Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/08/24 23:31

La orilla uribista recibe tres golpes en el mismo día

En la mañana el propio Álvaro Uribe informó la detención de Andrés Felipe Arias, en la tarde el Senado tumbó al magistrado Jorge Pretelt y en la noche se hizo el anuncio del acuerdo final.

El principal movimiento político de oposición sufrió un duro revés. Foto: Fotomontaje SEMANA

El 24 de agosto del 2016 será un día que los historiadores probablemente incluirán en los libros de texto para las próximas generaciones. Quizás el libro que lean los estudiantes en la próxima década titulará ese capítulo como “El día que Colombia acordó la paz”, y el retrato dirá que fue un miércoles de celebración. Pero no para todos los actores políticos de un país que entra en una fase desconocida.

Para el oficialismo, encabezado por el presidente Juan Manuel Santos, este 24 de agosto no pudo ser mejor. Después de cuatro años de negociaciones tuvo la oportunidad de anunciarle al país que llegó a un acuerdo final con las FARC para alcanzar una salida negociada al conflicto interno. En la práctica, la historia dirá que se acabaron 50 años de guerra entre el Estado colombiano y un grupo subversivo que, si todo sale bien, cambiará las armas por los votos.

Lo que quizá no aparecerá en los libros de historia, pero sí quedará en los registros periodísticos, es que el principal movimiento político de oposición sufrió ese día más de un duro revés.

La captura de Arias

La jornada comenzó con un trino publicado por el expresidente Álvaro Uribe. El senador del Centro Democrático informó que Andrés Felipe Arias, exministro de Agricultura en su mandato, tan cercano a su jefe político que llegó a ser apodado ‘Uribito’, había sido detenido en Estados Unidos. El exfuncionario fue condenado por las irregularidades del programa Agro Ingreso Seguro, implantado en el 2007, que entregaba subsidios para estimular la producción y competitividad en el sector agrario.

El senador Uribe encendió la llama después de afirmar que “la captura se da por presiones de Juan Manuel Santos”. El caso de Andrés Felipe Arias quedó rotulado con el número 1623468 en la Corte del Distrito Sur de Florida. Arias fue llevado ante la juez Otaxo-Reyes, quien definirá este viernes si el exministro podría recibir el beneficio de una fianza o no. Por ahora permanecerá detenido. Para tomar una determinación, las autoridades estadounidenses deberán por un lado, valorar la solicitud de asilo político de Arias. Y por el otro, estudiar la petición de extradición que hizo en su momento la Corte Suprema de Justicia.

Podría leer: El viernes se definirá la suerte de Andrés Felipe Arias

La caída de Pretelt

En las horas de la tarde, el Senado en pleno tomó una decisión histórica con la suspensión del magistrado de la Corte Constitucional Jorge Ignacio Pretelt, el primer aforado en ser apartado de su cargo. El Senado admitió una acusación en su contra por el delito de concusión.

A las 2:50 de la tarde se leyó el resultado de la última y definitiva votación: 55 votos a favor de aceptar la acusación. Sólo cinco por el archivo del proceso. El propio Álvaro Uribe se había declarado impedido, pues postuló a Pretelt mientras estaba en el poder. Y el Centro Democrático se marginó de la votación, argumentando que se debía declarar la nulidad de la actuación y denunciando la injerencia indebida por parte del presidente de la República. Los senadores del uribismo, durante las tres sesiones, promovieron la intervención del magistrado Pretelt, quien tuvo la oportunidad de defenderse en la plenaria antes de la votación.

Todo está acordado

Exactamente a las 6:18 de la tarde el país se paralizó. Millones de colombianos presenciaron como un hecho histórico lo que para el uribismo no es más que un "acuerdo de impunidad”, como afirmó el senador Alfredo Rangel. La delegación del Gobierno y las FARC cerraron el acuerdo final para la terminación del conflicto. Una negociación que el uribismo ha rechazado casi desde que Francisco Santos, vicepresidente de la administración Uribe, lo anunció en primicia cuando era director de noticias en RCN Radio.

Mientras en La Habana todo era aplausos y emociones, en las redes sociales varios líderes de la oposición insistieron en las posiciones que ha planteado el Centro Democrático en los ocho meses que van del 2016. Entre ellas, promover el No en el plebiscito para refrendar los acuerdos.

Uribe está jugado por el No. “Saldrá a hacer campaña por todo el país con poncho y sombrero para defender sus ideas de que la paz debe ser justa y el plebiscito consciente. Hará campaña a su mejor estilo: incansable. Él cree que puede ganar. La cantidad de gente que salió a marchar en abril en contra del gobierno de Santos lo tiene motivado”, dijo en su momento a SEMANA un alto dirigente del Centro Democrático. Pero este miércoles no parecía tener muchas razones para estar motivado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.