Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/2017 5:55:00 PM

La cruzada que Ordóñez le propuso al Centro Democrático

El exprocurador fue uno de los invitados especiales a la convención del partido de Uribe. Planteó que la única forma de llegar a la segunda vuelta de las presidenciales es uniéndose con creyentes y conservadores.

El escenario en el que se llevó a cabo la segunda convención del partido Centro Democrático no pudo ser más simbólico. En el mismo espacio en el que cada domingo se reúnen para alabar a Cristo miles de evangélicos de la Misión Carismática Internacional (MCI), se congregaron los seguidores del expresidente Álvaro Uribe Vélez; esta vez, para definir las reglas internas de cara a elecciones presidenciales de 2018.

Puede leer: Lo que se gana la Misión Carismática con la convención del uribismo

Y fue simbólico por lo que van a representar las comunidades cristianas a la hora de intentar pelear la primera vuelta. El mismo Uribe dejó claro, al momento de su discurso, que los creyentes tendrán un rol importante en la estrategia electoral.
“En esta batalla hemos tenido una compañía muy importante de organizaciones cristianas, de laicos por Colombia, por eso al principio di toda la gratitud al pastor César Castellanos”, refiriéndose al líder de la Misión Carismática.

No se trató de un comentario al margen. El expresidente envió un mensaje directo a las comunidades religiosas. “Necesitamos trabajar con todos ellos, y nos une lo que ya dijimos: la defensa de los valores de la familia, el tema de la defensa de la vida, y un tema muy importante, el respeto a la intimidad de los seres humanos”.

Puede leer: Uribe ‘recarga’ a su Centro Democrático

Las palabras de Uribe encontraron eco en las del exprocurador general de la Nación, Alejandro Ordoñez, quien apareció en el auditorio como uno de los invitados especiales. Parado detrás de un atril, el exfuncionario -cuya reelección como Procurador fue declarada nula en su momento- también comparó a las elecciones con una batalla definitiva a la que hay que llegar unidos.

“Nosotros no podemos darnos el lujo de afrontarla dispersos y tenemos que llegar unidos a la primera vuelta. Y ahí tienen que estar todos los sectores políticos, sociales y religiosos que estuvieron en la coalición del triunfo…las bases conservadoras y los sectores creyentes. El 2 de octubre nos impuso un mandato, presidente, que nos señaló una ruta, nos señaló una política la cual no podemos desconocer”, dijo, dirigiendo la mirada hacia el expresidente.

Consulte: La encuesta en la que el uribismo gana en 2018

Ordoñez retomó el sustrato de su conocido discurso sobe el proceso de paz con las FARC, ese mismo con el que salió a las calles en octubre del año pasado para pedir que votaran por el No al plebiscito.

“El país no quiere impunidad de los máximos responsables. El país no quiere que se entreguen extensas zonas del territorio para que sean santuarios de productores de coca, el país no quiere que los gobiernen los terroristas ni los delincuentes, el país no quiere que se haga pedagogía con el ‘crimen sí paga’. El país no quiere que la educación esté exenta de cualquier ideología”.

El Centro Democrático cuenta hoy con seis precandidatos presidenciales: María del Rosario Guerra, Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque, Rafael Nieto y Paloma Valencia. Sin embargo, en la convención no se definió una regla para escoger la apuesta final. “Vamos a estar en permanentes reuniones con ellos, para lograr un consenso, para el procedimiento democrático que habrá de escoger el candidato único”, dijo Uribe. Lo que sí quedó pactado es que el ex vicepresidente Francisco Santos va a asumir la coordinación del debate nacional.

Ahora bien, en el ambiente de la convención quedó que Uribe es proclive a una coalición parecida a la que propuso Ordoñez. Una vez el Centro Democrático tenga candidato propio, comenzará una etapa de estudio de consensos con los conservadores y otros sectores que apoyaron el No. Ahí jugarán un papel clave Ordoñez, Andrés Pastrana, Martha Lucía Ramírez, Juan Lozano y Jaime Castro.

Ahora bien, Uribe no quiere que la coalición que de allí salga sea relacionada con el No de octubre pasado. “En todo este proceso, yo no quisiera hablar de la coalición del No, porque ahora hay que hablar es del triunfo, ahora los papeles se van a invertir, ahora vamos por el Sí a este cambio”, dijo.

Lo más previsible es que muy pronto el Centro Democrático pase de seis precandidatos a tres. Y frente a esa posibilidad, Uribe advirtió que el debate interno no se puede polarizar en extremo. “Un temita político, muy delicado. Si el partido toma la decisión, de acuerdo con las reglas, de reducir el número para que el proceso democrático final sea un proceso reducido, pido el favor siguiente y que tomen atención: que no haya gavillas”.

De la baraja de precandidatos, en el Centro Democrático no descartan la aparición del exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, para quien Uribe tuvo unas cortas palabras. “Le pedimos a Dios que la Corte Suprema de Justicia haga justicia y muy pronto”.

Otro protagonista importante que tuvo el Congreso del uribismo fue el exvicepresidente Angelino Garzón, quien aceptó la invitación que le hizo Uribe y reiteró en el recinto que si no hay una coalición de sectores se perderá en las elecciones. “Vengo trabajando el tema de la unidad en la diferencia porque creo que si el Centro Democrático se une con los conservadores en cabeza del expresidente Andrés Pastrana con la izquierda y los independientes pues ganarán las elecciones en 2018”, dijo Garzón.

Irán al Congreso con listas cerradas

El debut del Centro Democrático fue en 2014 y el 2018 podría ser el año de la consolidación de las tesis uribistas y por esa razón se tomó la decisión de ir una vez más a las urnas con listas cerradas.

“Se tomó la decisión de mantener la norma estatutaria que dice que las listas serán cerradas”, dijo Uribe al hacer el anuncio, aunque en algunos casos podrá haber lista abierta dependiendo del caso.

Este tema generó polémica en la colectividad porque se había considerado que las listas fueran abiertas, pero para algunos era una especie de suicidio político ya que no es un secreto que el dueño de los votos es el expresidente y no los integrantes de su bancada.

Algunos representantes que quieren dar el paso al Senado consideran que tienen la fuerza electoral para medirse en las urnas con votos, pero ahora Uribe tendrá de nuevo la última palabra para la conformación de las listas.

El regreso de Francisco ‘Pacho’ Santos

Aunque el anuncio ya estaba cantado, este sábado se oficializó el aterrizaje de Francisco Santos como jefe de debate para el próximo año. Sus labores estarán encaminadas a mantener la unidad en la colectividad, tarea que no será nada fácil, organizar la agenda programática y definir el discurso del Centro Democrático para conquistar más seguidores.

Aunque en 2014 Santos fue literalmente apartado de la convención en la que se eligió a Óscar Iván Zuluaga como candidato presidencial, en el Congreso Nacional aseguró que regresaba con el ánimo de trabajar en equipo y no de cazar peleas por intereses personales.

La nueva dirección nacional del partido estará conformada por 43 personas y con una rotación periódica para evitar roces al interior de la colectividad y tener ‘contentos’ a todos sus militantes. Fernando Londoño y Fabio Echeverry serán presidentes honorarios con voz y voto.

El 15 de agosto será una fecha clave porque ese día se conocerá el mecanismo de selección del candidato único, que será elegido entre los precandidatos, pero aún hay dos nombres en el sonajero que podrían llegar dependiendo de su situación jurídica: Luis Alfredo Ramos y Óscar Iván Zuluaga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.