Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/1989 12:00:00 AM

VIAJE A LAS ESTRELLAS

Los científicos se acercan más que nunca al borde del universo.

VIAJE A LAS ESTRELLAS, Sección Tecnología, edición 395, Dec 25 1989 VIAJE A LAS ESTRELLAS
Nunca se había llegado tan lejos en la búsqueda del centro de la creación. El mundo científico está conmocionado desde el anuncio hecho la semana pasada, según el cual un equipo de científicos norteamericanos logró distinguir la luz proveniente de un objeto extraordinariamente distante, tanto, que se lo considera cercano al borde mismo del universo, esto es, en las proximidades del comienzo del tiempo.

Los científicos piensan que se trata de un descubrimiento trascendental, que podría cambiar muchas de las presunciones que se tienen sobre la forma y el momento en que se produjo el nacimiento del universo. A partir de ahora, dicen, el camino hacia la explicación física de ese fenómeno podría estar a la vuelta del siglo.

La razón de esa trascendencia radica en que el descubrimiento lleva a los científicos a deducir que el universo desarrolló su estado actual mucho antes de lo que se había supuesto hasta ahora. Algunos comparan su importancia con lo que pasaría "si se descubriera un fósil que doblara en edad al más antiguo conocido. Todas las teorías acerca de la evolución tendrían que revaluarse".

Los análisis de la luz emitida por el "quasar" descubierto indican que el mismo ya existía cuando el universo tenía solamente el 7% de su edad actual y un sexto de su tamaño presente. Si se considera que la edad del mismo está alrededor de los 15 mil millones de años, los investigadores concluyeron que el quasar se debió haber originado cerca de mil millones de años después de la "Gran Explosión", el momento en que, según la teoría más aceptada, se creó lo que hoy se conoce como universo.

El doctor Jeremiah Ostriker, director del departamento de astrofísica de la Universidad de Princeton, explicó que "los descubrimientos no quitan peso a la teoría de la Gran Explosión, pero cambian del todo nuestro entendimiento de la forma como el universo llegó a su estado actual".

El punto es que en la "historia" del universo se observan dos estados claramente diferenciados. El primero, caracterizado por una extraordinaria uniformidad, confirmada por la radiación de microondas cósmicas aún observables, que son consideradas el eco de esa Gran Explosión. Pero de alguna manera la materia se solidificó en forma caprichosa, convirtiendo lo que era un universo uniforme en todas direcciones, en el paisaje irregular que es observable hoy. Lo que sucede con el nuevo descubrimiento es que esos cuerpos irregulares, como los quasars, parecen haber aparecido mucho antes de lo que se pensaba, con lo que el tiempo que queda en la teoría, para que el universo hiciera la transición de uno a otro estado, se redujo considerablemente.

La teoría aceptada generalmente para explicar esa transición se llama "Materia fría y oscura". Según ella, se asume que la gravedad es la principal fuerza que actúa para la acumulación de materia en grandes estructuras, y que existe alguna partícula fundamental en la naturaleza que no tiene ninguna otra forma de fuerza o energía que no sea la gravedad. Esas partículas fundamentales, llamadas "WIMP" por su sigla en inglés de "Partículas masivas débilmente interactivas", no han podido ser detectadas directamente, y los físicos aún no han llegado a su formulación teórica. Pero, aun así, se cree que por lo menos el 90% de la masa del universo ha escapado de esa manera a la detección. De todos modos esa enorme cantidad de materia fundamentalmente diferente de la conocida, es clave para explicar cómo el universo llegó a ser lo que es.

Pero, ¿qué son los quasars que portan en su luz los secretos de la creación? Se trata de las huellas observables de la enorme cantidad de energía liberada cuando la materia se precipita en los "Huecos Negros", esos "sifones sin fondo" que existen en el corazón de las galaxias. Los tres investigadores --Donald Schneider, Maarten Schmidt y James Gunn-- se dieron cuenta de que habían encontrado la fuente más lejana de luz cuando midieron la cantidad de rojo en el espectro. El nuevo quasar tenía una cantidad estimada en la escala en 4.73, que batió el récord actual de 4.43, mientras los quasars "normales" casi nunca pasan de 3. La explicación es que mientras más lejano esté el objeto, más rápido se aleja del observador y su luz tiene ondas más largas, que al pasar por el espectró grafo se deflectan hacia el extremo rojo del espectro.

El quasar en cuestión está situado en la constelación Osa Mayor y tiene el poco romántico nombre de 1158+4635. No se le puede ver con los ojos al natural, como a todos sus hermanos. Pero allá en el centro del universo guarda unos secretos que la ciencia, tarde o temprano, podrá revelar sobre la época más remota, en el lugar más distante, donde se produjo la Gran Explosión.--

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.