Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/17/2000 12:00:00 AM

La contraofensiva

Si bien 'Caracol' conserva la posición de liderazgo entre los canales de televisión, una estrategia bien pensada tiene a ‘RCN’ en el primer lugar en el horario triple A.

En noviembre del año pasado —cinco meses después de que los canales privados de televisión hicieran su debut— RCN parecía destinado a morir. Mientras los canales Uno y A habían logrado defender una parte importante de sus ratings y Caracol mostraba una curva ascendente, RCN caminaba lentamente la parte baja de las tablas, convirtiéndose en el colero de la televisión colombiana. Para RCN morir no sólo representaba un fracaso estratégico para la Organización Ardila Lülle sino además perder una inversión de cerca de 370 millones de dólares. Una opción que en épocas de crisis derrumbaría a cualquier grupo económico de Colombia.

Un año después la historia es completamente distinta. Gracias a una estrategia cuidadosa de su nuevo presidente, Gabriel Reyes, y su equipo de colaboradores, hoy esta cadena volteó la torta y se encuentra por encima de sus competidores en la franja de horario más importante de la televisión colombiana —que, por razones obvias, es la más rentable, pues los costos de producción son los mismos pero los ingresos se disparan—. En el segmento de prime time —que va desde las siete a las 10:30 de la noche— el rating de RCN alcanzó en las últimas semanas el 22,7 por ciento, mientras que el de su más cercano competidor —Caracol— es del 15 por ciento. Caracol, sin embargo, mantiene aún el liderazgo como canal.



La mala hora

En sus primeros meses de emisión el canal RCN parecía una novela trágica. Los noticieros no cautivaban al público y la programación no solamente no estaba bien dirigida sino que también era inestable. Angela Suárez, vicepresidenta de programación, dice al respecto que “en el desespero por elevar la audiencia se hicieron muchas locuras. Un día Carolina Barrantes se transmitía a las 7:30 y en otras ocasiones se hacía a las 8:00 de la noche. Esta situación se presentaba con muchos programas y no permitía fidelidad por parte del televidente”.

Además de los problemas de contenido y administración estaban las deficiencias en cubrimiento y señal de este canal. En el Valle del Cauca y Cartagena, por ejemplo, las frecuencias que utilizaba el canal tenían interferencia, por lo que producían una pésima señal. De la misma forma, y a pesar de que habían regalado 750.000 antenas, su cubrimiento era de apenas del 60 por ciento, sobre todo porque la gente recibía las antenas pero no las instalaba. Todos estos hechos habían llevado a RCN a una precaria situación de rating, alcanzando en prime time apenas el 6 por ciento. Este hecho originó un rápido deterioro de sus finanzas ante la caída de la pauta —agra-

vada por la situación económica del país—, lo que hacía prever un panorama oscuro hacia adelante y hasta temores por su subsistencia.



Estrategia ganadora

Cuando asumió Gabriel Reyes como presidente de RCN ya se había hecho un diagnóstico serio de las deficiencias del canal, de sus problemas y de cómo solucionarlos. Como consecuencia de ese diagnóstico, a partir de noviembre y hasta la fecha se vienen implementando una serie de medidas que generan, por un lado, un rápido ascenso del canal y, por el otro, un impresionante boom de rating.

Lo primero que la administración hizo fue tener en cuenta que este era un proceso de largo plazo y que la organización no se podía disipar hacia todas las franjas a raíz de la falta de recursos y la consecuente falta de sentido económico que esa estrategia implicaba. De allí que una de las decisiones más importantes fue la de concentrar sus esfuerzos de programación en el prime time, horario que concentra el 70 por ciento de los ingresos por pauta de la televisión nacional.

Una vez identificada la estrategia comenzaron a trabajar. En una primera etapa diseñaron programas que llegaran al corazón de los colombianos, pensando no sólo en tener éxito en una sola serie sino en una estructura coherente que le diera impulso a toda la franja de programación. Con Juana Uribe como la directora creativa del canal se concibieron productos como Francisco el Matemático —que ha sido el primer programa en 25 años en ganarle a Sábados Felices en la noche del sábado—, El Fiscal y Lolita, programa que se mantiene como uno de los preferidos de la televisión. Igualmente, y en un hecho sin precedentes en la industria de la pantalla chica, el canal le compró a Tevecine —programadora del Canal Uno— la serie Tabú, lo que le significó una audiencia importante sin mayor pérdida de tiempo.

La segunda etapa arrancó en mayo, tras el éxito rotundo de Francisco el Matemático y El Fiscal.

Pero la búsqueda de un buen ‘arrastre’ para los noticieros no era suficiente estrategia para contrarrestar a Yamid Amat, director de noticias de Caracol, quien iba en ascenso ininterrumpido al frente de los noticieros de ese canal. En ese entonces RCN tomó la decisión de fortalecer a sus noticieros con el nombramiento de Daniel Coronell como director de noticias, con lo cual se trazó un plan para darles mayor orden, identidad y ritmo a los noticieros. Los resultados están a la mano, y aunque los mismos son en parte consecuencia del arrastre de los otros programas, los buenos resultados de los que goza el canal son derivaciones directas de la calidad de las emisiones. Y a pesar de que el noticiero de Caracol sigue siendo el líder a las 7:00 de la noche, el noticiero de RCN de las 9:30 barre a sus rivales, al alcanzar en algunos días de la semana pasada un rating del 33 por ciento.

Finalmente, la consolidación de la estrategia se logró con la creación de Yo soy Betty, la fea —con libretos del mismo escritor de Café—. Con ella RCN dió un golpe certero, alcanzando un rating del 47 por ciento y ubicándolo como el programa numero uno de la televisión colombiana. Esto ha convertido a RCN en el canal con mayor audiencia en el prime time colombiano.



Despues del ‘boom’

Para nadie es un secreto que los boom de rating no duran para siempre, y RCN no es la excepción. Por eso el equipo tiene formulada una estrategia de largo plazo, con la cual esperan mantenerse en el primer lugar del prime time por mucho tiempo. Sin embargo, según el mismo equipo, el canal se encuentra en la mitad del camino pues Caracol mantiene el primer puesto en los horarios fuera del estelar, mientras RCN ocupa inclusive el tercer puesto en algunos momentos del día.

De ahí que Gabriel Reyes afirme que “todavía queda mucho trabajo por delante, pero sabemos que con paciencia y trabajo y con la estrategia adecuada se puede decir que RCN será el líder general de la televisión colombiana en los próximos meses”.

Los grandes beneficiados de todos estos movimientos son sin duda los televidentes, que encontrarán en la televisión colombiana una programación más sofisticada y de mayor calidad. Y en todos los canales, si quieren sobrevivir en este mundo altamente competitivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.