Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/6/1998 12:00:00 AM

EL LENGUAJE CIBERNETICO

Para bien o para mal, la informáticano sólo ha revolucionado la forma de vivir sino también la de expresarse.

EL LENGUAJE CIBERNETICO EL LENGUAJE CIBERNETICO
La tecnología ha traído consigo una serie de cambios en el idioma que algunos consideran como algo normal y propio de la evolución de la lengua, mientras otros creen que se ha corrompido innecesariamente el español. SEMANA consultó a algunos conocedores del tema.
Leonel Giraldo, subdirector editorial de Planeta, recuerda que a pesar de que en los años recientes la influencia de palabras derivadas de la informática ha sido más notoria, los cambios en el idioma no son cosa reciente _en cada actualización de su Diccionario la Real Academia Española de la Lengua incluye cientos de términos nuevos_. Dicha influencia, sin embargo, ha sido menor en este siglo que en épocas anteriores. Según Giraldo, "la influencia de términos informáticos en el español ha sido inmensamente inferior que la de palabras provenientes del árabe". No obstante, considera que las expresiones originadas en el mundo de la tecnología _la mayoría de ellas en inglés_ son inevitables mientras el dominio en esa materia esté en manos de los gringos. "El que manda impone su lenguaje, y hoy ese poder lo ejerce Estados Unidos", agregó.
En otros casos la influencia del inglés va mucho más allá de la esfera de la tecnología y se traslada a la cotidianidad de las personas. Así ocurre en las comunidades hispanas de Estados Unidos, donde según el periodista Gerardo Reyes, editor para América Latina de El Nuevo Herald, "no hay ninguna conversación de más de cinco minutos que no incluya algún término en spanglish (nombre que se le da a la mezcla del español con el inglés)". Para Reyes, quien ha dictado varias conferencias sobre el uso de Internet como herramienta de trabajo para periodistas, "el español se está contaminando cada vez más, y la gente ni se sonroja al mezclar los dos idiomas, menos aún en temas relacionados con computadores". A tal grado ha llegado la influencia del spanglish que en los estados hispanohablantes de ese país se ha creado una cultura a su alrededor, que incluye publicaciones y hasta una página en Internet (www.actlab.utexas.edu_seagullspanglish.html) que contiene más de 500 términos técnicos en inglés, español y spanglish. Por su parte, el escritor Alfredo Iriarte afirma que "los neologismos son bienvenidos cuando vienen a llenar vacíos. El problema es que en la era de la cibernética el diccionario ha caído en desuso, sobre todo entre los jóvenes, y se recurre al inglés para reemplazar expresiones del castellano". Para Iriarte "no se trata de cerrar puertas y ventanas, sino de encontrar un punto medio, sin abandonar las inmensas posibilidades que brinda el español". La po- lémica está lejos de resolverse. Pero si, como dice Gabriel García Márquez en el prólogo al diccionario Clave, "las palabras no las hacen los académicos en las academias, sino la gente en la calle" es indudable que la tecnología está haciendo un significativo aporte a lo que será el español del futuro.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com