Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/9/2014 12:00:00 AM

Los ‘ñoños’ ponen condiciones para estar en la campaña reeleccionista

Musa Besaile y Bernardo ‘Ñoño’ Elías piden estar en tarima con Santos.

Aunque el primer acto de campaña del presidente Juan Manuel Santos fue en la costa caribe, cuando llenó el estadio de béisbol Tomás Arrieta de Barranquilla, varios dirigentes de la campaña reeleccionista consideran que en uno de los departamentos de la costa, concretamente en Córdoba, la campaña se apreciaba adormecida.

Esto, en buena parte, porque los máximos electores de ese departamento, los polémicos senadores Bernardo Miguel Elías y Musa Besaile parecían desentenderse de la campaña reeleccionista luego de haber triunfado en las elecciones parlamentarias. Y ese desánimo parecía tener una explicación: los dos senadores electos creen que tanto el presidente Santos como el Partido de La U los han abandonado y los dejaron capoteando en solitario los numerosos cuestionamientos que desde los medios de comunicación y sectores de la opinión han hecho contra la legitimidad de su elección. Los han calificado como los senadores de la ‘mermelada’.    

El pasado domingo 30 de marzo, la gerente de la campaña Juan Manuel Presidente para el departamento de Córdoba, Ana Lucía Madrid, se reunió con varios de los senadores electos de ese departamento para analizar la coyuntura política. El principal reclamo que se hacía desde el comité de campaña era si los parlamentarios iban arrancar en firme, pues a un mes y medio de las elecciones presidenciales, Ñoño y Musa parecían no estar tan comprometidos con la reelección del presidente Juan Manuel Santos, ya que su incidencia en la campaña se advertía fría y distante.

Y es que los dos máximos electores del Partido de la U, Bernardo Miguel Elías y Musa Besaile, se convirtieron en las sorpresas de las elecciones de Congreso, pues se alzaron con una sorprendente votación.

Musa Besaile obtuvo 145.402 votos y 'Ñoño' Elías, 140.143. En tan solo cuatro años aumentaron su caudal electoral. Besaile se dio el lujo de aumentar su botín electoral en 84.000 votos, mientras Elías metió a las urnas nuevos apoyos, unos 65.000 ciudadanos le apostaron a su propuesta. Sacando las cuentas, al senador Jorge Robledo, del Polo, quien año tras año se llevó el reconocimiento de académicos y de la opinión pública en general, Musa y 'Ñoño' son los principales electores del país.

El poder electoral de estos dos parlamentarios aún no está plenamente endosado a la campaña reeleccionista. Según varios de los asistentes a la reunión política en Córdoba, los dos senadores hicieron algunos reclamos porque consideran que el Gobierno no los ha defendido ante los cuestionamientos que han rodeado su elección.

Se ha dicho que tanto Musa como ‘Ñoño’ se han ganado la reelección por ser los parlamentarios más beneficiados con la llamada ‘mermelada’ del Gobierno, que son los cupos indicativos tramitados por parlamentarios para que se inviertan en las regiones.

Incluso, según varias fuentes que le comentaron a Semana.com detalles de la reunión, los dos senadores no moverían un dedo en la campaña hasta que el presidente Juan Manuel Santos, públicamente, le dé legitimidad a su reciente elección como parlamentarios y los reivindique ante la opinión pública.

Sólo así, aseguraron, se comprometerían con la reelección y reactivarían los cuadros políticos en la costa caribe para respaldar un segundo mandato de Santos.

El senador Bernardo Elías le aclaró a Semana.com algunos de los detalles de la reunión. Admitió que tras las elecciones parlamentarias no se sentía ánimo en la campaña reeleccionista, pero negó que tanto él como Musa Besaile no estuvieran jugados con meterle el poder de su maquinaria al propósito de que Santos gane en primera vuelta.  

También dijo que no han exigido pronunciamientos a su favor por parte del presidente Santos, pero sí le insistieron al comité de la campaña que el candidato-presidente debe estar en el departamento en la gira y salir en plaza pública junto a los senadores electos de la región. En la campaña aún no se confirmaba la presencia de Santos en Córdoba y menos que saliera a tarima con los cuestionados senadores.

Lo que sí exigieron fueron respuestas más enérgicas del presidente de La U, Sergio Díaz-Granados, pues consideran que él ha aparecido en los medios a reivindicar el triunfo electoral de La U el 9 de marzo, pero que no se ha pronunciado respecto a los señalamientos que han recibido Ñoño y Musa.

Elías dijo que ese pronunciamiento se hace necesario, más aún cuando la Procuraduría señaló que no hay nada ilícito en el trámite de recursos para adelantar gestión en los departamentos. “Yo gestiono, no contrato”, dijo, y por eso exigió un mayor respaldo del presidente de La U. “Él no puede solo sacar pecho cuando tiene los votos”.  

Los dos senadores aún esperan ese pronunciamiento, pero también advirtieron que después de Semana Santa le pondrían el acelerador a la campaña reeleccionista. Lograron incluir en las agendas del presidente-candidato y de los demás cuadros de campaña giras por el departamento de Córdoba. Elías confirmó que uno de los últimos actos públicos de la agenda reelecionista del presidente será en Montería y que previamente harán campaña en el departamento. Allí estarán, además de los congresistas electos, la primera dama, María Clemencia Rodríguez; el candidato a la Vicepresidencia Germán Vargas Lleras, y el comité político, que está integrado por los presidentes de los partidos de la Unidad Nacional y los del Congreso. “Estamos listos para arrancar campaña, estamos firmes en Córdoba, estamos jugados por la paz”, puntualizó Elías.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.