Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2003 12:00:00 AM

¡No a la caza de ballenas!

La reunión anual de la Comisión Internacional de Caza de Ballenas (IWC) realizada en Alemania arrojó el resultado más esperado: de ahora en adelante está prohibida la caza de ballenas. Aunque la decisión que no fue bien recibida por todos.

De esta manera fue bloqueada la iniciativa de Tokio para autorizar nuevamente la caza comercial de las ballenas, que está prohibida desde 1986, pero que sigue una práctica ampliamente usada. Se estima que cada año son asesinadas 700 ballenas, con la excusa de que es con fines científico. Como era de esperarse, la medida no fue bien tomada por el país asiático.

Tampoco recibió muy bien la decisión de crear un comité que asesorará sobre medidas para enfrentar los problemas que amenazan a los mamíferos marinos, como la polución, el cambio climático, las ondas de sonar y las redes de pesca, a las que los ambientalistas culpan de la muerte anual de hasta 300.000 ballenas, delfines y marsopas.

A raíz de todo ello, los representantes de Japón anunciaron que considerarán sus propias medidas, entre ellas, la posibilidad de retirarse de la IWC.

De hecho, Japón no fue el único que se opuso tajantemente a la decisión adoptada, Noruega también sentó su voz en contra de la prohibición.

Y es que la IWC está dividida entre un grupo de partidarios de la explotación de las ballenas, encabezados por Japón y Noruega, que quieren un régimen de cazas controladas, y otros como Estados Unidos y muchos países europeos que buscan un régimen amplio de protección de las ballenas y los delfines.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.