Home

Tendecias

Artículo

Vista de ángulo alto de una gran variedad de frutas y verduras orgánicas de color arco iris frescas saludables. La composición incluye repollo, zanahoria, cebolla, tomate, papa cruda, aguacate, espárragos, berenjena, apio, pepino, brócoli, calabaza, lechuga, espinaca, limón, manzanas, pera, fresas, papaya, mango, plátano, uva, naranjas. , kiwi entre otros. La composición está a la izquierda de un marco horizontal que deja un útil espacio de copia para el texto y / o el logotipo a la derecha. Captura digital de estudio de alta resolución de 42Mp tomada con lentes SONY A7rII y Zeiss Batis 40 mm F2.0 CF
Verduras son clave en la dieta diaria. - Foto: Getty Images

salud

Verduras congeladas: estos son los errores que se cometen al cocinarlas

Estos productos no pierden sus nutrientes cuando se congelan, pero es importante mantener la cadena de frío.

Como plato principal, combinadas con arroz o legumbres, de guarnición, en tortilla, salteadas o mezcladas con guiso, cualquiera que sea la forma en que se preparen y consuman, las verduras son determinantes en una dieta saludable.

Estos alimentos ofrecen un amplio portafolio de nutrientes como fibra dietética, vitaminas y minerales dentro de los que destacan el potasio, magnesio, hierro y calcio, además de aportar una gran variedad de sustancias bioactivas, entre ellas los antioxidantes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con un mayor consumo de frutas y verduras se podrían salvar 1,7 millones de vidas a nivel mundial, pues consumiendo un promedio de 400 gramos de estos alimentos dentro de la dieta diaria de cada persona se puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas como la diabetes y enfermedades cardiacas.

Ante esta realidad y con el fin de mantener una dieta equilibrada y comer verduras regularmente, los alimentos congelados son una buena alternativa, pues si su uso se realiza de manera adecuada, la mayoría de sus nutrientes se conservarán.

Es común que en muchos hogares se congelen las verduras, pues de esta forma se evita que se dañen y que se incremente el desperdicio, ya que solo se utiliza la cantidad requerida.

Los alimentos congelados tienen muchas ventajas, indica Medline Plus. Por un lado, son muy cómodos porque se almacenan con facilidad, duran más tiempo y si se mantiene la cadena de frío adecuadamente conservan todas sus cualidades, además de tener los mismos valores nutritivos que los productos frescos. Una de sus recomendaciones es empacarlas o congelarlas inmediatamente después de cosecharlas, cuando todavía tienen todos los nutrientes saludables

Pero en medio de este proceso se comenten errores que es importante tener en cuenta.

1. Hervirlas durante mucho tiempo: Según Medline Plus, sean frescas, enlatadas o congeladas, se deben las verduras se deben cocinar ligeramente al vapor y no hervirlas durante mucho tiempo. La razón es que una cocción lenta y larga acabará con sus nutrientes de la verdura. Lo ideal es poner una pequeña cantidad de agua que apenas cubra, lo que permitirá que las verduras se cocinen más rápido y por lo tanto hiervan menos y así conservarán sus propiedades.

2. Descongelar las verduras para cocinarlas: A diferencia de la carne o el pescado, no es recomendable descongelar las verduras antes de cocinarlas. La razón por la que no se deben descongelar es que durante este proceso es posible que haya una pérdida de agua y nutrientes, así como de textura. Si es para freír, se requiere descongelar y quitarle el agua, pero este paso debería darse en la nevera y sin abrir la bolsa, de modo que el proceso sea lento y seguro desde el punto de vista de las contaminaciones microbianas.

3. Cocinarlas o calentarlas en el microondas: Así como no se cocinan o hierven verduras frescas en el microondas, tampoco debe hacerse con las congeladas, pues lo ideal es realizar preparaciones diversas en una sartén u otro tipo de utensilio, potenciando sus posibilidades de consumo.

4. Almacenar durante mucho tiempo: El hecho de que las verduras congeladas duren más que las frescas no significa que deba mantenerlas en el congelador durante meses y con mayor razón si ya se ha abierto la bolsa. La razón es que las verduras congeladas se secan en el congelador.

Es importante también tener en cuenta que la bolsa esté debidamente sellada o no esté defectuosa, para evitar que los productos sufran quemaduras en el congelador. La exposición al aire puede hacer que las verduras pierdan valor alimenticio.

Para los expertos, sean frescas, congeladas e incluso enlatadas, las verduras siempre aportarán grandes beneficios a la salud y evitarán que se puedan presentar algunos problemas de salud en el organismo. Su consumo es clave en la dieta diaria.