Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/9/2011 12:00:00 AM

Novela en el Tayrona

Según un jefe paramilitar de la costa, Aviatur habría sido su socia en la concesión del Parque Tayrona en 2005. "No tenía ni idea de esos socios ocultos", dice su propietario, Jean-Claude Bessudo.

Las audiencias de justicia y Paz siguen arrojando sorpresas. La semana pasada, en Barranquilla, José Gélvez, 'el Canoso', segundo jefe del bloque paramilitar Resistencia Tayrona, de Hernán Giraldo, declaró que el empresario Jean-Claude Bessudo se habría aliado conscientemente con ese grupo en la licitación del Parque Tayrona, en 2005. Bessudo lo niega rotundamente y dice que fue engañado. La historia es digna de una novela de detectives.

En 2005, una unión temporal de tres socios licitó y ganó la concesión del parque, cuyas cabañas ecológicas, o ecohabs, se convirtieron en ejemplo de turismo ambiental. Aviatur, empresa de propiedad del zar del turismo Jean- Claude Bessudo, tenía el 60 por ciento. Alnuva, una sociedad familiar de Santa Marta encabezada por Elías George, quien fue alcalde de la ciudad en los ochenta, quedó con el 39 por ciento, y la Cámara de Comercio samaria, con el 1 por ciento.

El paramilitar José Gélvez, alias 'el Canoso', contó en su audiencia de versión libre que en 2005 él mismo, Elías George y el entonces concejal de Santa Marta Héctor Rodríguez (quien dos años después, bajo el alias de 'Nacho', fue extraditado y estuvo preso en Estados Unidos hasta 2010, cuando regresó), estuvieron en la oficina de Bessudo en Bogotá y se pusieron de acuerdo para participar juntos, a través de Alnuva, en la licitación por el Parque Tayrona. Bessudo señala que por consejo del presidente Álvaro Uribe había buscado un socio local y para eso recurrió a su viejo amigo Elías George. De ahí se derivó la reunión, de la cual él recuerda al concejal, pero no al mafioso. 'El Canoso', por su parte, afirma que Bessudo tenía que haber entendido en la reunión que las autodefensas estaban a bordo. Bessudo puntualiza que el contrato fue entre él y la sociedad Alnuva, de Elías y sus hermanos, y que entre los dos decidieron darle a la Cámara de Comercio de Santa Marta el 1 por ciento restante. Esa distribución de acciones figura en los documentos entregados en la época.

Bessudo dice que se enteró de quién era realmente el concejal Rodríguez cuando su amigo George le contó, en 2007, que había sido extraditado y se supo que había sido elegido con votos paramilitares. En septiembre de 2009, el empresario recibió una carta de los jefes paramilitares extraditados 'Jorge 40' y Hernán Giraldo, en la cual le exigían que pagara por la "inversión" que ellos habrían hecho junto con Trino Luna, el exgobernador del departamento, preso por parapolítica, y Elías George, en el negocio del parque. Trino Luna, después de salir de prisión a fines de 2008, visitó a Bessudo en su oficina y le dejó saber que él era socio en la concesión y que quería vender su parte. Bessudo montó en cólera, se negó a cualquier trato con él y le reclamó a Elías George. "Elías aceptó que había otros socios", dijo Bessudo a SEMANA. Pero aseguró que no eran ni Trino Luna, ni "ese señor con apellido numérico ('40') ni el otro que habitó en la troncal (Giraldo)".

El presidente de Aviatur agrega que tan pronto se dio cuenta de que podía haber "socios ocultos" en el negocio, se puso inmediatamente en contacto con la directora de Parques Nacionales y le anunció la decisión de Aviatur de comprar la parte de Alnuva. Era en ese 39 por ciento que se habrían infiltrado los paras. En noviembre de 2009, Aviatur pagó cerca de mil millones de pesos, que valía a la fecha la casi totalidad de la parte de Alnuva, previa exigencia de que esta presentara la terminación de un contrato de cuentas en participación (una modalidad de compartir participación en un negocio) que había suscrito con otro socio. Con ello, la tormenta terminó.

Hasta esta semana, cuando el paramilitar 'el Canoso' revolvió las aguas revivió la historia. Ahora está en manos de la justicia esclarecer si hubo o no socios ocultos o visibles ligados a los paramilitares y quién o quiénes los habrían metido en el negocio de la concesión del Parque Tayrona.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.