Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2014 12:00:00 AM

Siguen los escándalos en el Servicio Secreto

En la última revelación se supo que la agencia dejó subir a Obama a un ascensor con un hombre armado.

En la que viene a ser la más reciente revelación de las fallas en la seguridad presidencial en EE. UU., este martes se supo que el pasado 16 de septiembre, el presidente Barack Obama estuvo en un ascensor con un contratista de seguridad armado y con antecedentes por agresión.

El hecho se produjo durante la visita del mandatario a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en Atlanta.

Según el diario The Washington Post, el empleado de seguridad despertó las sospechas de los agentes del Servicio Secreto al negarse a dejar de grabar con su móvil a Obama durante los minutos que compartieron espacio.

Cuando salieron del ascensor, los agentes le interrogaron y descubrieron que había sido declarado en tres ocasiones culpable por asalto y agresiones, así como que estaba en posesión de un arma en ese momento.

La directora del Servicio Secreto, Julia Pierson, no remitió lo ocurrido a la unidad de investigación que revisa normalmente las violaciones de protocolo sino que prefirió una "revisión interna", según las fuentes del Post.

Este incidente ha trascendido el mismo día que Pierson compareció en una audiencia ante la Cámara de Representantes para responder ante los fallos de seguridad de la agencia que dirige, el último ocurrido el 19 de este mes cuando un hombre armado logró por primera vez entrar en la Casa Blanca.

La revelación la hizo la congresista Jason Chaffetz citando a un confidente después de la comparecencia ante el Congreso de Julia Pierson, máxima responsable del Servicio Secreto, la agencia encargada de la seguridad presidencial.

Otro lapso

"Esta persona estuvo presente a una distancia de un metro del presidente con un arma", señaló el congresista de Utah Jason Chaffetz, quien indicó que un informante anónimo le informó del incidente.

Un oficial del Servicio Secreto lo confirmó, pero rechazó hacer comentarios.

El lapso de seguridad contravino el protocolo que establece que sólo los miembros del Servicio Secreto pueden llevar armas en presencia del presidente.

Según el Washington Post, el hombre tiene tres convicciones por asalto y agresión.

Este es otro hecho vergonzoso para Pearson, quien fue interrogada en el Congreso por el incidente protagonizado por el veterano de guerra Omar González, que saltó la valla de la Casa Blanca y llegó a entrar a la residencia presidencial.

La encargada del Servicio Secreto se hizo responsable del incidente ante un hostil comité que calificó de "inaceptable" el lapso de seguridad en la Casa Blanca.

Omar J. González, un texano de 42 años, podría recibir una condena de un máximo de 16 años de cárcel por los cargos de allanamiento de morada armado (delito federal), portar un arma fuera de una casa o un centro de negocios y por la posesión ilegal de munición (delitos en el Distrito de Columbia), informó el miércoles el Departamento de Justicia.

El acusado logró saltar la verja del jardín de la Avenida Pensilvania, recorrer los 60 metros que la separan del Pórtico Norte, entrar en la mansión presidencial y atravesar los 24 metros de largo que tiene la East Room antes de ser detenido por un agente.

Con BBC Mundo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.