Lunes, 16 de enero de 2017

| 2006/08/29 00:00

Estados Unidos sigue vulnerable a los huracanes

Demasiadas promesas y pobres acciones dejan un saldo rojo en rojo para el gobierno de George Bush

Estados Unidos sigue vulnerable a los huracanes

Estados Unidos sigue vulnerable ante los huracanes y el país estaría condenado a repetir la tragedia de Katrina. Así concluye un informe de 749 páginas preparado por el Senado de Estados Unidos, que evalúa la situación nacional existente un año después de lo ocurrido en la zona del Golfo.

El documento es un buen reflejo del precario estado de las cosas y argumenta la preocupación vigente por los siete a nueve huracanes que podrían ocurrir esta temporada que finaliza el próximo 30 de noviembre.

Algunos críticos del gobierno tienen dolor de cabeza; para ellos es increíble lo que devela el informe teniendo en cuenta que Katrina dejó 1,527 muertos, devastó un área del tamaño de Gran Bretaña y generó pérdidas económicas estimadas en unos 150,000 millones de dólares.

De acuerdo al informe, mientras la Dirección Federal de Control de Emergencias (FEMA) no se suprima y se reemplace por un organismo más moderno, efectivo y poderoso, el riesgo de no responder a una tragedia son enormes.

La investigación también resalta que no se han tomado medidas en el Golfo ante la inminencia de nuevos ataques de la naturaleza. Como ejemplo, sólo hasta diciembre de 2007 se concluirá un estudio del Cuerpo de Ingenieros que determinará cómo mejorar las protecciones de Luisiana para que resista un huracán como Katrina.

En el documento del Senado también se esgrime que debería crearse un Centro Nacional de Coordinación ante tragedias para que administre y maneje la interacción de autoridades federales, estatales y locales ante un nuevo reto.

“Hay estudios, hay iniciativas hay promesas, pero las acciones y ejecuciones brillan por su ausencia”, dijo Bryan Durand experto en políticas públicas de Georgetown University.
De acuerdo a una encuesta divulgada por AP-Ipsos, en las zonas afectadas del Golfo sólo en un 16% la vida ha regresado a la normalidad.

Con un intento de recuperar terreno el presidente George Bush llegó esta semana a zonas afectadas por Katrina, en su visita número 13 a la región y anunció la aprobación de una partida de más de 110,000 millones de dólares para la recuperación de lo perdido. Sin embargo, la credibilidad está en juego luego de un año con pocos resultados.

Tras el paso del huracán hace un año, Bush anunció en la Plaza Jackson de Nueva Orleans tres propuestas para combatir la pobreza en el Golfo. Sólo una fue llevada a cabo: la creación de una zona de oportunidad en el área damnificada donde se exime de impuestos a quienes decidan invertir en vivienda o negocios.

Además de promesas incumplidas, el balance en las gestiones post-huracán dejan un saldo en rojo: la labor de despejar los escombros no ha sido concluida a pesar de que fueron destinados 3,600 millones de dólares y han existido acusaciones de fraude. Decenas de miles de familias aún viven en tractocamiones o en casas rodantes. Un informe de la Oficina Gubernamental de Rendición de Cuentas concluyó que la FEMA desperdició entre 600 y 1,400 millones de dólares en “pagos inadecuados”, y como colofón el gobierno federal no ha mejorado la protección contra inundaciones.

En su visita de esta semana al Golfo, Bush reconoció que “hay todavía desafíos”. Damnificados, empresarios y políticos creen que “hay todavía problemas”.

*Rodrigo París.
US and International Editor
Meximerica Media Inc. rodrigoparis74@hotmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.