Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1990/04/09 00:00

DE MAL EN MEJOR

Las cifras más recientes muestran una leve recuperación de la economía.

DE MAL EN MEJOR

Para los pesimistas la única actitud posible es esperar siempre lo peor. Con eso, dicen, cuando las cosas no resulten tan malas, el saldo resulta positivo. Esa receta, por lo visto, es la que se le está aplicando a la economía colombiana. Al cabo de varios meses, en los cuales se habló de que el país debía estar preparado para apretarse el cinturón al máximo, la situación ya no se ve tan desesperada. Las cifras más recientes sobre comportamiento del sector productivo y sobre la evolución de las finanzas del Estado, sugieren que, en este caso, una situación mala es susceptible de mejorar.
Tal impresión es confirmada por los especialistas. Según el editorial de la revista Coyuntura Económica, de Fedesarrollo, entregado el viernes pasado, "para los primeros meses de 1990 cabe esperar un repunte significativo en los sectores industrial, del comercio y la construcción ". La mejoría es tan notoria, que las proyecciones de crecimiento de la economía para este año, que en un comienzo eran cercanas al 2.5 por ciento, ahora se ubican entre 3.2 por ciento y 3.9 por ciento.
En ese escenario, un factor determinante es la evolución de los precios del café (ver artículo). Si estos se mantienen en cercanías del dólar por libra y el gobierno reajusta el precio interno en los próximos días, se debe producir una mejoría económica notable en las zonas cafeteras, con sus lógicas consecuencias sobre la producción y el empleo. Todo eso sin hablar de la menor presión que un alza del precio internacional del café implica sobre las finanzas públicas.
Lo anterior no quiere decir, ni mucho menos, que el panorama esté despejado. El desempeño sigue siendo mediocre y por ahora la única posibilidad de mejoría se basa en que el proceso de apertura que empezó hace unos días dé resultados en un futuro cercano. Pero la preocupación más inmediata tiene que ver con la evolución de los precios. Según Fedesarrollo,"este es quizás el fenómeno más preocupante de la coyuntura actual". En los productos no alimenticios, los precios siguen creciendo a un ritmo cercano al 30 por ciento anual lo cual contraría los objetivos del gobierno.
Otro interrogante que se abre para este año es el comportamiento del sector minero, que ha sido uno de los más dinámicos del país en épocas recientes. Los análisis hechos hasta ahora revelan que buena parte del desempeño económico positivo de 1989 estuvo atado a aumentos récord en la producción de carbón y de petróleo. Sin embargo, ahora que el terrorismo está de vuelta, no se tiene claricdad sobre lo que pueda pasar.
A pesar de esa duda, el actual gobierno tiene la confianza de que cuando entregue el poder, la economía seguirá en plena recuperación. Aunque todavía el crecimiento se mantendrá en cercanías de "3 pelado", se considera un exito el haber logrado que las negras perspectivas de hace seis meses parezcan estar, ahora sí, definitivamente enterradas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.