Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/17/2007 12:00:00 AM

Precisiones importantes

Como lectora de su revista y como directora de la Fundación Mentor Colombia, me veo en la obligación de hacer unas precisiones sobre la nota ‘Un tintico’, publicada en la sección de Confidenciales del día 12 de noviembre (página 19).

La nota en mención dice que el señor Roberto Cocheteux, asistió “coincidencialmente” a una subasta de productos colombianos en el marco de la visita de su majestad la reina Silvia de Suecia a Colombia, lo cual es falso. El señor Cocheteux ha sido donante de Mentor Colombia durante los últimos cinco años y en calidad de tal fue invitado a la cena de gala que Mentor ofreció a sus visitantes internacionales, por lo tanto, su asistencia no fue coincidencial.
El señor Cocheteux participó de la subasta en su siempre generoso afán de apoyar los proyectos de la Fundación. Tal es así, que además del café en Palacio, adquirió otros productos dentro de la misma subasta. De modo que el “tintico” en Palacio al que se hizo acreedor no tuvo un sustrato político sino filantrópico, al que no puso ninguna condición, tal como aparece en su artículo.

Por demás está decir que subastar un café en Palacio fue idea de doña Lina Moreno de Uribe, quien secundando el ofrecimiento de la condesa Alice Trolle-Watchtmeister de un té en el Palacio de Estocolmo, decidió participar de este modo en la recaudación de fondos para la Fundación, de allí que ninguno de los asistentes a la cena conocía con anticipación que este café iba a ser subastado.

Diana Cerón Otoya,
Directora ejecutiva, Mentor Colombia
Bogotá


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.