Lunes, 23 de enero de 2017

| 2004/11/21 00:00

Cultura y genoma

La obra de la artista venezolana Nela Ochoa, basada en la genética, se exhibe en la Galería Sextante de Bogotá.

En las obras de la serie 'Gen-ética', Nela Ochoa representa el lenguaje críptico de los genes y los aminoácidos a través de íconos culturales que le son familiares al público.

La artista venezolana Nela Ochoa presenta en Bogotá Gen-ética, en la que interrelaciona ciencia y arte. Todo comenzó cuando decidió guardar radiografías y dibujar encima de ellas. Luego se interesó en intervenir placas de resonancias magnéticas y tomografías y finalmente puso sus ojos en el Proyecto Genoma Humano. En 1999 Nela empezó a trabajar con dibujos de cromosomas y en 2000 hizo la primera obra con una fórmula genética, BRCA 2, relacionada con el cáncer de mama.

En Gen-ética ella ha centrado su investigación en el gen Maoa relacionado con la tolerancia. "Empecé a investigar que los vicios, no sólo las drogas sino también las tendencias, tienen que ver muchas veces con la falta de Maoa, que tiene relación directa con la personalidad. Ahora se sabe que el 80 por ciento de la persona está definido genéticamente y que el 20 por ciento restante dialoga con ese 80 para decidir cuáles genes se desarrollan y cuáles no. Ese 20 por ciento tiene relación con la alimentación, el ambiente donde se vive, los hábitos y también los pesares. La mala o baja energía tiende a desarrollar genes que podrían perjudicar al cuerpo. Ese 20 por ciento que no está escrito hace que el 80 por ciento varíe. Se trata de un diálogo entre lo cultural y lo genético", afirma. Su propuesta, entonces, se centra en la interpretación plástica y poética de códigos genéticos y los reemplaza por íconos culturales.

Para la escritora y crítica de arte Celeste Olalquiaga, al apropiarse de los códigos genéticos "cuyo poder social reside en buena parte en su carácter críptico, abstracto e intangible (es decir, en la dificultad de su comprehensión), Nela los transforma en una realidad concreta y cercana. Genes y cromosomas ponen los pies en la tierra al mismo tiempo que cobran el vuelo de una analogía poética, adquiriendo una dimensión visual y paradójica de la cual hasta ahora carecían".

La muestra estará abierta hasta el 20 de diciembre de 2004 en la Galería Sexante, de Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.