Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/4/2006 12:00:00 AM

Soplan vientos de censura en Colombia

La idea de la ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra, para crear una comisión que haga ‘seguimiento y vigilancia a los contenidos de la radio’ activó las alarmas en los medios de comunicación y las organizaciones que velan por la libertad de expresión.

Hasta el escenario escogido por la ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra, sorprendió: la sede del Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB). Allí, donde se reúnen los comunicadores, fue que la Ministra soltó la pésima noticia de que arreciaban tiempos de censura. Fue durante su intervención sobre la reforma para la Comisión Nacional de Televisión. Habló del tema y de pasó reveló que el gobierno no sólo iba a meterle mano al organismo sino que también podría vigilar la radio.

Como la propia Ministra encendió las alarmas la reacción de los medios fue en cadena. Todos se preguntaron si el propósito final de la medida terminará funcionando como un modo de censura.

La preocupación está en que dicha comisión, pensada para regular contenidos, termine imponiendo sanciones y se convierta en un órgano que coarte la libertad de expresión.

Sin embargo, la Ministra piensa otra cosa. Así, por ejemplo, pasó por los micrófonos de Caracol Radio para, según ella, aclarar que en el asunto no había algo nuevo sino que “ha habido una mala lectura del tema, nosotros no estamos haciendo nada que el Ministerio de Comunicaciones no haya hecho en los últimos años que es hacer seguimiento, como nos corresponde por ley, a que las emisoras comunitarias y las emisoras de interés público llenen los requisitos legales tanto como de contenido”.

La Ministra dijo que ellos actúan cuando conocen denuncias de los ciudadanos sobre algún tipo de violación a la intimidad y buen nombre. Ante las denuncias, estudian el caso y de ser necesario se abre la investigación.

Guerra señaló que las denuncias han aumentado y en el Ministerio se están viendo desbordados, por lo que sería necesario crear una comisión que estudie todos los casos e imponga sanciones.

Censura

A pesar de la insistencia de la Ministra en que este no es un intento de censurar y controlar la actividad de las emisoras radiales, la sensación que produce sí es esa.

En caso de que algún medio de comunicación cometa excesos, quien debe juzgar su actuación es el juez ante quien se interponga una demanda y no un organismo manejado directamente por el ejecutivo. Además, si se toman medidas contra los medios son posteriores y nunca para controlar lo que estos emiten.

Por eso Carlos Cortés, de la Fundación para la Libertad de Prensa, insiste en que estas comisiones “no pueden volverse una instancia de control, no pueden volverse jueces”. Según él, la palabra comité o comisión “es sospechosa”, y si se dedica a revisar contenido podría llegar a ser inconstitucional, pues iría en contra de la libertad de expresión.

Para Humberto Coronel del Instituto Prensa y Sociedad, “una comisión para la regulación de la radio es peligrosa y sorprendente y, por principio, las organizaciones que velamos por la libertad de los comunicadores y de los medios de comunicación nos oponemos a todo tipo de censura”.

Falta ver si dicho organismo llega a ver la luz, cuáles serán sus funciones y sus alcances. Si terminará actuando como un ente de censura o si se convertirá en un organismo plenamente burocrático. Lo cierto es que la idea pone sobre el tapete el tema de la censura y las atribuciones de los gobiernos en este sentido. El debate hasta ahora empieza y sea cual sea la intención del ejecutivo lo que la Ministra logró fue avivar la llama de la censura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?