Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/2009 12:00:00 AM

Los impulsores del PIB

Construcción y minería siguen liderando el crecimiento de la economía colombiana. Estos dos sectores se destacaron en el tercer trimestre del año, cuando el PIB se contrajo 0,2 por ciento, frente al mismo período del año pasado. La construcción creció 13,7 por ciento, aunque las obras civiles aumentaron por encima del 40 por ciento, mientras la minería tuvo una variación positiva del 8,8 por ciento. Este sector atraviesa por uno de los mejores momentos, especialmente por petróleo y por la actividad no tradicional. Aunque cinco de las ocho ramas de la actividad económica crecieron entre julio y septiembre, hay algo que preocupa. Las áreas que presentaron una variación negativa son las que mayor peso tienen sobre el Producto Interno Bruto y las que generan más empleo. La industria manufacturera volvió a ser la cuenta más negativa, el comercio tuvo la mayor caída en el último año y el transporte viene desacelerando.

Aunque hay indicios de que la economía comenzó a recuperarse, lo hace muy lentamente y a ese ritmo no hay muchas esperanzas de que mejoren pronto las cifras sobre empleo.

Aun así, el gobierno y el Banco de la República creen que la economía podría terminar 2009 en terreno positivo. Habrá que cruzar los dedos para que en el último trimestre se haya dado una mejor dinámica, aunque muchos analistas lo dudan. Las apuestas para el crecimiento del PIB de 2010 siguen en 2,5 por ciento. Una proyección inferior a la que se espera para otras economías del área, pero que alberga la esperanza que sea el camino hacia la recuperación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.