Domingo, 22 de enero de 2017

| 2010/10/01 00:00

Alemania cumple 20 años de su reunificación

Hace pocos días, el Ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, presentó su informe anual sobre la “Construcción del Este”, que contiene un balance, en su mayoría positivo, sobre el crecimiento conjunto de la Alemania reunificada.

Alemania cumple 20 años de su reunificación

No había transcurrido un año desde la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, el cual representaba un símbolo de la Guerra Fría, la división de Alemania y de Europa, cuando el mundo ya era testigo de la reunificación de Alemania el 3 de octubre de 1990. En menos de 11 meses, el régimen comunista de la República Democrática Alemana (RDA) había implosionado, los ciudadanos germano orientales habían elegido, en marzo de 1990, por primera vez libremente un nuevo gobierno; y pasaron de la consigna “nosotros somos el pueblo” a “nosotros somos un pueblo”.
 
Con ello se expresaba claramente el deseo de integrase a la República Federal Alemana (RFA), con base en el artículo 23 de la Ley Fundamental –Constitución de la RFA- que preveía dicha posibilidad, para poner fin a la división que los había mantenido separados desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, había un largo camino por recorrer.

Hace pocos días, el Ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, presentó su informe anual sobre la “Construcción del Este”, que contiene un balance, en su mayoría positivo, sobre el crecimiento conjunto de la Alemania reunificada.
 
De Maizière destaca los avances en el este de Alemania en ámbitos como: la construcción de infraestructura vial, el sistema de salud y su impacto en un mayor promedio de esperanza de vida, el sistema educativo, la investigación, innovación y desarrollo, así como también la construcción de vivienda.
 
Sin embargo, siguen existiendo retos, tales como el fortalecimiento de la capacidad productiva y competitiva de las regiones del este de Alemania, para seguir reduciendo el desempleo y aproximar más el nivel de vida entre los ciudadanos de ambas partes del país, porque los germano orientales siguen obteniendo entre el 75% y 80% del ingreso que tienen sus conciudadanos del occidente del país.

Por otra parte, un estudio reciente -Sozialreports 2010 der Volkssolidarität- concluye que solamente el 25% de los ciudadanos de la parte este se sienten verdaderos ciudadanos de la Alemania reunificada. Además, el 59% opina que, de ninguna manera, desean el retorno de la RDA, pero que no se sienten satisfechos del todo con la RFA. Considero, pues, que seguirá siendo un reto para una generación más la reconstrucción de la identidad colectiva que fue erosionada por la separación. A pesar de tener un pasado histórico común, que, además se sustenta, en el haber forjado una cultura nacional a lo largo de siglos, debe superarse el distanciamiento ocasionado por la división de más de cuatro décadas.

En el contexto internacional, Alemania ha sido rehabilitada. Se perfila hoy en día como uno de los actores globales más importantes de una manera muy peculiar, es decir, ejerciendo un liderazgo positivo en el desarrollo de la Unión Europea (UE). El europeísmo que caracteriza a su política exterior la ha convertido en una potencia domesticada (tamed power), lo cual ha borrado paulatinamente la imagen de una Alemania con ambiciones nacionalistas que constituía una amenaza para sus vecinos y la paz mundial, para convertirla en una potencia civil que se ha reivindicado a través de su compromiso en la construcción de Europa.

En ese sentido, la cooperación de Alemania con Colombia ascendió en el 2009 a 30,8 millones de Dólares, mientras que la balanza comercial tuvo la cifra de 1.693 millones de Euros, siendo negativa para Colombia en 57 millones de Euros. Se espera que en el futuro las relaciones entre los dos países logren una mayor dinámica tanto en lo bilateral como en el contexto de las relaciones con la UE, con quien Colombia acaba de firmar un Acuerdo de Asociación que está a la espera de ser ratificado por ambas partes. Ello puede aumentar, entre otras cosas, el atractivo de la inversión alemana en Colombia. Alemania sigue siendo, sin lugar a dudas, la locomotora económica de la UE y uno sus líderes políticos más importantes.

* Director del Departamento de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana y Editor de la Revista Papel Político.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.