Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2017 9:45:00 AM

¿Comienza la Ñoñopolítica?

La captura de Bernardo Miguel Elías tiene temblando a más de uno. La contundencia de las pruebas en su contra hacen posible una negociación con la justicia a cambio de delatar a otros.

El último tuit que publicó el senador Bernardo Miguel Elías Vidal dejaba ver que los días de uno de los políticos más poderosos del país habían llegado a su fin. El tono que utilizó en ese mensaje de 140 carácteres evidenciaban que estaba devastado, entre otras porque le había quedado claro que lo habían dejado solo: "No sabía que desde el gobierno me odiaran tanto. Lástima no haberlo sabido antes. A esas personas deseo q Dios les sane el corazón. Pa‘lante!!". 

El ñoño Elías no lo escribió, pero quería sacarle en cara al gobierno el apoyo, quizás fundamental, que le había dado a la reelección presidencial.  Ese día, la Fuscalía acababa de capturar a su prima Básima Elías Náder y la ex directora del Instituto Colombiano de Bienestar había asegurado en una entrevista con la W Radio que él era el dueño de las cuotas políticas de esa entidad en Córdoba. 

Esas palabras, que en su momento sonaron como el consuelo de una persona ahogada por el escándalo, retumbaron este jueves con su captura como una advertencia. Si el Ñoño Elías, la segunda votación más importante del partido de La U, prende el ‘ventilador‘ "se lleva a medio país", decían en privado en los pasillos del Congreso.

El jueves el senador pasó la noche en la Fiscalía. Su captura era inminente, o al menos esa era la impresión que existía luego de que el fiscal Néstor Humberto Martínez lo señaló de haber recibido el doble del dinero que le giraron a Otto Bula por parte de Odebrecht. Por cuenta de ese caso, la Corte Suprema autorizó su detención preventiva y el senador terminó en una celda del búnker, luego de practicarse con tranquilidad los examenes médicos de rutina que le hacen a cualquier reo. 

Este viernes, magistrados auxiliares de la Corte Suprema de Justicia lo escucharán en indagatoria para que responda por los delitos de concierto para delinquir, cohecho y tráfico de influencias. Una vez se lleve a cabo esa diligencia se sabrá si la Corte lo investigará por otro abanico de señalamientos, por ejemplo,  enriquecimiento ilícito o celebración indebida de contratos.

La primera pregunta que el Ñoño Elías deberá responderle a la Corte es si se allana o no a los cargos. Ahí el senador tendrá una oportunidad importante para lograr una rebaja de la pena de hasta el 50 por ciento. Pero el senador tiene otro camino: no aceptar los cargos y jugársela por una negociación con la justicia, una especie de todo por el todo. Dependiendo la información que entregue el parlamentario podría conseguir rebajas sustanciales o incluso la cesación del proceso penal en algunos de los delitos que le imputan.  

Todo indica que va a ser así. Según aseguran personas cercanas al Senador, está casi descartado que el viernes decida allanarse a cargos. La defensa del político cordobés seguramente esperará a ver las pruebas que tiene la Corte Suprema en su contra para determinar en que momento puede destapar las suyas. 

Aún es temprano para que se confirme una colaboración de Bernardo Elías con la justicia, sin embargo, este escenario tiene temblando a políticos y empresarios de todo el país. Teniendo en cuenta la contundencia de las pruebas que se han hecho públicas, y que sus principales delatores son el exsenador Otto Nicolás Bula Bula y el ex viceministro Gabriel García Morales, es muy problable que termine agachando la cabeza. 

"Es un libanés y no tiene como objetivo entregar a nadie", indicó su abogado suplente, Iván Cancino, quien lleva asesorando al senador desde hace un mes. El penalista no confirma ni descarta que en adelante se pueda dar un acercamiento con la justicia.

Puede leer: Ñoño Elías, el barón electoral de Córdoba, es capturado por la Corte Suprema

¿Qué cartas tiene para jugarse Bernardo Elías? El fundador de la ‘Ñoñomanía’ es uno de los barones electorales del país. Su movimiento logró conquistar electoralmente en Córdoba, Sucre, La Guajira y algunos simpatizantes en Norte de Santander. Tiene influencia en otros siete senadores también cordobeses y contactos muy cercanos al alto gobierno. 

Por ahora tres temas son claves en los procesos que tendrá que afrontar  y la lista de implicados en cada uno es larga: cuál su papel en los dineros que Odebrecht habría pagado a la campaña de reelección presidencial de Juan Manuel Santos, los sobornos que habría recibido de la firma constructora por su aporte en la ejecución del contrato Ocaña-Gamarra y la intermediación para conseguir un socio financiero en el contrato para recuperar la navegabilidad del Río Magdalena. Todo esto enmarcado en una historia adornada con viajes, chef y cartera de regalo a bordo.

"El que más recibió por Ocaña-Gamarra"

El otrosí Ocaña-Gamarra tuvo un costo superior a los 1,2 billones de pesos y aunque debió adjudicarse a través de licitación pública, sin mayores reparos las obras fueron entregadas directamente al Concesionario Ruta del Sol SAS. Este capítulo es de los que más vueltas ha dado en la justicia y tiene un decálogo de nombres al borde de un desenlace judicial, incluyendo los delatores brasileños que podrían estar en líos por mentirle a la justicia.

El protagonista comenzó siendo Otto Nicolás Bula, a quien los ejecutivos de Odebrecht en Brasil señalaron como el intermediario que se ganó una cuota de éxito de 4,6 millones de dólares. Sin embargo, Bula entregó información sobre varios contratos de papel a través de los cuales también se giraron millonarias sumas de dinero para pagar coimas a funcionarios y políticos. 

Según su declaración, la coima de Odebrecht se negoció entre el 4 por ciento y el 5 por ciento del valor de la obra Ocaña-Gamarra. Y la distribucion se habría hecho de la siguiente manera: “2% para Bernardo (Ñoño Elías) y los amigos de las comisiones de presupuesto que maneja Bernardo, un 1 % para Federico Gaviria y para Otto Bula (…) y un 1 % para otros políticos que estaba manejando Federico”. Además de los mencionados, otros parlamentarios como Plinio Olano y el exministro Miguel Peñaloza, están en aprietos por esta declaración.

Si las cuentas encajan, al bolsillo de Ñoño fueron a parar más de 17.300 millones de pesos, y fue el que mayor porcentaje recibió por cuenta de los contratos simulados. 

Bula admitió que buscó al Ñoño Elías como enlace para facilitar los trámites que eran de su interés en la Agencia Nacional de Infraestructura y en el Congreso. El Ñoño tenía a su vez cercanía con el asesor de la ANI Juan Sebastián Correa y tuvo contactos con el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade; cercanía documentada en decenas de chats que se constituyen en evidencia crucial con la que cuenta la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia.

El Ñoño Elías -dijo el director de la ANI, Luis Fernando Andrade- visitaba la entidad y preguntaba por la adjudicación de ese Otrosí de la vía Ocaña Gamarra pues argumentaba que tenía un enorme caudal electoral en Norte de Santander, la región más beneficiada con la obra. Allí obtuvo 3.974 sufragios de los casi 140.000 que lo llevaron al Senado.  En total admite que recibió a Elías en nueve oportunidades entre junio de 2013 y abril de 2016. 

El exsenador Otto Bula le entregó a la Fiscalía dos teléfonos Iphone en los cuales estaban los pantallazos de los chats entre Correa y el Ñoño en los que hablaban de temas muy específicos de las obras y del trámite de los presupuestos en la comisión tercera del Senado. La justicia investiga sí había traslado de información privilegiada entre ambos.

NN: Cuándo firman
Juan ANI: Ya mandaron a Hacienda, suma 500 la primera parte
NN: No han firmado nada
Juan ANI: Ya van en última etapa, Hacienda da el aval y firman
NN: Necesito los datos para que Otto reclame duro

NN, dijo Bula, es el mismo Ñoño Elías, que como constancia de sus contactos con la ANI enviaba decenas fotos de chats para que tuviera soporte de sus gestiones.

La reciente versión de los contratos simulados que destapó el fiscal general, que habrían alcanzado un valor superior a los 34.635 millones de pesos para pagar a intermediarios o facilitadores, llevó a que la Fiscalía pidiera a la Corte que abra sendas investigaciones contra el senador Musa Besaile, Antonio Guerra de la Espriella, Plinio Olano y Ciro Rodríguez. En este caso también aparece mencionado el exviceministro Miguel Peñaloza. 

El chef y la cartera

En el plan de Bula para poner las cartas en favor de Odebrecht hubo varias reuniones en las que el exsenador asegura haber enviado a su chef Andrei López a la casa del Ñoño Elías para atender a los ejecutivos de Odebrecht.

En una de esas reuniones estuvo presente el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, quien al ver que llegó a la reunión el expresidente de Odebrecht Eleuberto Martorelli, le pidió por intermedio del Ñoño que se retirara. Esta versión contrasta con la que entregó Martorelli, quien asegura que quien se retiró fue el presidente de la ANI.

Andrade también le contó a la Fiscalía que en una oportunidad fueron a comer con sus respectivas esposas pues el senador Elías quería pedirle el favor de que le ayudara con una carta de recomendación para que su hija pudiera entrar a un colegio privado en Bogotá. A los pocos días, a la esposa de Andrade le llegó una cartera de regalo. “Nos sentimos muy incómodos, pero la alternativa era devolvérselo, lo cual podía generar incomodidad, por lo tanto lo mantuvimos”, relató el presidente de la ANI, según un artículo del diario El Espectador. Después de que se reveló este episodio, el alto funcionario reconoció que haber permitido el acceso del senador Elías fue “un error”. Andrade ha recibido múltiples apoyos tanto del presidente, como de sus subalternos en el proceso que enfrenta. 

Ñoño y la campaña 

El nombre de Juan Sebastián Correa, asesor de la ANI, fue de los primeros en salir a relucir dentro de la cita que llevó a la supuesta entrega de 1 millón de dólares de parte de Bula a un amigo de Roberto Prieto, llamado Andrés Giraldo.

El mismo Prieto había contestado que él no tenía que ver con esa reunión presentando en el ambiente al funcionario. “El trámite de la cita fue gestionado por el señor Juan Sebastián Correa, Secretario Privado del Director de la ANI. Testimonio que debe hoy reposar en la Fiscalía. Y no como lo dijo un medio de comunicación que yo le había dado al señor Martorelli el número del celular de Andrés Giraldo para que lo llamara, y que este a su vez llamara a Otto Bula", dijo Prieto en una carta al columnista Mauricio Vargas.

Puede leer: "Parece que la ANI fuera suya": NN a Juan Sebastián Correa

Al comparecer ante la justicia, Correa contó que él hizo esa intermediación pues Andrés Giraldo es un viejo amigo de su familia. En ese momento, el funcionario era el enlace de la ANI en el Congreso y por eso tenía una relación fluida con muchos parlamentarios, entre ellos Ñoño Elías. Según su versión, el senador Elías le pidió que le ayudara a tener una cita con Giraldo, la cual finalmente se concretó en el Juan Valdez de la 87 con 15.

En suma, la cita -según estos testimonios que le encajan a la Fiscalía- la concretó Correa por petición del congresista de Córdoba, Bernardo Elías. 

La versión de Correa a la justicia es que esa reunión se dio después de la reelección del presidente Santos. Prieto además agrega en su documento a Vargas que “Correa en testimonio que también debe reposar en la fiscalía reafirma lo dicho por el señor Giraldo. Incluso es más preciso, nos contó que revisando su agenda la reunión la tiene registrada en abril de 2015, para ser más exactos”.

Giraldo conocía al funcionario de la ANI pues es el hijo de un antiguo compañero de trabajo. “Conozco su familia y su padre. Espero y confío que su actuación a la cual no puedo referirme por ser esta reserva del sumario se encuentre ajustada a los parámetros de su cargo y de la rectitud”, le dijo a este portal Giraldo.

El Ñoño, por cuenta de esa amistad que era pública y de vieja data, le habría pedido que sirviera de intermediario para llegar a Prieto. A su vez, Correa tenía contacto permanente con el Ñoño debido a su trabajo como enlace entre el Congreso y la ANI. Se especula que este capítulo podría ser de las cartas más importantes que tiene Bernardo Elías en el bolsillo para enfrentar una eventual negociación con la Corte Suprema de Justicia; de darse, sería inédita en este alto tribunal. 

Navelena y el fútbol

El contrato para recuperar la navegabilidad del Río Magdalena, una de las obras más importantes del país, no pudo ser ejecutada por el Consorcio Navelena SAS (de la que hacía parte Odebrecht y Valorcon de la familia Gerlein) ya que el escándalo les impidió conseguir la financiación necesaria.

Sin embargo, pasaron casi dos años desde el momento en que ganaron la licitación hasta que se declaró la caducidad, y en este tiempo alcanzó a ser el negocio más reciente en el que se juntaron Bula, congresistas y empresarios para hacer turbias relaciones. 

Derivado de este caso, se dio la polémica selfi que se tomaron en España Otto Bula, Bernardo Miguel Elías y el representante José Tous, quienes precisamente viajaron a Europa para celabrar una reunión en Portugal con los empresarios llamados a ser los socios estratégico del Consorcio Navelena SAS. El viaje fue aprovechado para asistir a un partido de fútbol. 

Bula y Ñoño habrían intervenido con la Agencia Nacional de Infraestructura para que recibiera a los portugueses de Afavías, quienes se perfilaban como uno de los socios más prometedores para intentar una cesión del contrato de Navelena. De hecho, como en otros casos, el exsenador Bula admite que le pidió a Bernardo Elías que intercediera para que Andrade atendiera a los portugueses. 

En contexto: Odebrecht: la historia detrás de la selfi de Otto Bula y el Ñoño Elías en Europa

Este contacto y las posteriores reuniones quedaron consignadas en los chats del celular de Bula que están en poder de la Fiscalía y de la Corte Suprema. 

El presidente de la ANI reconce que fue a través del Ñoño que conoce a Afavías, en una reunión en su apartamento en abril del 2016. En su declaración, el presidente de la ANI reconoce que fue el mismo Consorcio Navelena el que le puso de presente la existencia de un contrato con Otto Bula para la consecución de los portugueses como socios en el proyecto. Este hecho, que pondría a dar explicaciones a otro listado de implicados, está en investigación de la justicia. 

Una vez rinda indagatoria, la Corte tendrá 10 días prorrogables para definir su situación jurídica y determinar si la investigación continúa con Elías Vidal preso o en libertad. Por ahora, el único plan del senador de La U es guardar silencio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.