Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/07/22 22:12

En libertad el periodista Miller Rubio

El comunicador es señalado por la Fiscalía de, presuntamente, beneficiar judicialmente a la organización de ‘Pedro Orejas’ a través de su labor periodística.

Rubio es señalado por la Fiscalía de, presuntamente, cometer el delito de concierto para delinquir. Foto: Guillermo Torres / SEMANA

En las últimas horas el periodista Miller Rubio se volvió noticia. Todo, porque el pasado martes en horas de la noche fue capturado en el occidente de Bogotá por, presuntamente, haber utilizado su labor como comunicador para desviar investigaciones contra el esmeraldero Pedro Nel Rincón, alias ‘Pedro Orejas’, condenado a 24 años de cárcel por el homicidio de un minero.

Así, según el ente investigador, a través del medio de comunicación para el que trabajaba, Rubio habría publicado falsas denuncias y también habría organizado reuniones entre miembros de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad para favorecer a los esmeralderos.

Le podría interesar: La ‘nómina‘ judicial de ‘Pedro Orejas‘

Por estas razones, la Fiscalía presentó al comunicador ante la juez 73 con función de control de garantías para imputarle el delito de concierto para delinquir por “aprovecharse de su cargo para desviar investigaciones de carácter penal administrativo”.

En contra de Rubio la Fiscalía tiene 27 CD’s que contienen las conversaciones, que fueron interceptadas entre abril y mayo del 2008, en las que quedaría en evidencia la relación del comunicador con la organización criminal.

Así, según reveló el ente acusador, Rubio habría publicado denuncias falsas sobre presencia paramilitar en el norte de Boyacá para ocultar el actuar delictivo de la organización de ‘Pedro Orejas‘ y atribuirlo a miembros de las AUC.

También, luego de que la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad cancelara la licencia de una empresa de seguridad privada de los esmeralderos por utilizar armas de fuego para la comisión de delitos, supuestamente el periodista habría organizado reuniones entre el jefe de esa entidad y el alcalde de Chiquinquirá para que la empresa de ‘Pedro Orejas‘ no saliera perjudicada.

Con esto, según la Fiscalía quedaría demostrado “cómo el periodista daba instrucciones de lo que se debe decir a un superintendente de vigilancia”. Incluso, aseguró el ente investigador, que él “parecía el jefe de la organización al decir cómo se tenían que presentar las denuncias”.

El ente acusador pudo determinar que en este caso “se venía trabajando un tema encadenado para desinformar para no cumplir debidamente las actividades de periodista”.

Por estas razones solicitó ante la juez que el periodista fuera enviado a la carcel por su presunta culpabilidad del delito de concierto para delinquir, al considerar que el hecho constituye un peligro y que su libertad podría representar un riesgo para el proceso judicial.

Después de tres días de audiencias y de escuchar los argumentos de las partes del proceso, este viernes en las horas de la noche la juez del caso determinó que Rubio podrá enfrentar su juicio en libertad.

Esto, señalando que en este "caso no hay un riesgo de obstrucción, no hay peligro para la comunidad y es una persona que ha concurrido a los llamados de la justicia".

Sin embargo, a pesar de no dictar medida de aseguramiento contra el periodista, la juez manifestó en la diligencia que "se infiere que el señor Miller es autor del delito de concierto para delinquir por las interceptaciones y las declaraciones que mostró la Fiscalía".

Y agregó: "Al parecer se concertó con otros miembros de la organización criminal de Pedro Orejas para cometer delitos".

En la audiencia, la funcionaria judicial le llamó la atención a la Fiscalía y manifestó que la captura del periodista fue una sorpresa puesto que el ente acusador y el periodista ya habían concertado una fecha para realizar la diligencia de imputación de cargos.

Al respecto señaló: "Es reprochable que se haya fijado una fecha para la imputación y que la Fiscalía no espere sino que capture al señor Miller".

Como era de esperarse, el ente investigador apeló la decisión y un juez de segunda instacia deberá ratificar o revocar esta decisión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.