Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/05/16 00:00

"Increíble que después de Yidis sigan en las mismas"

El senador Juan Fernando Cristo tercia en la discusión nacional y se refiere a las zonas francas, a la reforma política y al referendo por la reelección.

“ Antes de irse, el fiscal iguarán nos dejará establecido quiénes eran los que chuzaban ”

El recién nombrado director de la campaña de Rafael Pardo, Juan Fernando Cristo, apunta toda la artillería a los funcionarios que, según él, están convirtiendo el otorgamiento de las zonas francas en negocio. Es protagonista de la votación del referendo reeleccionista y defensor de la Ley de Víctimas. Se acerca a 'La guillotina', pero cree que la verdadera guillotina es la reforma política.

GUSTAVO GÓMEZ: ¿Por qué nos estamos llenando de zonas francas?

JUAN FERNANDO CRISTO: Porque el gobierno entendió que era, además de un supuesto mecanismo para promover la inversión, un instrumento de "clientelismo franco": repartir a dedo zonas francas a los empresarios amigos, a los que promovieron la reelección o a los que están con el referendo.

G.G.: ¿Favorecimiento o generación de confianza inversionista?

J.F.C.: Yo lo llamaría el regalo inversionista. Está haciendo carrera mandarle al empresario el mensaje de que si se acerca a la política puede obtener beneficios de las decisiones de gobierno.

G.G.: ¿El exceso de zonas francas afectará las finanzas del Estado?

J.F.C.: Van a ser un verdadero agujero negro fiscal para el país en los próximos 15 años. Eso y los contratos de estabilidad jurídica, que comprenden también garantías tributarias, tendrán efectos nocivos. Las zonas francas se pensaron en épocas de vacas gordas, cuando había buenos ingresos y se podían regalar recursos fiscales.

G.G.: ¿Vamos a terminar 'pagando el pato' de esas exenciones?

J.F.C.: Claro, el gobierno dizque buscando plata para garantizar el esfuerzo militar, hablando del impuesto del patrimonio, y, por otro lado, dejando escapar los recursos. Ese impuesto no se le podría cobrar a ninguna de estas empresas, que ya están blindadas. Lo que va a pasar es que para compensar estos dineros, terminaremos sufriendo aumentos en el IVA y la renta.

G.G.: ¿Son tan necesarias esas zonas?

J.F.C.: Primero, hay muchísimo empresario en este país que genera empleo sin necesidad de verse favorecido por decisiones del Estado y, segundo, si hablamos por ejemplo de la Zona Franca de Occidente, ahí no se ha generado un solo empleo; ellos generan la decisión del Estado, pero son las empresas que les están comprando los lotes las que van a dar empleo.

G.G.: ¿Qué tantas zonas francas están en manos de amigos del gobierno?

J.F.C.: Sé de al menos siete entregadas sin concurso o licitación. En esas empresas favorecidas hay personas que en los últimos años han apoyado económicamente las campañas de Uribe o el referendo reeleccionista; incluso son del comité promotor. Se las han entregado desde Palacio, porque en los comités de zonas francas participa gente de Palacio, y gestionan los procesos, como sucedió en Gachancipá.

G.G.: ¿Qué está pasando en Gachancipá?

J.F.C.: Lo mismo que en Mosquera: estaban buscando cambio de uso de la tierra, de agrícola a industrial, con el fin de montar un proyecto, supuestamente de inversión extranjera, lo cual no suena mal. Lo inaudito es que gente de la Presidencia y del Ministerio de Comercio Exterior se desplace hasta el Concejo municipal a exigirles a los concejales, y con urgencia, el cambio del uso de la tierra. Me dicen que el fenómeno se está repitiendo en muchos otros municipios del país, amparados en el cuento de promover la confianza inversionista. Pero como el Ministro de Hacienda dice que no le hablemos de ética, que basta con cumplir la ley…

G.G.: ¿Tomás y Jerónimo Uribe la han cumplido?

J.F.C.: En el proceso de la Zona Franca de Occidente pienso que se han presentado violaciones a la ley y es sospechosa la negociación de ellos con la familia del alcalde de Mosquera. Y la plata que supuestamente perdieron, cuando lo que pasó fue que le vendieron a precio de huevo.

G.G.: ¿Recuerda el nombre genérico de la columna editorial de José Obdulio Gaviria?

J.F.C.: Sí: Zona Franca.

G.G.: ¿Está metido en un lío Gaviria por cuenta de las 'chuzadas' de las que usted fue víctima?

J.F.C.: Lo veo enredado. La ventaja para él es que muchos creían que era el único 'Montesinos' y resultaron más. Estoy seguro de que, antes de irse, el fiscal Iguarán nos dejará establecido quién ordenó las 'chuzadas'. Ya el Procurador dio muestras de que el asunto es grave.

G.G.: ¿Confía en la transparencia de las decisiones que se le vienen al Congreso sobre reforma y referendo?

J.F.C.: La reforma política va de la mano del referendo, porque el Presidente les hace el favor a los tránsfugas políticos y a los para-políticos de sacar una reforma que los beneficia y ellos le votan el referendo. Increíble que después de la experiencia de la Yidis-política sigan en las mismas prácticas.

G.G.: ¿Ministros rondando congresistas?

J.F.C.: Ya ni siquiera mandan a los ministros. Vimos funcionarios de segunda categoría, lista en mano y con fotos de los parlamentarios, revisando el quórum.

G.G.: ¿Cuál será la suerte del referendo?

J.F.C.: No va a llegar a las urnas, porque está viciado en su origen, en su redacción y en su financiación. El gobierno ha cometido tantos atropellos con la ley, que pareciera creer que tiene una Corte Constitucional de bolsillo y, llámeme ingenuo si quiere, pero no creo que sea así.

G.G.: ¿Le suena entregar recursos a los congresistas antes de los comicios?

J.F.C.: Ese es un queso que se les puso a los ratones para la aprobación de la reforma política.

G.G.: ¿Qué es lo que más teme de la reforma?

J.F.C.: Que garantiza la impunidad de la para-política, porque no se le va a aplicar la 'silla vacía' a ninguna curul después de las elecciones de 2010. Legaliza el transfuguismo, que va a hacer que la gente deje Cambio Radical, y además inhabilita por Constitución a concejales y diputados que no podrán competir por una curul.

G.G.: ¿Qué opina de revivir la inmunidad parlamentaria?

J.F.C.: La idea de Luis Carlos Restrepo de revivir la inmunidad parlamentaria demuestra que el doctor Restrepo es un gran siquiatra.

G.G.: ¿Por qué no fue precandidato, por falta de ganas o de votos?

J.F.C.: Ni por falta de ganas ni de votos, sino por un compromiso con la Ley de Víctimas. No quería 'darle papaya' al gobierno de decir que la ley era una plataforma política mía. Soy una orgullosa víctima de la Ley de Víctimas, porque estoy convencido de que es el proyecto más importante que se está tramitando y el que va a tener mayor impacto sobre la paz y la reconciliación de Colombia.

G.G.: ¿Juan Manuel Santos tiene futuro?

J.F.C.: Como ministro de Defensa, sí.

G.G.: ¿Qué va a pasar con Vargas Lleras?

J.F.C.: Uribe le liquidó Cambio radicalmente. Ojalá participe en una consulta con quien gane la del Partido Liberal; de allí saldría, para mayo, un candidato triunfador.

G.G.: Si Rafael Pardo gana, pero no por una mayoría abrumadora, ¿quedan el partido y su candidato debilitados?

J.F.C.: La consulta va a sacar más de dos millones de votos y Pardo más de un millón. Apunte ahí y apostemos un almuerzo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.