Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/08/02 19:53

ICBF investiga qué ocurre en la familia de niños que estuvieron desaparecidos en Kennedy

Para la Policía Metropolitana de Bogotá el caso no se trató de un secuestro de los dos menores.

Valeria y Tomás Guaneme López. Foto: Archivo particular

En custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) quedaron los dos menores de edad, Valeria y Tomás Guaneme López, que desde el lunes en la tarde estaban desaparecidos luego de salir de su colegio.

Tras varias horas de búsqueda, los dos hermanos fueron encontrados por la Policía Metropolitana de Bogotá hacia el mediodía a tres cuadras de su casa ubicada en el barrio Valladolien la localidad de Kennedy.

El comandante de la Policía, coronel Hoover Penilla, manifestó que “hemos podido determinar que una familia los acogió de buena fe y les brindó protección durante la noche. No se trató de un secuestro”.

El ICBF adelanta una investigación a los padres para determinar las razones por las cuales los menores decidieron no ir a su casa a pesar de estar tan cerca. Por ahora, el Instituto va a garantizarles la preservación de sus derechos.

Según Diana Patricia Arboleda Ramírez, directora regional del ICBF Bogotá, “los hermanos, de diez y siete años, estaban en la residencia de unos compañeros por temor a regresar a su casa”. Al parecer los dos niños perdieron las llaves cuando iban de regreso a su vivienda y se fueron a jugar en la de dos de sus amigos. Allí estuvieron hasta muy entrada la noche.

“Cuando la madre de familia donde estaban divirtiéndose les sugirió que se fueran, ellos manifestaron temor y se negaron a brindar un número telefónico para llamar a su acudiente, por lo tanto, la mujer los dejó dormir en sus casa y hoy (martes) después de mediodía avisó a las autoridades sobre la situación”, agregó la funcionaria.

Los hermanos viven con su madre y la nueva pareja sentimental de esta. Sin embargo, en 2011, la abuela de los menores había solicitado al ICBF la verificación de las condiciones en que estos vivían y la custodia de los mismos. En ese momento, el Instituto no encontró pruebas de maltrato o de alguna situación que pusiera en riesgo los derechos de los niños. Dada la situación y los antecedentes el Bienestar Familiar verificará si las condiciones han cambiado y velará por la integridad física y metal de menores.

El reporte de la desaparición de los menores se hizo en la madrugada del martes e inmediatamente las autoridades empezaron la búsqueda. Valeria y Tomás habían sido vistos por última vez al salir del colegio, en la Localidad de Kennedy. La mujer que los alojó en su casa hizo el reporte luego de haber visto los informes del caso en los medios de comunicación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.