Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/2014 12:00:00 AM

Hablarle a la otra mitad

Las últimas semanas han debido ser las más angustiantes en la vida de Juan Manuel Santos y su familia.

Las últimas semanas han debido ser las más angustiantes en la vida de Juan Manuel Santos y su familia. Definitivamente no fue fácil vencer y de no ser por la intervención gerencial de César Gaviria, la ayuda en Bogotá de Gustavo Petro y la maquinaria a todo dar que se encendió en la costa, otra habría sido la historia.

Todas esas cosas sumadas al acierto de poner -¡por fin!- el tema de la paz en el centro del debate electoral, le permitieron a Santos una victoria que, sin embargo, no es plena y vigorosa, pues ayer quedó de pie un abultado número de colombianos que con mucha dignidad obtuvo una votación imposible de soslayar.

La tarea para Juan Manuel Santos apenas comienza y luego de saldar todas las cuentas de cobro que le llegarán cumpliditas a su despacho desde esta misma semana, tendrá que concentrarse en una empresa tan difícil como necesaria: hablarle al 45 % de colombianos que votaron en su contra y construir confianza entre el 52 % de ciudadanos indiferentes o inconformes que se abstuvieron de votar. 

Así las cosas, el reelecto presidente tendrá que escabullirse de los lugares comunes y gobernar desde el primer día en función del contrario. No para cambiar de discurso y tratar de quedar bien con todos, sino para ganarse el respeto del país, persuadir en medio del disenso y vencer alguna parte del comprensible escepticismo que se vive hoy en Colombia. 

“Cumplirles a mis electores”, “honrar el mandato que los colombianos me dieron para lograr la paz” y todos esos lugares comunes no harán que Juan Manuel Santos mejore lo que ya tiene. El presidente necesita respuestas audaces enfocadas en superar la división y garantizar la gobernabilidad los próximos cuatro años.

El nuevo gobierno debería reconocer que su victoria es frágil y, con los pies bien puestos en la tierra, dedicarse a ampliar su base de apoyo a punta de hechos y de construcción real de capital social.

Es verdad: el establecimiento se unió y venció, pero queda demostrado que existe un sector importante de colombianos aferrados a unas creencias que deberían ser tomadas en serio y que no se esfumarán del panorama nacional mientras tengan representación en el Congreso de la República y sean seguidas como una religión por un número significativo de ciudadanos. 

De esa mitad, y no precisamente de los aliados victoriosos, dependerá que el Gobierno tenga legitimidad y que pueda impulsar con tranquilidad institucional los compromisos programáticos que se fijó. Por eso no habrá reto más grande para Juan Manuel Santos que hablarle a la otra mitad de Colombia que no quiso acompañarlo en su aspiración. Esa otra mitad de colombianas y colombianos deben recibir más que un calificativo excluyente.

Llamarlos guerreristas derrotados, como le oí a Lucho Garzón, o igualar a esa mitad con las FARC para gritarles que “no pasarán”, como hacen algunos progresistas sonrientes, no es una afortunada idea.

Que Santos hable por él de aquí en adelante y que ejerza un liderazgo fuerte que lo convierta en un interlocutor de respeto para sus contrarios. Quién quita que en una de esas logre seducir a unos cuantos millones de colombianos más y que termine su segundo período con una base popular sólida que le reconozca sus esfuerzos.

Será desde ahora cuando veamos de qué está hecho Juan Manuel Santos y si pasará a la historia como otro presidente más que quiso hacer la paz o como el que de verdad la consiguió. Su dialéctica frente al contrario y su esfuerzo por llamar la atención de los más indiferentes serán decisivos en los meses que vienen.  

Twitter: @JoseMAcevedo 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?