Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/01/01 21:00

Al Gobierno le suena el metro de Peñalosa

Tras la posesión del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, el Gobierno destapó sus cartas y reconoce que es necesario hacer un metro más barato.

Enrique Peñalosa se reunió con el presidente Juan Manuel Santos tras ser elegido. Foto: SIG

La construcción de la primera línea del metro para Bogotá será una prioridad en la administración de Enrique Peñalosa, la idea es mejorar la movilidad de los capitalinos, pero, en el centro del debate está la manera como se debe construir este sistema de transporte.

La definición de lo que se debería hacer está en manos del propio gobierno nacional, que aportará el 70 % del costo de la obra. Este primero de enero el vicepresidente Germán Vargas Lleras destapó las cartas del Ejecutivo.

La administración de Gustavo Petro dejó listos los estudios de ingeniería de detalle que se adelantaron en sus cuatros años de Gobierno. Los mismos determinan que el sistema se debe construir subterráneo, al igual que las estaciones.

En la campaña y tras las elecciones, el alcalde Enrique Peñalosa vendió una idea distinta a los capitalinos. Dijo que el trazado se podría cambiar y que en algunas zonas el metro podría ser elevado. Pero sobre todo, señaló que un metro por la superficie reduciría los costos a casi el 70 % por kilómetro construido.  

Con el cambio de administración, el gobierno nacional, que financiaría el 70 % de la obra, le llama la atención a que se reduzcan los costos. Así lo dijo el su momento el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, que aseguró semanas atrás que se debería buscar una salida rápida, pero también “una solución económica”.  

Ahora el vicepresidente Germán Vargas Lleras quien está encargado del tema de la infraestructura en el país, no solo confirmó que el Gobierno Nacional y representantes de Peñalosa tienen mesas de trabajo para debatir la propuesta, también que le apuntan a una solución más barata.

Hay dos razones para aceptar la propuesta de Peñalosa, la primera la reducción de los costos proyectados de la obra que costaría 13,1 billones de pesos. La otra, y más relevante, es el incremento del precio del dólar, que el en 2015 rozó los 3.500 pesos.  

“En términos de pecios y con la devaluación que hemos tenido en el país en los últimos meses, el costo del metro se ha elevado enormemente”, dijo el vicepresidente Germán Vargas Lleras.  

Existe otra razón de peso. Aunque el Ejecutivo ha ratificado el compromiso de financiar los 9,65 billones de pesos, para el vicepresidente “la ciudad tiene que aprestarse a colocar lo que le toca (4,14 billones de pesos) y eso en el presupuesto que fue presentado (por el Distrito) no está claro”, reconoció luego de la posesión del alcalde capitalino.

Lo cierto es que el exalcalde Petro no dará su brazo a torcer. Semanas atrás anunció una convocatoria ciudadana para que Peñalosa respete el trazado y los estudios que determinaron que el metro debe ser subterráneo. El debate apenas inicia, aunque ahora en la era Peñalosa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.