planas de las publicaciones científicas en el mundo. La razón es que dos de ellas han conseguido avances significativos en experimentos para la cura de enfermedades. En una, científicos franceses del Centro para la investigación científica en Montpellier y el Hospital Georges Pompidou en París, lograron reparar daños en el corazón de un grupo de ovejas utilizando células madre de ratones. En la otra, un grupo de investigadores de la Universidad de California, con dinero de la Fundación Christopher Reeve, mostró que células madre humanas repararon con éxito graves lesiones en la espina dorsal de ratones. Ésta resulta de especial importancia, pues eleva las esperanzas de utilizar las células madre para curar dichas lesiones en humanos.

En ésta, el equipo de investigadores hirió la columna de varios ratones de laboratorio, inhabilitándolos para caminar. Luego de nueve días, inyectó en algunos de ellos una solución que contenía células madre provenientes de humanos. Cuatro meses después, los ratones tratados con células madre pudieron pararse normalmente, mientras los otros no mostraron mejoría alguna. En este caso no se utilizaron células madre embrionarias, sino fetales nerviosas, que son un poco más desarrolladas que las embrionarias y están destinadas a generar el tejido del sistema nervioso central.

En un análisis final, los científicos se centraron en observar en qué se habían convertido exactamente las células madre inyectadas. Y se llevaron una sorpresa, pues la mayor parte no se volvió neuronas o células nerviosas, como era lo esperado. Algunas, en efecto, lo hicieron, pero el grueso se transformó en oligodendrocitos, un tipo de célula especializado en producir mielina, la sustancia que permite a las fibras nerviosas transmitir las señales eléctricas con que se comunica el sistema nervioso central.

Las esperanzas que abre esta nueva investigación son grandes. Pero Anderson se cuida de ser demasiado optimista y afirma que es preciso realizar muchas investigaciones más, antes de llevar a cabo este tipo de experimentos en humanos. Una pregunta que aún hace falta resolver es qué tanto tiempo después de una lesión grave en la columna vertebral se deben inyectar las células madre para que tengan algún efecto. En los ratones fueron apenas nueve días, pero no se sabe a ciencia cierta a cuánto corresponde este lapso en una persona durante la etapa posterior a la lesión.

Además, aunque genéticamente ratones y humanos sean animales muy parecidos, nada permite asegurar que lo que funciona en unos sea también útil para los otros. Ya en 1998 se creyó que el cáncer se iba a poder curar en humanos porque Judah Folkman, un profesor de medicina de Harvard, lo había logrado en experimentos con ratones. Folkman, quien entonces fue portada de The New York Times, consiguió eliminar los tumores en los roedores mediante un procedimiento conocido como antiangiogénesis, que consistía en inhibir el proceso de producción de arterias en los tejidos cancerosos, eliminando así el sistema mediante el cual se alimentaban y crecían. El procedimiento, no obstante lo exitoso que había sido en los ratones, nunca dio resultado en humanos.

Como siempre, la conclusión con las células madre es que a pesar del enorme progreso logrado en los últimos años, las preguntas son todavía más que las respuestas. Más aun cuando se trata del sistema nervioso central, quizás el más complejo de cuantos conforman el cuerpo humano.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.