Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/02/04 18:00

El tal cierre de 50 jardines infantiles no existe

Esta semana se armó una controversia por el supuesto cierre de centros de atención a la primera infancia en Bogotá. ¿Qué fue lo que ocurrió?

Los desencuentros entre la anterior administración de Bogotá y la nueva de Peñalosa se han vuelto una constante. Foto: Archivo particular
;
Semana Educación

Esta semana circuló en las redes sociales un trino sobre el cierre de 50 jardines infantiles por parte de la administración de Enrique Peñalosa. La noticia fue reproducida por cientos de internautas, desde anónimos, hasta políticos. Entre ellos, el ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

"Todos los jardines infantiles quedaron con sus profesoras contratadas, las están echando y los están cerrando”, aseguró en twitter el ex mandatario, un trino que hasta el día de ayer sumaba 540 retwitts y 415 likes.

De acuerdo a la Secretaría de Integración Social (SDIS), ente operador de los centros a los que hizo referencia Petro, no existe tal cierre de 50 jardines. El número real es de 20, que se corresponde con los jardines que la anterior administración dejó “intervenidos” y cuyas obras de mejoramiento no se finalizaron a tiempo para el inicio de clases el 1 de febrero. El SDIS administra un total de 432 unidades para la primera infancia en los que atiende a más de 70.000 niños.

“Había algunos que tenían que estar en funcionamiento el 12 de enero, pero para nosotros fue muy complicado ponerlos a operar en el estado en el que nos los dieron. Por el momento, hemos conseguido poner a funcionar ocho, y uno está pendiente de visita de la Secretaría de Salud para darle el visto bueno. En total, hemos reasignado a 3.000 niños en otros centros hasta que garanticemos las condiciones en los jardines intervenidos”, aseguró a Semana Educación, Yolima Pérez Ariza, de la SDIS. Así pues, el número se reduce de 50 a 20 y, finalmente, a 12.

De esos 20 iniciales, tres de Ciudad Bolívar y uno de Tunjuelito, en el sur de la ciudad, están clausurados con carácter “definitivo” desde noviembre de 2015, cuando el equipo de Peñalosa todavía no era responsable de la toma de decisiones.

El gobierno de la Bogotá Humana adelantó en esas mismas fechas una disposición por la que los jardines están obligados a cumplir unos estándares de calidad para funcionar. “Nos dejaron con esa papa caliente, porque ahora debemos revisar los centros uno por uno para que se adecuen a esos mínimos. Cuatro de los jardines que ellos inauguraron el 30 y el 31 de diciembre los dejaron sin agua y luz, y los conteiner donde hicieron jardines provisionales ya están con fallas”, indicó Pérez Ariza.

También al inicio de esta semana, se suscitó otra polémica a raíz del cierre del jardín Arcoiris, en la avenida Caracas con Calle 34. Un hecho que sirvió para echar más leña al fuego con el tema de la clausura de centros por parte de la administración Peñalosa. A este respecto, Pérez Ariza fue tajante: “ese jardín ni siquiera lo opera el distrito, es dependiente del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar”

Esta publicación trató de ponerse en contacto con Gustavo Petro para conocer su versión sobre estos hechos. El ex alcalde no sólo no contesto, sino que bloqueó todo intento de comunicación.

¿Maestros despedidos o con contrato vencido?

El que sí atendió a este medio fue Jorge Rojas Rodríguez. El anterior secretario Distrital de Integración Social manifestó que “hasta el momento sabemos que no dan continuidad a 450 contratos de maestras pero no hay certeza del cierre de 50 jardines”.

Rojas Rodríguez se refiere a otro trino que surgió en las redes sociales junto a la polémica del cierre de jardines, y qué también se caracteriza por el baile de cifras. Y es que, primero se habló del despido inmediato de 100 maestras y personal administrativo. Luego pasaron a ser 350. Más tarde la cifra ascendió a 3.000 maestras, como indicaron ciertos medios de comunicación alternativos.

Según  el ex funcionario, la nueva administración no ha renovado a  450 maestros a los que se les venció el contrato el 31 de enero. “Yo mismo le dije a la nueva secretaria de Integración Social (María Consuelo Araujo) que los contratos expiraban en esas fechas”, comentó.

Para Rojas Rodríguez todavía es “pronto” hacer conjeturas sobre “lo que va a pasar” y qué rumbo tomarán las decisiones de la nueva secretaria en todo este tema. Sin embargo, y  como indicó a Semana Educación, es consciente de que el ente que dirige María Consuelo Araujo ya ha puesto en marcha un plan de contingencia para el tema de la contratación de personal.

A este respecto, de acuerdo a un documento al que ha tenido acceso esta publicación, de las 3.789 personas que tenía contratadas a 31 de enero la anterior administración para la atención a la primera infancia, sólo 92 no han renovado contrato después del  31 de enero. Los motivos de la medida de la nueva Secretaría son varios, aunque el principal es por incumplimiento de las obligaciones contractuales.

Yolima Pérez Ariza explicó que, si bien el 95% de los maestros continúan, es probable que hagan recortes por una cuestión de reducción de presupuesto. “El año pasado, esta secretaría funcionó con un  billón de pesos. Para este año, la anterior administración nos asignó una partida de 886 mil millones, ciento catorce mil millones de pesos menos”.

Friedrich Engels dijo una vez: “tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio, como una casa”. Pero he ahí el problema de internet, que no es un medio prudente. Hoy en día cualquiera vierte información que la mayoría de lectores toma por verídicas sin siquiera comprobar su autenticidad. 

PARA EL DEBATE

¿Se ha visto afectado por el cierre de algún jardín infantil por parte de la anterior administración y la nueva? Deje sus comentarios en nuestro Twitter @SemanaEd y @JuliaAlegre1

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.