Martes, 21 de octubre de 2014

| 2011/09/08 00:00

¿Qué cambia con la nueva cúpula militar?

Un día después de la posesión del nuevo ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se conocieron los nombres de los nuevos mandos. El Ejército vuelve a la cabeza. ¿Qué características tiene esta nueva cúpula?

El presidente Juan Manuel Santos acompañado con la nueva cúpula militar. Foto: SIG.

Estaba cantado. El nuevo ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, participaría, a diferencia de su antecesor Rodrigo Rivera, en la designación de los miembros del alto mando militar. A un día de su posesión –desde horas antes de que el presidente Juan Manuel Santos lo hiciera oficial–se conocieron los nombres de quienes llegarían a conformar la nueva cúpula. No hubo sorpresas. Lo que se esperaba pasó: el Ejército vuelve a estar frente al Comando General, con la llegada del general Alejandro Navas, quien venía desempeñándose como comandante del Ejército.
 
El anuncio no causó sorpresa. En la historia del país sólo tres veces un general del Ejército no ha estado a la cabeza de las Fuerzas Militares: en el gobierno de Belisario Betancur, cuando estuvo el general Augusto Moreno, de la Fuerza Aérea; en el periodo de Ernesto Samper, con el almirante Holdan Delgado, y hasta hace unos días el almirante Édgar Cely.
 
Y aunque es normal que se hagan cambios en la cúpula, mucho más cuando hay un nuevo jefe en la cartera de Defensa, para algunos –con la que se acaba de conocer– lo realmente significativo es que se da el mejor momento para “revisar”, como lo dijo el presidente Juan Manuel Santos, la estrategia operacional de la Política Integral de Seguridad y Defensa para la Prosperidad, cuyo objetivo es acabar con las guerrillas y desarticular las denominadas bandas criminales para el 2014.
 
Navas fue nombrado a la cabeza, el nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto es el general José Javier Pérez Mejía. El general Sergio Mantilla es el nuevo comandante del Ejército, mientras el nuevo comandante de la Fuerza Aérea es el general Tito Saúl Pinilla y como nuevo comandante de la Armada Nacional fue designado el vicealmirante Roberto García.
 
César Castaño, experto en análisis estratégico, describe la nueva cúpula como eminentemente “tropera”, entendido el término como sinónimo de liderazgo, experiencia y ascendencia en las tropas. Castaño subraya la experiencia de los generales Navas y Mantilla. Los destaca como “estudiosos de la guerra, pues la han enfrentado en los diferentes grados”. Castaño señala que “más allá del componente militar, hay un trabajo sociopolítico por adelantar especialmente en aquellas áreas bajo influencia de las bandas criminales, donde hay una cultura de la ilegalidad”.
 
Para el analista Alejo Vargas, la llegada de la nueva cúpula no significa un cambio inmediato en estrategias ni en la realidad del país, en cuestiones de seguridad. Más allá de eso –dice– hay un poco de tradición, pero también de exageración, con el regreso de un general del Ejército a la comandancia de las Fuerzas Militares.
 
“Tradición porque en el Ejército, como son la fuerza militarmente más grande, consideran que por derecho propio deben estar al mando (...) hay una especie de derecho adquirido, sin embargo, yo estoy seguro de que un general de la Fuerza Aérea y un almirante también tienen toda la capacidad para manejar la tropa”, asegura Vargas.
 
Otro aspecto que señala el analista es el que tiene que ver con lo que él llama una “exageración”. En este sentido, dice, “se asume que como por arte de magia las Fuerzas Militares van a tener otros resultados, sin embargo, eso tiene que ver con muchos más elementos y no con que exista una cúpula de una u otra naturaleza”.
 
Alejo Vargas considera que es un error “echarle la culpa” de pocos resultados a una cúpula, cuando en realidad la política la define el presidente y el ministro de Defensa, “una cúpula no introduce a su antojo una estrategia ni una directriz”, dice.
 
Sin embargo, lo que es claro es que con los nuevos mandos y con el regreso de un general del Ejército a la cabeza de las Fuerzas Militares se hace énfasis especial (sin desconocer que en la anterior cúpula existiera) en la inteligencia. Precisamente fue ese uno de los puntos a los que el presidente Santos, el pasado 7 de agosto, anunció especial revisión.
 
Vargas considera que la cúpula saliente no es que no tuviera fortalezas en el ámbito de la inteligencia o de las operaciones, “lo que sucede con estos cambios, que son normales, es que permiten refrescar y dar un nuevo aire. Más allá de un tema de nombres, es el desgaste político el que hace que anualmente se cambie la cúpula, una institución como la militar tienen que estar moviéndose, para que vayan ascendiendo otros. Lo normal es que estén uno, máximo dos años”, dice.
 
Un caso atípico fue el del último periodo presidencial de Uribe. Durante los últimos cuatro años se mantuvo la misma cúpula.
 
Los expertos coinciden en decir que así como los nuevos mandos, es tan importante ajustar la política de defensa, que se dé un cambio de orden táctico a la estrategia de las Fuerzas Militares. Lo que no será tan difícil porque si una ventaja tiene el ministro Pinzón es que –a diferencia de Rivera– conoce muy bien a los generales, y en esa medida su opinión fue determinante en el nombramiento de la nueva cúpula.
 
El general (r) Juan Salcedo, presidente de la Asociación colombiana de oficiales en retiro de las Fuerzas Militares (ACORE), sostiene que “la nueva cúpula puede ofrecer mayores garantías, sobre todo porque congrega estrategas de las Fuerzas Militares”.
 
Para Salcedo, que el cambio de cúpula se haya dado a tan pocos días de haber sido nombrado un nuevo ministro es apenas normal. “Y este caso, además de normal, apropiado, Pinzón conoce muy bien sus ‘fichas’, para él es muy claro lo que debe hacer y con quién lo debe hacer. Sin duda, con esta cúpula se acomoda”, señala Salcedo.
 
¿Cuándo se empezará a evidenciar el cambio de estrategia que llega con la cúpula? “Las operaciones seguramente seguirán como vienen, pero se transformarán poco a poco a medida de que se vaya desarrollando una nueva estrategia. No será de la noche a la mañana, pero el cambio de cúpula es un gran paso para lograrlo”, dice el general Salcedo.
 
Los analistas consultados coinciden en destacar la labor que ha desarrollado el nuevo comandante del Ejército, general Sergio Mantilla, en lo que tiene que ver con operaciones, pues tiene un mayor conocimiento por sus últimos años en la lucha contra las bacrim, particularmente en la Operación Troya.
 
Sobre el comandante de la Fuerza Aérea, el general del aire Tito Saúl Pinilla, destacan que ha estado muy cerca de recientes operaciones históricas, por ejemplo 'Jaque'.
 
Con el nombramiento de la nueva cúpula se confirmó lo que se esperaba desde hace una semana cuando fue nombrado Pinzón, que se daría el retorno del Ejército al frente del Comando General. La tradición se mantiene.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×