Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2013/08/29 00:00

Disturbios en Bogotá y toque de queda en Soacha

La zona del sur de la capital es la más afectada. Encapuchados bloquean vías y la Policía busca controlar la situación.

Manifestantes bloquearon la autopista Sur, al ingreso a Bogotá. Foto: Diana Sánchez / SEMANA
;
EFE

La mayor parte de las 15 movilizaciones de la jornada de protesta en Bogotá ya está llegando al centro de la ciudad, por lo que se cerró la carrera séptima entre la calle 28 y la Plaza de Bolívar. 


A la altura de la calle 22 se dieron enfrentamientos entre encapuchados y agentes del ESMAD, quienes respondieron con gases lacrimógenos. Allí concurren manifestantes campesinos, estudiantes universitarios, sindicalistas e incluso miembros de la Marcha Patriótica.

En cuanto a Soacha, al sur de la capital, se decretó toque de queda entre 9:00 p. m. y 4:00 a. m. por las diferentes manifestaciones en las que se impidió el tránsito de vehículos de transporte público.


En ese municipio, el ESMAD se enfrentó con decenas de personas a causa del bloqueo de la autopista Sur, vía que comunica Soacha con el suroccidente del país con Bogotá. 


El escenario hace parte de las marchas programadas por diversos sectores que se unieron al paro del sector agropecuario que comenzó hace once días y deja hasta ahora un saldo de al menos cinco muertos.


La circulación de vehículos por las principales avenidas de Bogotá, que suele ser caótica a primeras horas de la mañana, presentaba este jueves una fluidez poco habitual, sin los embotellamientos que caracterizan a una ciudad que cuenta con cerca de ocho millones de habitantes.


La disminución del tránsito automotor se debe en parte a la suspensión de clases en la mayoría de colegios y universidades de la ciudad y a la decisión de muchos transportistas de no sacar sus vehículos por temor a ser objeto de ataques por parte de los manifestantes.


En la autopista sur manifestantes bloquearon la vía e impidieron el paso de los pocos autobuses públicos que circulaban esta mañana por el sector.


Pasajeros denunciaron a emisoras de radio que en algunos puntos de esa avenida, grupos de manifestantes detuvieron a los vehículos de transporte público y ordenaron a los viajeros apearse de ellos, lo que los obligó a seguir a pie hasta sus lugares de destino.


De igual manera han comenzado a presentarse concentraciones, especialmente de estudiantes y sindicalistas que marchan por algunas calles del centro de la ciudad de manera pacífica, sin llegar a bloquear las vías, salvo pequeños incidentes con la Policía.


Las marchas partieron de diferentes puntos de la ciudad para confluir en la céntrica Plaza de Bolívar, a donde deben llegar también manifestaciones de sindicalistas, trabajadores de la salud, del sector petrolero y camioneros, entre otros.

Estudiantes marchan

En una de las caminatas, varios centenares de universitarios, en su mayoría de la Universidad Pedagógica, recorrieron la carrera séptima gritando consignas de apoyo a los campesinos y en contra del Gobierno.

"Ahí están, esos son los que roban la nación" coreaban los manifestantes frente a los bancos, seguidos a prudente distancia por una treintena de agentes del ESMAD de la Policía.

Otra marcha partió de la estatal Universidad Nacional, cuya rectoría suspendió las clases de manera indefinida hasta que retorne la normalidad debido a que en ese centro educativo se registran protestas de estudiantes y choques esporádicos con la Policía desde hace días. Las autoridades académicas "han realizado intentos por mantener diálogos que permitan acabar con las vías de hecho, los cuales han resultado infructuosos y por el contrario han derivado en agravios personales", según declararon.

A la protesta se sumaron también grupos de estudiantes del SENA, que reclaman más recursos para esa institución de artes y oficios, y de algunas universidades privadas.

En su recorrido por las calles de Bogotá, algunos manifestantes con el rostro cubierto lanzaron bolas de pintura contra sucursales bancarias y escribieron en las fachadas pintadas en las que culpan al sector financiero de la crisis del campo colombiano que hace 11 días desencadenó la huelga del sector y que ha dejado cinco muertos.

"Aquí está el dinero de los campesinos colombianos", escribieron en la entrada de uno de los bancos, mientras en otro decía "El paro agrario sí existe", en alusión a un comentario hecho el fin de semana por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien dijo que no había huelga nacional, aunque dos días después se vio obligado a rectificar.

Los estudiantes portaban pancartas en las que se leían frases como "La educación es un derecho" o "Fuera el TLC", el Tratado de Libre Comercio de Colombia con Estados Unidos, a cuya entrada en vigor, en mayo del 2012, el sector agrario atribuye parte de sus dificultades por el ingreso al país de productos del campo que compiten con los nacionales.

Manifestaciones similares se llevan a cabo en otras ciudades del país, razón por la cual se suspendieron clases en miles de escuelas, colegios y universidades.

"Hay situaciones que dan pie para protestar, pero, ojo, no caigamos en manos de los violentos, no permitan que los violentos se apoderen de esas protestas", pidió esta mañana Santos en una declaración desde la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

Otras protestas

Además de los bloqueos que desde cuando comenzó la huelga agraria se registran en numerosas carreteras del país, camioneros interrumpieron la circulación en la autopista que comunica Bogotá con Medellín, cerca al municipio de Santuario (Antioquia), en apoyo a los campesinos.


En esta jornada de protesta están autorizadas 48 marchas en todo el país, para las que se han dispuesto 20.000 policías que buscarán garantizar la seguridad de los ciudadanos, según manifestó el general Yesid Vásquez, director encargado de seguridad de esa institución.


Al referirse a las marchas de este jueves, el presidente Santos hizo un llamamiento “a la cordura” para que las manifestaciones transcurran sin incidentes violentos como los que se han registrado en los últimos días en barrios de la periferia de Bogotá y municipios vecinos, donde han ocurrido acciones vandálicas.


“Sé que hoy va a haber manifestaciones en diferentes ciudades, aquí en Bogotá, que quieren solidarizarse con los campesinos. Hay situaciones que dan pie para protestar, pero, ojo, no caigamos en manos de los violentos, no permitan que los violentos se apoderen de esas protestas”, manifestó el mandatario colombiano.


Mientras tanto, en Tunja, delegados del Gobierno y los campesinos negocian por tercer día consecutivo un acuerdo que ponga fin a la huelga y permita que se levanten los bloqueos en 55 puntos de las carreteras de esa región del centro de Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×