Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/3/2014 4:00:00 PM

Siete claves para escoger jardín infantil

Los primeros años son fundamentales para desarrollar habilidades físicas, psicológicas y emocionales. Los padres deben buscar un lugar idóneo para sus hijos.

Semana Educación recoge siete consejos que los expertos les dan a los padres para encontrar el primer lugar educativo de sus niños. El personal, la filosofía del jardín y la infraestructura del plantel son elementos importantes a la hora de tomar una decisión.

1. Buena reputación

La investigación del mejor lugar para dejar al niño debe empezar con varios meses de anticipación. Un primer acercamiento le permitirá conocer tanto al personal que trabaja en el centro, como a los padres de otros niños, quienes podrán dar referencias de su propia experiencia.

Es importante hablar con las profesoras y demás miembros del plantel. Se debe preguntar por la formación profesional del equipo de trabajo. El personal debe ser idóneo, estar motivado y compartir una filosofía y objetivos claros sobre el cuidado infantil.

2. Revisar cumplimiento de requisitos legales y protocolos de seguridad

Los permisos legales y la licencia de funcionamiento deben estar vigentes. La actitud del personal debe ser abierta en todo momento. Los canales de comunicación entre el colegio y las familias deben estar claramente establecidos. Los padres deben estar oportunamente informados sobre las normas y protocolos de seguridad y los planes de contingencia que se implementarán ante cualquier emergencia.

3. Periodo de adaptación

Cada menor tiene procesos diferentes. El jardín debe brindar al niño y a sus padres la posibilidad de adaptarse, de establecer confianza. Debe ser un sitio de puertas abiertas, que a pesar de las reglas establecidas, priorice en las emociones y necesidades de los infantes.

Los padres deben tener la posibilidad de visitar a sus hijos en diferentes horas del día para ser testigos de cómo se los cuida, de su adaptación y de su bienestar. El centro debe promover la participación de los padres en actividades culturales o de acompañamiento.

4. Conocer la metodología y el proyecto educativo institucional

En las primeras etapas del desarrollo infantil es fundamental el respeto por el ritmo de evolución de cada fase de crecimiento. Por eso hay que cuidarse de los extremos. En este momento de la educación no hay que buscar un lugar en donde solo cuiden al niño, ni es sinónimo de calidad un centro donde promuevan aprendizajes adelantados para la edad. La clave está en un lugar especializado en educación infantil, dirigido por profesionales que saben y conocen las intervenciones adecuadas para cada edad.

5. Instalaciones adecuadas

Además de seguro, el jardín infantil debe ser un lugar limpio y agradable, con espacios que permitan el juego libre, la actividad física, y el trabajo lúdico y artístico. La cantidad y calidad del material didáctico es un aspecto subjetivo. Muchos logran hacer más y mejores cosas cuando recurren a la creatividad y logran aprovechar eficazmente los recursos disponibles.

Por ser el entorno donde los niños empiezan a socializar y a aprender, son importantes los espacios y materiales que faciliten estos procesos. Una buena biblioteca a su alcance, les permitirá familiarizarse con los libros y generarles gusto por ellos.

6. Que se parezca a la casa

Debe haber en común aspectos fundamentales, sobre las pautas de crianza y expectativas, entre el jardín infantil y el hogar. Si una familia está más enfocada hacia lo académico, hacia lo lúdico o hacia el desarrollo físico, afectivo o social, debe buscar el sitio que priorice y promueva cualquiera de esos enfoques o se acerque a su ideal.

7. Observación permanente

Una vez escogido el jardín y superada esa primera etapa de adaptación, se debe vigilar de cerca la evolución de cada niño. Es indispensable observar los avances en el desarrollo psicológico, motriz y emocional y estar atento a cualquier cambio de actitud. Hay que intervenir si demuestra miedo o rechazo claramente manifiesto o si por el contrario se presentan señales de retroceso en algunos procesos que ya se habían superado, como el control de esfínteres o el habla.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.