Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/30/2015 11:26:00 PM

Herederos de la parapolítica detrás de la esposa de Yahir Acuña

Su esposa, Milene Jaraba, se inscribió como candidata con el apoyo de cuestionados dirigentes, como el tuerto Gil, la congresista Carmen Pestana y el clan de ‘La Gata’.

Acompañada por decenas de simpatizantes, que en una multitudinaria caravana colapsaron varias calles de Sincelejo, Milene Jaraba, esposa del excongresista Yahír Acuña, se inscribió como candidata a la gobernación de Sucre.

Una candidatura que no solo pone a temblar a la clase política tradicional del departamento. También enciende las alarmas sobre los numerosos cuestionamientos que rodean a quienes apoyan su aspiración, empezando por su esposo. En Sucre, y luego de su inscripción, que fue avalada por el partido Opción Ciudadana (antiguo PIN), muchos dan a Milene como segura ganadora en los comicios del próximo 25 de octubre. De conseguir el triunfo en las urnas, pocos dudan que el cuestionado congresista Yahír Acuña será quien gobierne los destinos del departamento, eso sí, en ‘cuerpo ajeno’.

Las intenciones de Yahír Acuña por ser el ‘amo y señor’ de Sucre quedaron en evidencia en octubre del año pasado, cuando decidió renunciar a su curul en la Cámara de Representantes tan solo tres meses después de haber tomado posesión de ella. Lo hizo para no inhabilitarse para las próximas elecciones y anunció que sería candidato a la gobernación de su departamento.


Milene Jaraba y senadora del Partido Conservador Yamina del Carmen Pestana.

Acuña, desde que irrumpió en la política nacional, no ha podido desvirtuar del todo los rumores que lo señalan como uno de los ahijados políticos de la empresaria del chance Enilce López ‘La Gata’, ni tampoco las versiones que lo relacionan como presunta ficha de los paramilitares en el departamento. Incluso es ahijado político del exgobernador de Sucre Salvador Arana, quien purga una condena a 40 años por paramilitarismo en la cárcel El Bosque de Barranquilla.

De hecho, esa nube de señalamientos que se ha posado sobre Acuña motivó a que desistiera de aspirar, directamente, a la gobernación. En total tiene cinco investigaciones en la Corte Suprema de Justicia, y en Sincelejo se advierte que por el temor a decisiones desfavorables fue que decidió promover la candidatura de su esposa. Acompañada por decenas de simpatizantes, que en una multitudinaria caravana colapsaron varias calles de Sincelejo, Milene Jaraba, esposa del excongresista Yahír Acuña, se inscribió como candidata a la gobernación de Sucre.

Milene Jaraba renunció a la Asamblea de Sucre el pasado 18 de marzo, y aunque pertenecía al movimiento Afrovides, se inscribió por el partido Opción Ciudadana, antiguo PIN.


Milene Jaraba al momento de inscribir su candidatura. A la derecha, la senadora Doris Vega, esposa del ‘ Tuerto’ Gil.

El apoyo a su candidatura fue una auténtica novela en el departamento, pues los congresistas sucreños de Opción Ciudadana se comprometieron a apoyar al excongresista Eduardo Pérez Santos, que además fungía como el candidato que respaldarían en el departamento los partidos de la Unidad Nacional.

Pero pese a ese respaldo, el dueño del antiguo PIN, el excongresista Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil, quien pagó cárcel por comprobados vínculos con el paramilitarismo, decidió entregarle el aval a la esposa de Acuña. Una decisión que tiene fracturado el partido. De hecho, la senadora Doris Vega, esposa de Gil, fue quien ‘apadrinó’ la inscripción de Milene Jaraba.

El aval de Gil terminó siendo determinante para Acuña y su esposa, pues como el Consejo Nacional Electoral anuló la personería jurídica del movimiento ‘100 % Colombia’, fundado por Acuña, este se vio obligado a conseguir un aval. Partidos como la U y el Conservador le cerraron la puerta. Solo el antiguo PIN, un partido diezmado por el número de parlamentarios que terminó preso por escándalo de la ‘parapolítica’.


Yahir Acuña acompaña la publicidad de la campaña de su esposa Milene Jaraba.

Pero el aval del ‘Tuerto’ Gil no es el único que preocupa en Sucre. A última hora, y en contra de la decisión del partido Conservador, la senadora Yamina del Carmen Pestana se sumó a la candidatura de Milene Jaraba, y así se dejó retratar antes de la inscripción de la candidata.

Pestana fue uno de los ‘palos’ de las elecciones de Congreso del 2014. Sin ningún antecedente en elecciones nacionales, sacó 85.093 votos para el Senado, siendo la quinta votación más alta del Partido Conservador. Es heredera de uno de los primeros dirigentes vinculados con la parapolítica y su hermano, el exdiputado de Sucre Pedro César Pestana, fue condenado a prisión, pero logró evadir la pena al argumentar que como miembro de la etnia indígena zenú, montó su prisión en este resguardo indígena.

Al conocer la adhesión de la congresista conservadora, el presidente del partido, David Barguil, le dijo a Semana.com que no puede responder por las actuaciones que, a título personal, hagan sus congresistas. Pero reiteró que institucionalmente el Conservatismo no avalará las aspiraciones políticas de Acuña ni de su esposa.

El respaldo del Tuerto Gil y de la senadora Pestana fueron los que en últimas terminaron por impulsar las aspiraciones políticas de Yahir Acuña a través de su esposa, como lo demuestran los primeros afiches que se colgaron en las calles de Sincelejo y que acompañaron la inscripción de Milene Jaraba. En el departamento se dice que no habrá quién le dispute la gobernación en las urnas, más aún cuando logró el respaldo de dos herederos de la parapolítica.


El martes Yahir Acuña quiso pasar desapercibido en la inscripción de su esposa pero en las calles fue saludado por sus simpatizantes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.