Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2005/07/10

No hay problema

A raíz del problema en la embajada de España por la salida de Nora Trujillo, se llegó a afirmar que había una incompatibilidad en el hecho de que la hija de la embajadora Noemí Sanín, María Jimena Durán, trabaje en Madrid como asesora de la presidencia de Endesa, empresa española que tiene vínculos comerciales con Colombia. La inhabilidad se derivaría de la Convención de Viena, que estipula que los hijos de los diplomáticos no pueden trabajar en los países donde sus padres ejercen. Sin embargo, en el caso de María Jimena no habría tal. En el reglamento sobre condiciones laborales especiales, se aclara que esta restricción sólo se aplica a los hijos de los diplomáticos "menores de 25 años, que dependan económicamente del funcionario". La hija de Noemí es mayor de 30 e independiente económicamente desde hace muchos años.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...