Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/10/26 00:00

Carros bomba en Bagdad deja 155 muertos y 721 heridos

Al parecer el objetivo de los ataques era demostrar que el líder iraquí Nuri al-Maliki no puede garantizar la seguridad a los ciudadanos.

Carros bomba en Bagdad deja 155 muertos y 721 heridos

Dos poderosos coches bomba devastaron el domingo el centro de Bagdad, matando a por lo menos 155 personas e hiriendo a mas de 700, en lo que constituyó el peor ataque con explosivos en Irak en más de dos años, informaron las autoridades.

Los estallidos ocurrieron con un minuto de diferencia en los parques de estacionamiento del Ministerio de Justicia y de las oficinas del Concejo Provincial de Bagdad durante la hora pico matutina, cuando la gente se dirigía a sus trabajos.

Entre los muertos estaban 35 empleados de ese ministerio y cuando menos 25 miembros del personal del Concejo, dijeron funcionarios policiales y médicos que hablaron a condición de guardar el anonimato porque no tenían autorización para hablar con los medios de prensa. Al menos 721 personas quedaron heridas, entre ellas tres contratistas estadounidenses.

La calle donde se produjeron las detonaciones acababa de ser reabierta al tráfico de vehículos hace seis meses. Poco después, las barreras para contener explosiones fueron recolocadas, con el fin de permitir que el tráfico pasara más cerca de los edificios gubernamentales. El primer ministro Nuri al-Maliki había dicho que esos cambios eran un indicio de que ya había más seguridad en la ciudad.

El líder iraquí caminó entre los automóviles destrozados y ennegrecidos, ubicados frente a las barreras para contener explosiones, las cuales habían sido decoradas con escenas pacíficas de las calles de Irak. En el Ministerio de Justicia las ventanas y los muros de las fachadas que daban a la calle habían desaparecido, y de los tubos destrozados salía agua mezclada con sangre.

Al-Maliki ha apostado su reputación política y su intento por reelegirse en su capacidad para traer la paz a Irak, y se comprometió a castigar a los responsables, de quienes dijo querían "extender el caos en el país, socavar el proceso político e impedir las elecciones parlamentarias".

Pero los ataques del domingo parecían estar destinados a mostrar al líder iraquí como incapaz de proporcionar seguridad a la atormentada ciudad, socavando gran parte del apoyo político que tiene.

Los atentados ocurrieron justo horas antes de que los principales funcionarios de Irak se reúnan con los jefes de los partidos políticos con el fin de alcanzar una solución negociada en torno a las normas electorales necesarias para llevar a cabo los comicios de enero.

El presidente estadounidense Barack Obama, que anteriormente en la semana reafirmó el compromiso de Estados Unidos de retirar sus tropas del país, le llamó a al-Maliki para ofrecerle sus condolencias.

"Estos atentados no tienen otro propósito que el asesinato de hombres, mujeres y niños inocentes, y sólo revelan los intereses destructivos y llenos de odio de aquellos que le niegan al pueblo iraquí el futuro que se merece", dijo Obama.

Yasmín Afdhal, una empleada de 24 años en el Concejo de Bagdad, dijo que tras la primera explosión decenas de empleados comenzaron a escapar del edificio.

"Las paredes se derrumbaron y tuvimos que salir corriendo", dijo Afdhal, que no resultó herida en la explosión.

Ninguna organización ha reclamado la responsabilidad hasta ahora, pero los coches bomba de esta magnitud han sido el sello de los rebeldes suníes que buscan derrocar al gobierno del país, dominado por chiíes.

Aunque la violencia se ha reducido de forma drástica en el país en comparación con el punto álgido de las tensiones sectarias, explosiones como las del domingo demuestran la precariedad de los logros en seguridad y la habilidad de los insurgentes de realizar ataques devastadores en el corazón de lo que se supone es una de las zonas más seguras de Bagdad.

La zona de los estallidos está muy cerca de la llamada Zona Verde, fuertemente protegida, donde se encuentra la embajada estadounidense, al igual que las oficinas de al-Maliki.

El general de división Qassim Atta, portavoz del Servicio de Seguridad de Bagdad, dijo que las explosiones fueron causadas por coches bomba.

"Ellos están atacando al gobierno y el proceso político del país", dijo Atta a The Associated Press.
 
AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.