Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2017 11:20:00 AM

El que manda es Uribe: el manifiesto firmado por los precandidatos del Centro Democrático

Por si había dudas, los tres sobrevivientes y las dos eliminadas en la competencia por la candidatura uribista firmaron un documento que muchos llaman 'anti-traición': "Corresponderá al ex presidente Álvaro Uribe consolidar las coaliciones, que serán acatadas por el candidato".

La jefatura única del Centro Democrático es del expresidente y senador Álvaro Uribe. Es quien toma las decisiones importantes del partido e imparte las directrices que debe cumplir cabalmente quien finalmente enarbole sus banderas de cara a las presidenciales del 2018. De eso no hay duda y lo acaba de ratificar. Uribe es el que manda y el que tiene la última palabra. 

No pueden quedar cabos sueltos y quien quiera entrar a sus listas del Congreso o tener su visto bueno para aspirar a la Presidencia de la República lo debe tener absolutamente claro. Por eso, y como un claro mensaje político, se firmó un compromiso interno en esta colectividad ratificando esta directriz.

Si bien el documento se refiere expresamente a la campaña presidencial del 2018 y fue firmado por todos los precandidatos, tanto por los sobrevivientes -Rafael Nieto, Iván Duque y Carlos Holmes Trujillo-, como por las eliminadas Paloma Valencia y María del Rosario Guerra–, también está cargado de simbolismo y es un claro mensaje para toda la militancia uribista.

Le sugerimos: ¡Por fin! Uribismo definió el mecanismo para elegir su candidato

El manifiesto, emitido en la noche de este 5 de diciembre, indica que los firmantes se comprometen a respaldar sin duda alguna a quien finalmente resulte ungido como candidato presidencial y a promover su ideario por todo el país durante el proceso electoral. Se aboga por la unidad de la colectividad y su fin es evitar que queden heridas abiertas tras las encuestas de las cuales saldrá “el que diga Uribe”.

Aquí cabe recordar que se han realizado ya dos mediciones, las cuales han sido encabezadas por Duque –copn estrecha diferencia sobre Trujillo y Nieto– y por cuyos resultados Valencia y Guerra decidieron dar un paso al costado por no lograr mayor respaldo en dichas encuestas.

De aquí al próximo lunes se conocerá un nuevo sondeo y se espera que de él salga el candidato uribista a la Presidencia, debido a que antes del 11 de diciembre se deben inscribir las aspiraciones y, además, no se descarta que los dos que resulten eliminados en esta última fase pasen a engrosar la lista de candidatos al Senado. 

Por eso, en el documento de 6 consideraciones y 9 cláusulas quedó claro que lo suscrito “se convierte en ley para las partes” y que, además, “los precandidatos (…) se comprometen a respetar y acatar el resultado del mecanismo de selección del candidato, (…) y apoyar políticamente a quien resulte elegido en representación de la colectividad entera”.

En este texto también queda claro que el Centro Democrático y su tendencia ideológica, leída por el país político como de derecha, es una prioridad en la defensa de los postulados uribistas y que la base de los mismos son la seguridad democrática, la cohesión social, la confianza inversionista, el Estado austero y el dialogo popular. Todos fueron parte fundamental de los 8 años de Uribe en la Casa de Nariño (2002-2010).

Pero –sin lugar a dudas y teniendo en cuenta que hay otras claridades que se especifican en este manifiesto– lo que más carga simbólica y peso político tiene es el hecho de ratificar la posible alianza con los sectores que acompañan al expresidente conservador Andrés Pastrana y que, por ende, la decisión sobre las coaliciones recae casi que exclusivamente sobre Uribe. Es una forma de notificar que dirigirá la candidatura presidencial.

Como se sabe, los que impulsaron el No en el plebiscito por la paz quieren volver a coincidir en la campaña presidencial y unir fuerzas para quedarse con el poder en el 2018, por lo que desde hace semanas se abrió la puerta a que el candidato uribista pueda eventualmente hacer una consulta con Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez, aspirantes por firmas de extracción conservadora que coinciden ideológicamente con el Centro Democrático.

“Los precandidatos que participan en el proceso que se adelanta para la selección del candidato único a la Presidencia de la República por el Partido Centro Democrático y quien resulte elegido como tal, se comprometen a respetar la coalición acordada entre los ex presidentes Álvaro Uribe Vélez, Andrés Pastrana Arango y las fuerzas afines al No. Corresponderá al ex presidente Álvaro Uribe consolidar las coaliciones, que serán acatadas por el candidato”, se dejó en claro en el más reciente manifiesto uribista.

En contexto: Paso a paso, así se elegirá “al que diga Uribe”

Ahí, en dicho apartado, queda claro en sus últimas líneas que las directrices absolutas de la candidatura las toma Uribe, que el candidato debe acatarlas y que, para evitar dudas, el jefe es y seguirá siendo el exmandatario y ahora senador.

Es una forma tácita de evitar lo que ya le pasó en el 2010, cuando después de apoyar e impulsar la candidatura de Juan Manuel Santos el ahora saliente presidente formó toldas aparte y se distanció absolutamente de Uribe, al punto que ya no hay ningún canal de diálogo.

Así las cosas, es lo que se quiere evitar, que se dé un nuevo escenario de “traición” y que el que resulte ungido como “el que diga Uribe” no se voltee tras el proceso electoral. Se ratifica que quien manda en el Centro Democrático es Álvaro Uribe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.