Domingo, 22 de enero de 2017

| 2016/03/16 21:43

Hay conservadores que quieren estar con el Gobierno

La decisión de David Barguil de mantenerse fuera de la Unidad Nacional, como lo dijo a Semana.com, no tiene pleno respaldo en los senadores de la colectividad.

La división en el partido sigue latente. Foto: Dinero

“Decidimos que nos mantenemos por fuera de la Unidad Nacional”. La frase fue de David Barguil, presidente del Partido Conservador, quien después de la agitada junta de parlamentarios del miércoles anunció a Semana.com que el Partido seguiría al margen de la coalición de gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Con esa declaración, Barguil parecía poner sello a las discusiones internas que por más de tres meses han agitado las aguas dentro del conservatismo, ante una inminente posibilidad de regresar al lado del gobierno Santos, que parecía estar cada vez más cercana.

Pero su afirmación está lejos de reflejar el sentimiento que existe entre congresistas del partido, que más allá de la postura de su presidente, son partidarios de sumarse a la Unidad Nacional.

Semana.com dialogó con varios congresistas y comprobó que, lejos de haber una posición única, la división en el partido sigue latente. Por eso este no es más que un nuevo episodio en la novela azul, un partido que desde el 2014 se debate entre Santos o el camino de la independencia, pero en el que lejos está una postura definida.

Barguil ha sido quien ha empuñado la bandera de la independencia. Desde cuando fue elegido presidente del Directorio Nacional no sólo ha criticado al Gobierno en sus políticas económicas, sino que advirtió con tiempo la crisis energética, y ha citado debates de control político.

Ha desarrollado su objetivo de fortalecer el partido desde el camino de la independencia y sin reclamos burocráticos. Hoy el partido tiene menor representación en el Gobierno que antes. Pero no significa que cuente con el respaldo de todos sus parlamentarios. Incluso los de mayor músculo electoral, como los senadores Roberto Gerlein, Efraín Cepeda, Hernán Andrade, Nidia Marcela Osorio, entre otros, son tan incondicionales.

Cepeda, uno de los que más han promovido el regreso a la coalición de gobierno, dice que en el Senado mantendrán la misma postura, apoyo al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y apoyo al proceso de paz. “Aquí hay dos caras de la moneda, o estar en la foto de la firma de la paz, o la foto de la ruptura de la paz. En la primera es la que debemos estar para catapultar el partido”.

Nidia Marcela Osorio, vicepresidenta del Senado, considera que la afirmación de Barguil no representa la posición mayoritaria del partido. Esa mayoría, en su criterio, “está con el Gobierno” y la prueba fehaciente son todas las votaciones en el Congreso a los proyectos del Ejecutivo. “El respaldo al Gobierno ha sido evidente”, asegura.

Juan Manuel Corzo, expresidente del Senado, está alineado con Barguil. “Sentimos que el partido nunca ha sido escuchado, no es tomado en cuenta en las decisiones del Gobierno, está ausente en el tema La Habana”. El congresista asegura que “los demás parlamentarios están muy incomodos con las políticas del Gobierno”.

Esta división se remonta al debate presidencial del 2014. De forma sorpresiva, las bases de la colectividad derrotaron a los parlamentarios que pretendían apoyar la reelección del presidente Juan Manuel Santos, y en una convulsa convención, Marta Lucía Ramírez terminó haciéndose con la candidatura oficial del partido. Luego, en segundo vuelta, ella se sumó al uribista Óscar Iván Zuluaga.

Por eso, la excandidata presidencial asegura que este es un asunto zanjado desde hace dos años. “Este partido debe ser autónomo, no tiene que estar plegado al Gobierno, máxime cuando hay muchos temas que nos preocupan. No podemos ser el apéndice de Santos, lo que nos corresponde es liderar los temas nacionales, y no mantenernos al mejor postor.  (…) El partido va más allá de los parlamentarios”.  

Lo que se advierte es que las declaraciones de Barguil no necesariamente son la última palabra y que la división que ha marcado al conservatismo en el último tiempo se pueda resolver en los próximos meses.

Los conservadores convocarán a una nueva convención, escogerán nuevas directivas y probablemente, volver a salir en la foto junto al presidente Santos vuelva a ser tema de discusión. Parece un tema de nunca acabar. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.