Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/08/02 20:35

Concejo alista ‘cheque’ de $2,1 billones para Transmilenio

Este miércoles se da por descontado que el cabildo de Bogotá aprobará el cupo de endeudamiento, del que una gran tajada irá al Sistema de Transporte Masivo de la ciudad.

En los cuatro años el alcalde podrá invertir 2,1 billones de pesos. Foto: Archivo particular

Si no pasa nada extraordinario, este miércoles el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, recibirá el visto bueno de parte de la plenaria del Concejo para que pueda contraer obligaciones financieras con la banca multilateral o nacional por 5,3 billones de pesos, el mayor monto que el cabildo haya autorizado en la historia.

La chequera que recibiría Peñalosa, cuya destinación quedará establecida en con la aprobación del proyecto, tiene objetivos específicos. Uno de ellos, que equivale al 42 % del cupo de endeudamiento, está encaminado a construir infraestructura para Transmilenio.

En los cuatro años, el alcalde podrá invertir 2,1 billones de pesos, una suma nada despreciable que se constituye en la mayor apuesta de la actual administración para darle un giro a este sistema de transporte que, para los expertos, ya no responde a las necesidades de los usuarios.

Y no es para menos, en la primera administración de Enrique Peñalosa (1998-2000) fue precisamente él quien ideó e impulsó la construcción de este sistema que en la actualidad traslada 2,3 millones de pasajeros al día.

Ahora, la apuesta de la Administración Distrital es aún más ambiciosa, no sólo por el monto que invertiría la administración, también por el número de obras que buscan interconectar este servicio.

Con el dinero del cupo de endeudamiento, la Alcaldía piensa adelantar grandes obras de infraestructura. El principal de los proyectos es la construcción de una nueva troncal, la de la carrera Séptima.

Le recomendamos: Las cuatro medidas urgentes para mejorar a Transmilenio

No es un secreto que la mayor aspiración del alcalde es que los bogotanos se muevan en buses articulados. Así lo defendió en la campaña y ahora lo deja claro con la solicitud al Concejo de la aprobación del cupo de endeudamiento.

Por eso, la administración Peñalosa considera que Transmilenio debe rodar por la carrera Séptima, esta propuesta se convirtió en una prioridad. Para esta iniciativa también están previstas la compra de terrenos y la ampliación de patios de las troncales, la ampliación de plataformas en el Portal del Norte y de la calle 80 y la construcción de 73 estaciones en las que se adecuaraán nuevos vagones en los que Transmilenio ha detectado que presentan “saturaciones”.

Podría leer: Transmilenio pierde $555 millones diarios por ‘colados’

En el cabildo se da por descontado que se aprobará este miércoles el cupo de endeudamiento. La concejala de la Alianza Verde Lucía Bastidas defendió el monto que se piensa destinar. “Transmilenio se necesita para la movilidad de Bogotá y la infraestructura quedó pequeña, por lo que la ampliación es urgente. Esta debe quedar ligada al metro”.

Otros no piensan lo mismo. El concejal del Polo Democrático Manuel Sarmiento cuestionó que el gobierno distrital promueva el negocio de Transmilenio para “beneficiar a los privados”. Además dijo que “se va a priorizar la carrera Séptima, que no tiene estudios. La Universidad Santo Tomás ya dijo que es muy angosta para construir Transmilenio”.

Con voces a favor y en contra el cabildo tomará una decisión este miércoles y la Alcaldía quedará autorizada para endeudarse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.