Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/09/12 10:13

Viviane

A las palabras usadas por la ex fiscal para la recolección de firmas en contra de la adopción de gay, Pruett le corrigió a la senadora su postulado sobre la figura del hombre.

Alonso Sánchez Baute. Foto: Semana.com

Hace un par de semanas Colombia se sorprendió con la noticia de que Viviane Morales había sacado de contexto algunas frases del libro Role of the Father, del psiquiatra infantil Kyle Pruett, y había logrado conseguir la firma de 2´228.913 de ciudadanos para una iniciativa de referendo en contra de la adopción entre parejas del mismo sexo. En entrevista con SEMANA, Pruett corrigió a la senadora: en los resultados de su investigación no se refiere a la figura del hombre sino a la figura paterna.

En lugar de corregir, Morales insiste en que el congreso sancione una propuesta de referendo para que Colombia apruebe el siguiente parágrafo en el artículo 44 de la C.N.: “La adopción es una medida de protección del niño que busca garantizarle el derecho a tener una familia constituida por una pareja heterosexual en los términos explícitos del artículo 42 de esta Constitución, es decir, por un hombre y una mujer unidos entre sí en matrimonio o unión marital de hecho, con el cumplimiento de los demás requisitos establecidos en la ley”.

Según esto, de aprobarse el referendo la adopción en Colombia no solo será prohibida para las parejas del mismo sexo. Independientemente de la orientación sexual, ¡ningún soltero podrá adoptar en el país! Pero hay más. También quedarán desprotegidas por la ley familias compuestas por uno sólo de los padres (monoparentales), así como familias extensas, recompuestas o con estructuras no-hegemónicas. ¿Qué sucederá entonces, por traer un par de ejemplos, con niños de madres solteras o cuando uno de los padres muere? ¿Deberán ser entregados al Estado?

Esto podría desprenderse de una carta que la senadora Morales envió hace unos años al magistrado Carlos Gaviria en la que dice: “Lo que sí existe es el derecho de los niños a ser protegidos y criados por una familia y, en el caso de los niños desamparados, sin familia, el Estado está en la obligación de garantizarles este derecho de la mejor manera posible”. Si la familia es aquella conformada por un padre y una madre, al carecer de uno de ambos el niño quedaría sin familia en los términos del artículo 42 de la C.N. “El Estado”, lo sabemos, es una abstracción que debe encargarles a personas privadas las funciones que a su vez la ley le encarga. En este caso, esta labor correspondería a madres sustitutas, con lo cual estos niños igualmente crecerían sin la figura paterna. Surge otra pregunta: ¿Colombia está en capacidad económica de asumir esta responsabilidad?

En las democracias modernas las mayorías no aplastan a las minorías. Las respetan. Así sea aprobado por el congreso, tarde o temprano el referendo llegará a la Corte, que lo declarará inconstitucional. Morales es una mujer muy inteligente y una gran constitucionalista. Sabe también que es mejor que un niño sea protegido y educado por un adulto en lugar de crecer desamparado. ¿Por qué, entonces, la terquedad de adelantar un proceso que sabe que a la vuelta de los años será derrotado? Con tantos problemas en este país, ¿para qué desgastarse, y gastar dinero de los contribuyentes, en tratar de revivir un tema superado? ¿Cuál es realmente su interés? ¿Cuál es la pata que le falta a este gato?

* @sanchezbaute

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.