Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/19/2016 7:43:00 PM

Chocó y su grito de protesta para este 20 de julio

Los chocoanos saldrán a las calles para protestar por el olvido por parte del Gobierno. Piden que se termine la vía al mar y se instale la electricidad en 11 municipios, entre otros temas urgentes.

Este 20 de julio el país celebra el Día de la independencia, se instala un nuevo período en el Congreso de la República y cumple un año el cese al fuego unilateral por parte de las FARC. Pero a la celebración de este miércoles festivo no se unirá Chocó.

Allá, los ciudadanos no izarán la bandera de Colombia, sino la del departamento. Saldrán a las calles para protestar en contra de las inequidades y lo que llaman olvido por parte del Gobierno. Más que un grito de independencia, es un grito de rebeldía. Funcionarios, empresarios, estudiantes, periodistas, todos saldrán a marchar a las calles de los principales municipios del departamento.

“Escogemos el 20 de julio porque es algo simbólico, no porque seamos un movimiento separatista. Asistirá desde el gobernador hasta el último trabajador (…) Las marchas de este miércoles son la preparatoria para un paro cívico que empezará el próximo 17 de agosto, será una protesta de mayor envergadura”, dijo a Semana.com Jorge Salgado, vocero del Comité Cívico por la Salvación y la Dignidad de Chocó.

Los chocoanos están decididos a entrar en paro hasta que el Gobierno oiga sus peticiones. Quieren que en el departamento se termine la vía al mar, la carretera que comunicaría cuatro zonas de Chocó: Pacífico, Baudó, San Juan y Atrato.

“En 1967 se inició esa carretera, pero aún faltan 60 kilómetros de construcción. El gobierno de Santos no ha invertido un solo peso en este proyecto. Esa sería la obra cumbre de Chocó, ayudaría a potencializar la economía, el agro. ¿Cómo es posible que no exista una vía para llegar de Quibdó a Bahía Solano o a Nuquí? Hay lugares a los que sólo se puede acceder por avioneta”, manifestó Salgado.

No es lo único que quieren. De acuerdo con el vocero del comité organizador, 11 municipios de Chocó –como Acandí, Unguía, Bojayá, Medio Atrato, Nuquí, Alto Baudó, Medio Baudó, Bajo Baudó, entre otros– no cuentan con energía eléctrica. “Estos municipios tienen plantas ineficientes que funcionan cuatro o cinco horas al día y que a los seis meses están malas. Los habitantes de estos lugares permanecen como en la edad media, con mechones de petróleo para tener luz. Sin energía es imposible que haya desarrollo. Chocó es el departamento que más desconexiones eléctricas tiene en el país”, recalcó.
Los habitantes de este departamento también quieren que el Gobierno invierta en salud, pues Chocó no cuenta con ningún hospital de tercer nivel.

Pero el mensaje de protesta de este 20 de julio no va solamente para el gobierno nacional, sino también para las autoridades regionales que administran los recursos.

Para nadie es desconocido que en muchas ocasiones el Gobierno destina dineros para distintos sectores, pero estos se pierden en el camino. Así quedó demostrado recientemente con el presunto fraude de 4.000 millones de pesos a la salud del departamento en el que se vio involucrado el exgobernador Efrén Palacios, quien afronta un juicio por ese tema.

“Como ese hay muchos otros casos. Si bien el Chocó necesita urgentemente recursos para salir del atraso en el que se encuentra, tampoco se puede negar la cantidad de recursos invertidos en el departamento y que terminan en poder de contratistas ligados con políticos, entre otros hechos”, dijo un periodista de la zona.

Le puede interesar: Lista acusación a exgobernador del Chocó Efrén Palacios

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.