Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

Crimen con condena

En 1997 un grupo de las autodefensas perpetró la masacre de El Aro. Esta fotografía se convirtió en un símbolo de la tragedia.

El 25 de octubre al mediodía un grupo de paramilitares llegó a El Aro, un corregimiento de Ituango, en Antioquia, y reunió a todos los habitantes en el parque. Los acusaron de ser guerrilleros o de tener información sobre las Farc, a quienes querían disputarle el control del Nudo de Paramillo, corredor estratégico para el narcotráfico. Después comenzaron a asesinar a los hombres.

Óscar Gómez Mora estaba sembrando frijol cuando escuchó los disparos. “En medio de ese candelero corrí hacia el monte. Me tocó irme para Santa Rita sin saber qué pasaba con mi señora, mis hijos y mis nietos. A los poquitos días nos pudimos comunicar. Ellos se habían ido para Puerto Valdivia”.

No todos los habitantes corrieron con la suerte de Óscar. El saldo fue de 17 personas muertas y 1.200 reses robadas. El 30 de octubre, antes de irse de El Aro, los paramilitares incendiaron 42 de las 60 casas del pueblo y se llevaron 17 habitantes para que arrearan el ganado.

Durante una semana las autodefensas hicieron lo que quisieron en esa población sin que el Estado interviniera. Según los documentos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los habitantes pidieron ayuda a la Gobernación de Antioquia, al Ejército y a la Policía, pero ninguna autoridad se presentó en El Aro.

Óscar regresó un mes después, y aunque encontró su casa parcialmente destruida, vivió allí con su esposa por un tiempo. “Ahora vivo de arrimado donde una hija en Yarumal. El Estado solo me ha respondido como con 4 millones de pesos en varias cuotas, pero eso no alcanza para nada”.

En 2006 la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado por las masacres del El Aro y La Granja, otro corregimiento de Ituango. Los paramilitares Francisco Enrique Villalba, Carlos Castaño y Salvatore Mancuso fueron sentenciados a 40 años de cárcel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.