Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/15/2012 12:00:00 AM

¿Qué tanto investiga el periodismo la corrupción en el deporte?

El deporte es un negocio que mueve grandes presupuestos, los cuales, en algunos casos, están marcados por dinámicas irregulares y mafiosas. ¿Qué tanto investigan los periodistas deportivos? ¿Cuáles son sus barreras?

Varios deportes de alto rendimiento han estado marcados por graves escándalos de corrupción y por la penetración de dineros difíciles de rastrear. En casos como el colombiano, el origen de algunos financiamientos se halló en los grandes capos del narcotráfico.

Con el fin de saber qué tanto se investiga en Latinoamérica sobre este tema, la Conferencia Latinoamérica de Periodismo Investigativo 2012 (Colpin) invitó a los especialistas Lúcio de Castro, de la revista ESPN, de Brasil, y Ezequiel Fernández, del diario La Nación, de Argentina.

El amigo oculto de Teixeira

En su exposición, el brasileño Lucio De Castro recordó la situación que lo llevó a realizar ha investigación de largo aliento sobre los turbios manejos del fútbol en su país. La pregunta era por qué no dejaba de aumentar la fortuna de Ricardo Teixeira, el presidente de la Confederación Brasileña (CBF) desde 1989.

La búsqueda de este periodista de ESPN Brasil nació tras una serie de rumores e informaciones filtradas por una 'viuda del poder', quien le brindó datos relevantes sobre el funcionamiento de las empresas vinculadas al sector.
 
De Castro investigó en cámaras de comercio y otras fuentes primarias, y descubrió las verdades de la información que recibió relacionada con manejos irregulares.

El periodista encontró en el caso mecanismos financieros de gran complejidad que incluyen  empresas fachada, complicados derechos mercantiles y múltiples cambios en la razón social de las entidades por las que circuló el dinero proveniente del fútbol.

En la investigación surge la historia del empresario Claudio Honigman, el contable de Teixeira, a quien De Castro trató infructuosamente de contactar en múltiples ocasiones. Un proceso de justicia de familia sobre el divorcio de Honigman le permitió confirmar la vinculación de Teixeira como socio mayoritario de las actividades de ese empresario.

En la historia contada por De Castro también resultó envuelto el presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, relacionado con una empresa encargada de garantizar en el 2008 el transporte y la logística de un partido amistoso entre las selecciones de Brasil y Portugal.

Después de 23 años al frente de la CBF, Teixeira dejó su cargo el pasado 12 de marzo en medio de fuertes acusaciones de corrupción.

Los obstáculos del periodismo investigativo

Para Ezequiel Fernández, periodista del diario bonaerense La Nación, es claro que el periodismo deportivo no es una isla en el sentido en que no tiene especificidades que lo hagan diferente del resto del periodismo.

Sin embargo, explicó Fernández, dentro de la misión de informar, educar y entretener, es cierto que este tipo de periodismo se ha concentrado en el último ítem, dejando de lado sus misiones informativa y educativa. Es decir, los parámetros subyacentes al periodismo de investigación.
 
En pocas palabras, señaló este especialista, el cubrimiento de los eventos deportivos está marcado por el hecho de que "valen más las imágenes que las investigaciones"

Dentro de las razones que explican ese destino de la prensa deportiva, en criterio de Fernández, se encuentra la preeminencia en el deporte de la figura del 'ídolo', que es renovable y se puede inventar. En gran medida, explicó este periodista, se trata de una figura que se traza con la ayuda de asesores de prensa, herramientas de mercadeo y operaciones de relaciones públicas.

Así mismo Fernández dijo que dentro de los lastres del periodismo deportivo se encuentra la tendencia de los especialistas a prestarse a hacer el papel de bufones, al hacer gestos e impostar la voz para comentar nimiedades. Especular y debatir hasta la saciedad sobre el resultado de un partido que no se ha jugado, o dar una exagerada importancia a la mejor manera de estructurar un equipo, son ejemplos de dicha superficialidad, precisó el periodista argentino.

Sin embargo, este especialista llamó también la atención sobre casos paradigmáticos de colegas que han hecho bien y a tiempo su trabajo. Entre ellos, citó el caso del periodista irlandés David Walsh, quien ya desde el 2001 expresó con claridad las fuertes sospechas que podían formularse respecto al rendimiento y el comportamiento del ciclista Lance Armstrong. Aunque las acusaciones contra el heptacampeón del Tour son ahora aceptadas por el grueso de la prensa, en su momento Walsh se convirtió en un paria por haber llevado a cabo sus investigaciones.

En ese sentido, reconoció Fernández, los periodistas se enfrentan a grandes poderes económicos y personajes como el argentino Julio Grondona, el uruguayo Paco Casale o el brasileño Ricardo Teixeira, todos hombres muy poderosos. Sin embargo, advirtió, el mayor obstáculo para realizar buenas investigaciones no lo constituyen necesariamente las grandes fortunas vinculadas al deporte, sino las presiones patronales.

Por último, Fernández señaló casos de buenos periodistas investigativos en el campo del deporte, como Jens Weinreich, Andrew Jennings, Lucio de Castro, Ricardo Gabito, Juca Kfouri y David Conn.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.