Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/08/02 15:22

Así verificará la ONU el cese al fuego y la dejación de armas de las FARC

Jean Arnault, jefe de la misión de ONU, aseguró que se espera contar con un promedio de 18 observadores por cada zona veredal y que "no se trata de una misión de imposición de paz".

Jean Arnault Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Las Naciones Unidas tienen bajo su responsabilidad la tarea crucial de vigilar el cumplimiento del cese bilateral del fuego y de hostilidades y la dejación de armas por parte de las FARC. Una labor que entrará en vigencia una vez se firme el acuerdo final, pero que amerita la enumeración de las reglas del juego, a las que no sólo se ceñirán las partes en conflicto sino también los delegados del Consejo de Seguridad, para evitar tropiezos en el camino que seguirán las FARC para hacer su transición a la vida civil.

Le puede interesar: La misión de Arnault

Uno de los fantasmas que no termina de desaparecer es el temor de que un episodio como el del Caguán se repita. El mismo procurador general, Alejandro Ordóñez, se ha encargado de cuestionarles a los negociadores cómo van a asegurar que la guerrilla no va a aprovechar el pacto para atentar contra el orden público. Al menos, esa fue una de las preguntas que volvió a formular este martes en el cuestionario de 60 preguntas que le envió al presidente Juan Manuel Santos.

Al jefe del Ministerio Público las respuestas no le llegaron directas. Pero el diplomático francés que fue nombrado jefe de la misión de verificación del Consejo de Seguridad en Colombia, Jean Arnault, entregó por primera vez detalles de la forma como la ONU sacará adelante el proceso de monitoreo y verificación.

También puede leer: Colombia, bajo la lupa de la ONU

Como ya lo habían acordado los negociadores, será un proceso conjunto: el Gobierno, las FARC y la misión de Naciones Unidas. Los tres conformarán un mecanismo tripartito que se encargará de hacer las visitas a las 23 zonas veredales y ocho campamentos, durante los 180 días que dura el cese al fuego y la dejación de armas.

Le recomendamos: El camino que seguirán las FARC para dejar las armas

"La misión tendrá un número aproximado de unos 500 observadores militares y alrededor de 150 civiles de los países de la CELAC y de las otras naciones que han solicitado contribuir. Una de ellas es España", informó el diplomático francés.

A más tardar el 19 de agosto, el Secretario General de la ONU precisará al Consejo de Seguridad cuáles son las necesidades operativas y de personal de la misión. Es decir, cuánta gente se tendrá que desplegar en el país para que el proceso cumpla con las necesidades que requiere la desmovilización de la guerrilla más vieja del continente.

Lea también: El hombre que liderará misión de la ONU durante el desarme de las FARC

"Habrá equipos permanentes en cada de una de las 23 zonas y los ocho campamentos donde se agruparán las FARC. Se espera contar con unos 18 observadores internacioneles, militares y civiles, por cada uno", agregó.

A la fecha, según informó Arnault, han arribado 79 observadores al país y se espera que en las próximas semanas lleguen 100 más para avanzar en los entrenamientos especiales. "El objetivo es que la misión esté lista para operar cuando se firme el acuerdo final", como lo han plateado las partes.

Argentina, Chile, Bolivia, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay y Uruguay son los países de origen de la mayoría de personas que conformarán la misión política "de observadores militares sin armas ni uniformes".

Arnault fue claro en advertir que no se trata de "una misión de cascos azules (...) no viene a reemplazar a nadie. Es completamente respetuosa de la soberanía colombiana".

Entre las funciones que tendrá la misión encabezada por el diplomático francés esta: la verificación del cese al fuego, la dejación de armas, resolver las diferencias entre las partes y hacer recomendaciones para el cumplimiento del acuerdo. A diferencia de otros, este cese al fuego tendrá encima los ojos de la ONU.

"Este mecanismo, novedoso para la ONU, ofrece una doble garantía: por un lado, la observación imparcial por parte del componente internacional y la observación directa por cada parte del cumplimiento de los compromisos; de la otra parte, además de una estrecha articulación con la sociedad civil que garantizará altos niveles de transparencia", puntualizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.